Des­cri­be pa­se­ño có­mo ope­ra­ba ‘El Cha­po’ en es­ta fron­te­ra

Usa­ban ca­sas de se­gu­ri­dad pa­ra eje­cu­cio­nes, ex­pre­sa

El Diario de El Paso - - PORTADA - Alan Feuer /The New York Ti­mes

Nue­va York— Cuan­do Ed­gar Gal­ván se di­vor­ció en El Pa­so, Te­xas, en 2003, hi­zo lo que mu­chos otros en una con­di­ción si­mi­lar tal vez ha­brían he­cho: bus­car di­ver­sión. Pa­ra ha­cer­lo, Gal­ván ren­tó una ca­sa al otro la­do de la fron­te­ra en Ciu­dad Juá­rez, la ciu­dad her­ma­na de El Pa­so.

No obs­tan­te, con­for­me co­men­zó a fre­cuen­tar los rui­do­sos clu­bes noc­tur­nos de la ciu­dad, Gal­ván –en ese en­ton­ces de só­lo 26 años– to­mó ma­las de­ci­sio­nes so­bre con quie­nes pa­sa­ba el tiem­po. Se con­vir­tió en “ami­go de fies­tas”, di­jo él, de An­to­nio Ma­rru­fo, un ase­sino siem­pre en bus­ca de san­gre co­no­ci­do co­mo ‘El Ja­guar’, quien po­co des­pués re­ci­bi­ría el en­car­go del Cár­tel de Si­na­loa de lim­piar Ciu­dad Juá­rez de sus ri­va­les.

Con cua­tro años de co­no­cer a ‘El Ja­guar’, Gal­ván co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra él: te­nía la ta­rea de re­ci­bir en­víos de co­caí­na y ma­ri­gua­na me­xi­ca­nas en ca­sas de se­gu­ri­dad en El Pa­so y tra­fi­car ar­mas ha­cia Mé­xi­co.

Nue­va York— El 7 de enero, Gal­ván, aho­ra de 41 años, ha­bló so­bre su bre­ve eta­pa en el nar­co­trá­fi­co du­ran­te el jui­cio del lí­der del cár­tel, Joa­quín Guz­mán Loe­ra, co­no­ci­do co­mo ‘El Cha­po’. Has­ta aho­ra, la ma­yo­ría de los tes­ti­gos en el jui­cio fe­de­ral en Brooklyn han si­do los lu­gar­te­nien­tes de Guz­mán, pro­vee­do­res y dis­tri­bui­do­res: per­so­nas que sur­gie­ron de la cla­se ge­ren­cial de su or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. Gal­ván, una fi­gu­ra po­co afor­tu­na­da con voz tran­qui­la y un com­por­ta­mien­to mo­des­to, fue el pri­mer tes­ti­go que po­dría ser des­cri­to co­mo una abe­ja obre­ra.

En una tar­de en el ban­qui­llo de los tes­ti­gos, Gal­ván les di­jo a los in­te­gran­tes del ju­ra­do que él ni si­quie­ra co­no­cía a Guz­mán y que só­lo es­cu­chó su voz una vez, cuan­do es­ta­ba en una ha­bi­ta­ción mien­tras Ma­rru­fo ha­bla­ba con el ca­po por te­lé­fono. En el me­jor de los ca­sos, Gal­ván era un hom­bre que co­no­cía a un hom­bre que co­no­cía al hom­bre a car­go.

De esa ma­ne­ra, Gal­ván, quien cum­ple una con­de­na de cár­cel de 24 años por trá­fi­co de dro­gas y ar­mas, fue em­ble­má­ti­co de los cien­tos de se­cua­ces que los fis­ca­les afir­man que ayu­da­ron a Guz­mán a con­ver­tir al cár­tel en una ope­ra­ción de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que en­via­ba enor­mes car­ga­men­tos de he­roí­na, co­caí­na y ma­ri­gua­na ha­cia Es­ta­dos Uni­dos en tre­nes, avio­nes, ca­mio­nes, bo­tes de pes­ca y sub­ma­ri­nos.

No obs­tan­te, en un jui­cio en el que los tes­ti­gos fre­cuen­te­men­te han men­cio­na­do en­víos ile­ga­les de dro­gas que po­dían pe­sar 200 to­ne­la­das o más, el pe­so a gra­nel de Gal­ván fue po­co: en los tres años pre­vios a su arres­to, él afir­ma ha­ber tra­fi­ca­do só­lo al­re­de­dor de 250 ki­los de co­caí­na.

Pa­re­ce, se­gún su tes­ti­mo­nio, que fue lle­va­do al jui­cio en gran me­di­da pa­ra co­rro­bo­rar des­crip­cio­nes pre­vias de agen­tes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad so­bre un de­co­mi­so de cua­ren­ta ri­fles AK-47, co­no­ci­dos co­mo ‘cuerno de chi­vo’, que ocu­rrió en El Pa­so en 2010.

Gal­ván di­jo es­te lu­nes que el cár­tel ne­ce­si­ta­ba ri­fles pa­ra li­brar una gue­rra cruen­ta en ese mo­men­to con­tra el gru­po co­no­ci­do co­mo ‘La Lí­nea’ –el otro­ra bra­zo ar­ma­do del Cár­tel de Juá­rez–, que fue fun­da­do por quien fue­ra alia­do de Guz­mán y que pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en su ri­val, Vi­cen­te Ca­rri­llo Fuen­tes.

Al prin­ci­pio, Gal­ván di­jo que le preo­cu­pa­ba tra­ba­jar pa­ra Ma­rru­fo, un hom­bre te­rri­ble­men­te vio­len­to. Re­la­tó al ju­ra­do có­mo un día su em­plea­dor lo lle­vó a una ca­sa en Ciu­dad Juá­rez que te­nía una ha­bi­ta­ción con un pi­so con bal­do­sas blan­cas que for­ma­ban una pen­dien­te ha­cia el desagüe.

“Ahí ma­ta­ba a las per­so­nas”, di­jo Gal­ván. Sin em­bar­go, Gal­ván acep­tó el tra­ba­jo de con­tra­ban­dear ar­mas de Te­xas a Mé­xi­co –igual que co­mo ha­bía tra­fi­ca­do dro­gas ha­cia la otra di­rec­ción– por­que no era fá­cil desafiar a Ma­rru­fo. “El Ja­guar no es el ti­po de per­so­na que ha­ce pre­gun­tas, da ór­de­nes”, di­jo.

Aun­que el im­pe­rio de Guz­mán se con­cen­tra­ba en las dro­gas, fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses han in­sis­ti­do des­de ha­ce tiem­po que tam­bién par­ti­ci­pó en un ac­ti­vo co­mer­cio de ar­mas ile­ga­les, in­clui­das ar­mas mi­li­ta­res co­mo lan­za­gra­na­das y ri­fles calibre .50. La se­ma­na pa­sa­da, Vi­cen­te Zam­ba­da Nie­bla, el hi­jo de Is­mael Zam­ba­da –so­cio de Guz­mán y el apa­ren­te he­re­de­ro del cár­tel–, tes­ti­fi­có que el 99 por cien­to de las ar­mas que com­pró pro­ve­nían de Es­ta­dos Uni­dos.

Gal­ván di­ce que lo­gró ‘mo­ver’ cua­tro o cin­co car­ga­men­tos de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses de El Pa­so a Ciu­dad Juá­rez an­tes de que se que­da­ra sin suer­te el 13 de enero de 2010. Ese día, la Po­li­cía de El Pa­so alla­nó una de sus ca­sas de se­gu­ri­dad des­pués de se­guir a un au­to Volks­wa­gen Jet­ta sos­pe­cho­so.

An­tes de Na­vi­dad, los fis­ca­les lle­va­ron a la Cor­te un ca­rri­to de evi­den­cias re­ple­to con los cua­ren­ta ri­fles de­co­mi­sa­dos, con lo que de­lei­ta­ron a al­gu­nos de los in­te­gran­tes del ju­ra­do y ate­rro­ri­za­ron a otros. Sin em­bar­go, al mo­men­to del alla­na­mien­to, Gal­ván te­nía sus pro­pios pro­ble­mas: cuan­do Ma­rru­fo se en­te­ró del de­co­mi­so, di­jo, es­ta­ba “real­men­te enoja­do”.

“Fue la úl­ti­ma vez que ha­blé con El Ja­guar”, di­jo. (Alan Feuer/The New York Ti­mes)

Tes­Ti­Go TrA­BA­JÓ pa­ra ‘el Ja­guar’ (en la fo­to)

La de­ten­ción de an­to­nio Ma­rru­fo, alias ‘el Ja­guar’

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.