LA CRI­SIS DE CONCIENCIA DE ES­TA­DOS UNI­DOS

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Lau­re­ne po­well jobs

El au­dio fue he­cho pú­bli­co a las 15:51 del 18 de ju­nio de 2018.

La gra­ba­ción cap­tó a diez ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que llo­ra­ban y su­pli­ca­ban a agen­tes y tra­ba­ja­do­res con­su­la­res en unas ins­ta­la­cio­nes de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos. El ma­te­rial fue ob­te­ni­do de una fuente que se arries­gó a ser des­pe­di­da por dar­lo a co­no­cer y pu­bli­ca­do por ProPu­bli­ca, la or­ga­ni­za­ción de pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción sin fi­nes de lu­cro.

Los ni­ños ha­bían si­do se­pa­ra­dos de sus pa­dres y fa­mi­lias co­mo par­te de la política de to­le­ran­cia ce­ro del Go­bierno de Do­nald Trump de pro­ce­sar a cual­quier per­so­na arres­ta­da cru­zan­do ile­gal­men­te la fron­te­ra en­tre México y Es­ta­dos Uni­dos. El au­dio, que du­ra 7 mi­nu­tos y 47 se­gun­dos, per­mi­te es­cu­char a ni­ños que llo­ran sin ce­sar y gri­tan “Ma­mi” y “Pa­pá” una y otra vez. Una ni­ña sal­va­do­re­ña de 6 años rue­ga a al­guien que lla­me a una tía cu­yo nú­me­ro ha me­mo­ri­za­do. En­tre los llan­tos, so­bre­sa­le la voz de un agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za que bro­mea. “Bueno, aquí te­ne­mos a una or­ques­ta”, di­ce con frial­dad e in­di­fe­ren­cia. “Fal­ta­ba el maes­tro. A ver…”.

To­dos no­so­tros, en dis­tin­to gra­do, mos­tra­mos des­co­no­ci­mien­to so­bre al­gu­nos de los pro­ble­mas del mun­do. Al­gu­nas ve­ces sim­ple­men­te no nos da­mos cuen­ta del su­fri­mien­to de aque­llos que nos ro­dean. Otras, lo ig­no­ra­mos de­li­be­ra­da­men­te, y ele­gi­mos, por una u otra ra­zón, ne­gar o ig­no­rar una reali­dad di­fí­cil o do­lo­ro­sa. To­dos te­ne­mos nues­tras ra­zo­nes y ex­cu­sas pa­ra ha­cer­lo.

No obs­tan­te, en cier­tos mo­men­tos esa ig­no­ran­cia, sin im­por­tar su na­tu­ra­le­za, se des­va­ne­ce. En oca­sio­nes que­da­mos ex­pues­tos de ma­ne­ra bru­tal a una ver­dad tan irre­fu­ta­ble, a un sonido o una ima­gen tan im­pre­sio­nan­te, que no hay ma­ne­ra de sa­cár­nos­la de la men­te y la me­mo­ria. Es una ex­pe­rien­cia tan do­lo­ro­sa que lo­gra lo más elu­si­vo, la trans­for­ma­ción que los po­lí­ti­cos, los co­men­ta­ris­tas y los ven­de­do­res pa­san sus vi­das tra­tan­do de lo­grar: un cam­bio en nues­tra for­ma de ver el mun­do, una epi­fa­nía éti­ca.

Eso fue lo que ocu­rrió cuan­do ProPu­bli­ca pu­bli­có es­tos 7 mi­nu­tos y 47 se­gun­dos de au­dio.

¿Por qué? Por­que to­dos no­so­tros —ca­da ser hu­mano en el pla­ne­ta— reac­cio­na­mos an­te el llan­to de un ni­ño. Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra ello. ¿Qué sonido es más primitivo, más des­ga­rra­dor, más ví­vi­do, más ca­paz de ha­cer ca­llar el rui­do pa­ra co­nec­tar­nos con al­go más pro­fun­do? ¿Qué sonido es más efec­ti­vo pa­ra di­si­par el pe­li­gro­so mi­to del tri­ba­lis­mo y re­cor­dar­nos la ver­dad esen­cial de nues­tra hu­ma­ni­dad co­mún?

Esa gra­ba­ción —esos 7 mi­nu­tos y 47 se­gun­dos, jun­to con la aten­ción que los pe­rio­dis­tas die­ron a los ni­ños mi­gran­tes, la opo­si­ción pú­bli­ca sin pre­ce­den­tes de dos ex pri­me­ras da­mas y una olea­da de con­de­nas del pú­bli­co ge­ne­ral— fue ver­da­de­ra­men­te un gri­to que se es­cu­chó en to­do el mun­do, una chis­pa que en­cen­dió aún más nues­tro de­ba­te mi­gra­to­rio y lo con­vir­tió en una con­fla­gra­ción. Y des­de la pers­pec­ti­va de la jus­ti­cia, el fue­go fue bien­ve­ni­do.

Las en­cues­tas de Ga­llup de ju­lio, en el mo­men­to ál­gi­do de la cri­sis de la se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias, re­ve­la­ron que los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra­ban que la in­mi­gra­ción era el pro­ble­ma más im­por­tan­te que en­fren­ta­ba el país, y esa fue la se­gun­da vez en la his­to­ria de la firma en­cues­ta­do­ra que es­te te­ma ha en­ca­be­za­do la lis­ta. Pos­te­rior­men­te, las en­cues­tas tam­bién de­mos­tra­ron que la opo­si­ción a la política de se­pa­ra­ción de fa­mi­lias ha­bía al­can­za­do lo apa­ren­te­men­te im­po­si­ble en nues­tro po­la­ri­za­do cli­ma po­lí­ti­co: ha­bía cru­za­do las lí­neas de los par­ti­dos, vol­vién­do­se la fuente de la in­dig­na­ción bi­par­ti­dis­ta.

Dos días des­pués de que se pu­bli­có el au­dio, el mis­mo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, ce­dió a la pre­sión y emi­tió una or­den eje­cu­ti­va que com­pro­me­tía al Go­bierno fe­de­ral, al me­nos en mu­chos casos, a man­te­ner jun­tas a las fa­mi­lias ba­jo cus­to­dia.

En una se­ma­na, un juez fe­de­ral or­de­nó al Go­bierno que reunie­ra a las fa­mi­lias se­pa­ra­das, una de­ci­sión que no pu­so fin al su­fri­mien­to. Has­ta el mo­men­to en que es­cri­bo es­to, 140 ni­ños —in­clu­yen­do al­gu­nos me­no­res de 5 años— per­ma­ne­cen se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias.

Tris­te­men­te, los in­for­mes in­di­can que al­gu­nas fa­mi­lias si­guen se­pa­ra­das.

Se sa­be que al me­nos una ni­ña, una gua­te­mal­te­ca de 20 me­ses lla­ma­da Ma­riee, mu­rió des­pués de en­fer­mar­se ba­jo cus­to­dia fe­de­ral. E in­clu­so aque­llos que han vuel­to a re­unir­se con sus fa­mi­lias qui­zá su­fran con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo por el trau­ma que pa­de­cie­ron.

Mien­tras tan­to, el go­bierno de Trump no ha mos­tra­do sig­nos de re­trac­tar­se de su am­bi­ción ma­yor de de­te­ner la in­mi­gra­ción —le­gal e ile­gal— y des­man­te­lar las tra­di­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos co­mo re­fu­gio pa­ra las ma­sas ago­ta­das, em­po­bre­ci­das y ha­ci­na­das de otros rin­co­nes del mun­do.

En­ton­ces, lo que se re­quie­re en 2019 y más ade­lan­te no so­lo es la re­vo­ca­ción de una agenda mi­gra­to­ria en mar­ca­do desacuer­do con los idea­les más al­tos de es­te país y el fin de la re­tó­ri­ca di­vi­so­ria y de odio des­ple­ga­da en su nom­bre. Ne­ce­si­ta­mos al­go más: un cam­bio en nues­tros co­ra­zo­nes, ex­pan­dir nues­tra ca­pa­ci­dad de en­ten­di­mien­to mo­ral.

“Me sien­to ho­rro­ri­za­do an­te la apa­tía mo­ral, la muer­te del co­ra­zón, que es lo que es­tá ocu­rrien­do en mi país”, al­gu­na vez co­men­tó Ja­mes Bald­win so­bre otra cri­sis de cons­cien­cia en Es­ta­dos Uni­dos en los años se­sen­ta.

No­so­tros tam­bién de­be­mos te­mer a la apa­tía ahora que en­fren­ta­mos nues­tra pro­pia cri­sis de cons­cien­cia. Los ni­ños y las fa­mi­lias mi­gran­tes que se en­ca­mi­nan de ma­ne­ra le­gal a Es­ta­dos Uni­dos hoy son si­mi­la­res en prác­ti­ca­men­te to­dos los sen­ti­dos a aque­llos que han lle­ga­do a es­te país —y han con­tri­bui­do tan­to a su éxi­to— des­de nues­tros pri­me­ros días.

¿Por qué no po­de­mos ver que es­tos re­cién lle­ga­dos po­seen exac­ta­men­te los mis­mos va­lo­res y atri­bu­tos —per­se­ve­ran­cia, in­de­pen­den­cia y una de­ter­mi­na­ción ins­pi­ra­do­ra de dar­les a sus hi­jos una vi­da me­jor— que siem­pre he­mos con­si­de­ra­do es­ta­dou­ni­den­ses por ex­ce­len­cia?

La pre­gun­ta fun­da­men­tal que de­be­mos res­pon­der mien­tras li­dia­mos con la in­mi­gra­ción en es­te país no es —ni nun­ca ha si­do— so­bre un con­jun­to es­pe­cí­fi­co de in­mi­gran­tes.

La pre­gun­ta no es: ¿quié­nes son ellos?; la pre­gun­ta es: ¿quié­nes so­mos no­so­tros?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.