El evan­ge­lio de San Yo Yo Yo

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Da­vid Brooks

Nue­va York – Es pro­ba­ble que quie­ras ser una bue­na per­so­na y tam­bién, qui­zá, que es­tés muy cen­tra­do en ti mis­mo. Así que pue­de que te ha­ya pa­sa­do por la ca­be­za un pen­sa­mien­to co­mo: “No hay ma­ne­ra de ser bueno si tam­bién soy nar­ci­sis­ta. ¿Ser bueno no se tra­ta de preo­cu­par­se por los de­más?”.

Si eso crees, ¡es­tás muy equi­vo­ca­do! Vi­vi­mos en una cul­tu­ra del “yoís­mo” que ha­ce mu­cho én­fa­sis en el au­to­cui­da­do y la au­to­ima­gen. Y una de las co­sas que he­mos des­cu­bier­to es que sí, ¡sí pue­des ser muy bue­na per­so­na cuan­do so­lo pien­sas en ti mis­mo!

En el pa­sa­do la gen­te creía que la mo­ra­li­dad se tra­ta­ba de cum­plir con al­gún es­tán­dar ex­terno de ex­ce­len­cia mo­ral. Abraham Lin­coln in­ten­tó vi­vir una vi­da de ho­nes­ti­dad y va­lor. La madre Te­re­sa de Cal­cu­ta in­ten­tó cum­plir con un es­tán­dar de amor de­sin­te­re­sa­do.

No obs­tan­te, aho­ra sa­be­mos que es­to de he­cho es da­ñino. En pri­mer lu­gar, cuan­do la gen­te tie­ne es­tán­da­res ex­ter­nos de ex­ce­len­cia mo­ral, a me­nu­do ha­cen que te sien­tas juz­ga­do. Es­tas per­so­nas te ha­cen sen­tir tris­te por­que pue­de que no cum­plas a ca­ba­li­dad con ese es­tán­dar. ¡Es muy cruel que te ha­gan sen­tir cons­ter­na­do de es­ta ma­ne­ra! Cuan­do al­guien lo ha­ce, sim­ple­men­te de­bes de­cir: “Sien­to que me juz­gas”, y des­pués ale­jar­te. ¡No te re­ba­jes a su ni­vel!

El otro pro­ble­ma con es­tos es­tán­da­res ex­ter­nos es lo di­fí­cil que re­sul­ta iden­ti­fi­car­se con ellos. La gen­te siem­pre es­tá ha­blan­do de có­mo Nel­son Man­de­la, cuan­do sa­lió de pri­sión, bus­có dar ini­cio a una nue­va era de per­dón y re­con­ci­lia­ción. Eso es­tá muy bien y qué bueno por Nel­son Man­de­la, pe­ro ¿qué tie­ne que ver con tu vi­da?

Si la gen­te es­tá ha­blan­do con­ti­go, ¿no de­be­ría po­ner aten­ción en tu vi­da? ¿No de­be­ría de­cir co­sas con las que tú pue­das iden­ti­fi­car­te? Si al­guien co­mien­za a ha­blar­te de al­gún gran hé­roe que es­tá muer­to o vi­ve le­jos, sim­ple­men­te de­bes res­pon­der: “Lo sien­to, no me iden­ti­fi­co con eso”.

¡Es­tas per­so­nas tie­nen que apren­der a no ser pre­ten­cio­sas!

La bue­na no­ti­cia es que ac­tual­men­te no ba­sa­mos nues­tros va­lo­res en la ex­ce­len­cia mo­ral. Los ba­sa­mos en el sig­ni­fi­ca­do. La gen­te siem­pre es­tá di­cien­do que quie­re vi­vir una vi­da sig­ni­fi­ca­ti­va; quie­re ha­cer co­sas que ten­gan “sig­ni­fi­ca­do”.

Y al­go ge­nial so­bre bus­car­le un sig­ni­fi­ca­do a la vi­da es que to­do se tra­ta de las emo­cio­nes que ya tie­nes. De­ci­mos que una ex­pe­rien­cia tie­ne sig­ni­fi­ca­do cuan­do sien­tes una emo­ción que te lle­na por den­tro. Ima­gi­na que vas de com­pras a un mer­ca­do agrí­co­la don­de to­do se cul­ti­va lo­cal­men­te. ¿Sien­tes ese cos­qui­lleo en tu in­te­rior? ¡Cla­ro que sí!

La otra co­sa ge­nial de lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que to­dos pue­den de­fi­nir­lo a su ma­ne­ra. No tie­nes que leer mu­chos li­bros enor­mes ni te­ner ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les pa­ra sa­ber qué es sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra ti. ¡Tan so­lo haz lo que te ha­ga fe­liz!

Aho­ra, pue­de que te es­tés pre­gun­tan­do qué pue­des ha­cer pa­ra po­der sen­tir ese cos­qui­lleo. Se tra­ta de un pro­ce­so de cua­tro eta­pas.

La pri­me­ra eta­pa es sen­tir­te in­dig­na­do to­do el tiem­po. En el pa­sa­do, la mo­ra­li­dad se tra­ta­ba de amar y tra­ba­jar por los de­más, pe­ro aho­ra se tra­ta de mos­trar­se in­dig­na­do por las co­sas que otras per­so­nas es­tán ha­cien­do mal.

Cuan­do te sien­tes in­dig­na­do, o eres cons­cien­te de al­go, es­tás de­mos­tran­do que tie­nes una con­cien­cia mo­ral su­pe­rior. En reali­dad no tie­nes que ha­cer na­da. Tu in­dig­na­ción en sí es una se­ñal de que eres bue­na per­so­na, y si pue­des es­tar in­dig­na­do más rá­pi­do que los que te ro­dean, pues eso de­mues­tra que eres me­jor que ellos.

La se­gun­da eta­pa es ha­cer que te es­cu­chen. Tie­nes que po­ner un le­tre­ro en la en­tra­da que di­ga “El odio no es bien­ve­ni­do aquí” o usar una ca­mi­se­ta que di­ga “De­ten­gan la vio­len­cia”. Al po­ner un le­tre­ro en la en­tra­da que to­dos en tu ve­cin­da­rio ya tie­nen o usar esa ca­mi­se­ta que to­dos tus ami­gos ya es­tán usan­do, es­tás adop­tan­do una pos­tu­ra o de­mos­tran­do quién eres. ¡Le es­tás mos­tran­do a la gen­te que in­ten­ta si­len­ciar­te que no vas a que­dar­te ca­lla­do! ¡Vas a usar esa pren­da de mo­da les gus­te o no!

La ter­ce­ra eta­pa es con­tar tu his­to­ria. No fue fá­cil ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos tan bue­nos co­mo los tu­yos. Tu­vis­te que pa­sar por mu­chas co­sas. Que­rrás ins­pi­rar a otros al com­par­tir tus anéc­do­tas. A ve­ces lo más va­lien­te que pue­des ha­cer es ha­blar de ti mis­mo mu­chí­si­mo. A ve­ces de­bes se­guir ha­blan­do de ti mis­mo aun­que otras per­so­nas, egoís­ta­men­te, si­gan in­te­rrum­pién­do­te pa­ra in­ten­tar ha­blar de ellas mis­mas.

La cuar­ta eta­pa es con­de­nar a la gen­te ma­la. Si al­guien di­ce al­go nue­vo o ma­lo, de­bes pu­bli­car­lo en las re­des de in­me­dia­to. De­bes de­jar cla­ras las co­sas que evi­den­cia­rán que eres el ti­po de per­so­na que no aguan­ta­rá a la gen­te que di­ce co­sas ma­las. Es­to no es fá­cil por­que a ve­ces tu ce­lu­lar tie­ne po­ca ba­te­ría, pe­ro aun así de­bes ex­pre­sar­te. ¡De­bes evi­tar que la gen­te es­cu­che ideas que qui­zá aún no pien­san!

Es­pe­ro que es­ta co­lum­na te ayu­de a te­ner una vi­da más sig­ni­fi­ca­ti­va. Pe­ro re­cuer­da: ¡ya eres per­fec­to así co­mo eres!

R.J. Mat­son

MU­RO DIVISORIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.