Que­da ‘cor­to’ dis­cur­so de Trump so­bre mu­ro

• In­sis­te en culpar a de­mó­cra­tas del ‘apa­gón’ gu­ber­na­men­tal • Con­tra lo es­pe­ra­do, no de­cla­ra emer­gen­cia na­cio­nal

El Diario de El Paso - - PORTADA - De la Re­dac­ción/El Dia­rio de El Pa­so

W ashington— En un dis­cur­so que se que­dó “cor­to”, an­te la ex­pec­ta­ti­va de que de­cla­ra­ra una “emer­gen­cia na­cio­nal”, el pre­si­den­te Do­nald Trump in­ten­tó sal­tar­se a los lí­de­res del Con­gre­so pa­ra ob­te­ner apo­yo pú­bli­co pa­ra la cons­truc­ción de su mu­ro fron­te­ri­zo, una de sus pro­me­sas más so­na­das de cam­pa­ña que no ha po­di­do cum­plir.

Es­te miér­co­les, el Go­bierno fe­de­ral al­can­za 18 días de un cie­rre par­cial, pro­vo­ca­do por la exi­gen­cia de Trump de que el Con­gre­so, con ma­yo­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra, le au­to­ri­ce $5.7 bi­llo­nes pa­ra la edi­fi­ca­ción de un mu­ro que ori­gi­nal­men­te di­jo iba a ser pa­ga­do por Mé­xi­co. “¿Cuán­ta san­gre es­ta­dou­ni­den­se más se­rá de­rra­ma­da an­tes de que el Con­gre­so ha­ga su tra­ba­jo?”, fus­ti­gó Trump en un dis­cur­so de 9 mi­nu­tos te­le­vi­sa­do en ca­de­na na­cio­nal, en el que afir­mó que hay una “cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, una cri­sis del co­ra­zón y una cri­sis del al­ma” en la fron­te­ra.

Pe­ro los de­mó­cra­tas des­es­ti­ma­ron el dis­cur­so de Trump, ca­li­fi­cán­do­lo de una mues­tra de ci­nis­mo del man­da­ta­rio, quien es vis­to co­mo el prin­ci­pal cul­pa­ble del cie­rre par­cial del Go­bierno. (Con in­for­ma­ción de AP/NYT/Wa­shing­ton Post)

Wa­shing­ton— Ana­lis­tas po­lí­ti­cos, co­mo Jen­ni­fer Ru­bin, del Wa­shing­ton Post, con­si­de­ra­ron que el men­sa­je de Trump fue in­ne­ce­sa­rio y ca­ren­te de sen­ti­do no­ti­cio­so, ya que no re­abrió el Go­bierno ni reali­zó la de­cla­ra­ción de una “emer­gen­cia na­cio­nal” tal co­mo lo ha­bía in­si­nua­do el lu­nes.

“Ni si­quie­ra ofre­ció ar­gu­men­tos nue­vos pa­ra un mu­ro fron­te­ri­zo que los vo­tan­tes di­cen que no quie­ren pa­ra una cri­sis que no exis­te”, es­cri­bió Ru­bin. “Nun­ca se vio tan pe­que­ño y sin ayu­da”.

Pre­sio­na a ri­va­les

En su pri­mer dis­cur­so des­de la Ofi­ci­na Oval, Trump hi­zo un lla­ma­do pa­ra que se des­ti­nen los fon­dos por mo­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios y de se­gu­ri­dad, en un in­ten­to de po­ner pre­sión so­bre los de­mó­cra­tas.

Trump lla­mó a los de­mó­cra­tas a vol­ver a la Ca­sa Blan­ca pa­ra re­unir­se con él y afir­mó que era “in­mo­ral” que los “po­lí­ti­cos no hi­cie­ran na­da”. En las reunio­nes an­te­rio­res en­tre el man­da­ta­rio y los de­mó­cra­tas no se ha lle­ga­do a un acuer­do.

Re­vi­ran los de­mó­cra­tas

En res­pues­ta a sus co­men­ta­rios, los de­mó­cra­tas Nancy Pe­lo­si, pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, y Chuck Schu­mer, lí­der de la mi­no­ría en el Se­na­do, acu­sa­ron a Trump de ter­gi­ver­sar la si­tua­ción en la fron­te­ra y lo ex­hor­ta­ron a re­abrir las de­pen­den­cias fe­de­ra­les que es­tán ce­rra­das y pa­gar los suel­dos atra­sa­dos a cien­tos de mi­les de tra­ba­ja­do­res.

Schu­mer di­jo que Trump “só­lo uti­li­zó el es­ce­na­rio de la Ofi­ci­na Oval pa­ra fa­bri­car una cri­sis, azu­zar el mie­do y des­viar la aten­ción del caos en su go­bierno”.

Trump, quien des­de ha­ce tiem­po se ha ex­pre­sa­do en con­tra de la in­mi­gra­ción ile­gal en la fron­te­ra, ha apro­ve­cha­do las re­cien­tes preo­cu­pa­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias pa­ra ar­gu­men­tar que exis­te una cri­sis que só­lo pue­de re­sol­ver­se con la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co. Pe­ro sus de­trac­to­res afir­man que los ries­gos de se­gu­ri­dad son exa­ge­ra­dos y que su go­bierno es cul­pa­ble, al me­nos en par­te, de la si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria.

El man­da­ta­rio uti­li­zó un len­gua­je emo­ti­vo, co­mo cuan­do se re­fi­rió a los es­ta­dou­ni­den­ses que fue­ron ase­si­na­dos por per­so­nas que es­ta­ban en el país de for­ma ile­gal y di­jo: “Me he reuni­do con do­ce­nas de fa­mi­lias cu­yos se­res que­ri­dos les fue­ron arre­ba­ta­dos por la in­mi­gra­ción ile­gal. He sostenido las ma­nos de las ma­dres que llo­ran y abra­cé a los pa­dres afli­gi­dos. Muy tris­te. Tan te­rri­ble”.

Trump a me­nu­do des­ta­ca si­tua­cio­nes de ese ti­po, aun­que es­tu­dios rea­li­za­dos du­ran­te va­rios años han en­con­tra­do que los in­mi­gran­tes co­me­ten me­nos crí­me­nes que las per­so­nas na­ci­das en Es­ta­dos Uni­dos.

El pre­si­den­te ha dis­cu­ti­do la idea de de­cla­rar una emer­gen­cia na­cio­nal pa­ra que pue­da avan­zar con la cues­tión del mu­ro fron­te­ri­zo sin ne­ce­si­dad de ob­te­ner la apro­ba­ción del Con­gre­so pa­ra los 5.7 bi­llo­nes de dó­la­res que pi­dió. Sin em­bar­go, no men­cio­nó eso en su dis­cur­so de ayer.

Con su uso de un dis­cur­so for­mal des­de la Ca­sa Blan­ca en lu­gar de sus pre­di­lec­tas ex­plo­sio­nes en Twit­ter, Trump adop­tó la pa­ra­fer­na­lia ce­re­mo­nial de su car­go mien­tras tra­ta­ba de sa­lir de un ato­lla­de­ro po­lí­ti­co que él mis­mo creó. Du­ran­te se­ma­nas, ha reite­ra­do una pro­me­sa de cam­pa­ña: cons­truir un mu­ro “her­mo­so” a lo lar­go de la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co.

Con 18 días, el cie­rre par­cial del Go­bierno es el se­gun­do más lar­go de la his­to­ria. Cien­tos de mi­les de tra­ba­ja­do­res fe­de­ra­les no re­ci­ben su sueldo y las in­te­rrup­cio­nes es­tán afec­tan­do las vi­das de los es­ta­dou­ni­den­ses.

El jue­ves el pre­si­den­te Trump via­ja­rá a McA­llen, Te­xas, co­mo par­te de una gi­ra en la que el man­da­ta­rio bus­ca re­plan­tear el de­ba­te de la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za. (De la Re­dac­ción/ El Dia­rio de El Pa­so, con in­for­ma­ción de AP/NYT/Wa­shing­ton Post)

eL MAn­DA­TA­rio emi­te su dis­cur­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.