En­tu­sias­ma po­co el mu­ro a ha­bi­tan­tes de la fron­te­ra

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Los re­si­den­tes de Co­lum­bus, Nue­vo Mé­xi­co, tienen otras preo­cu­pa­cio­nes

C olum­bus, Nue­vo Mé­xi­co – A unos mi­nu­tos de la fron­te­ra, en una ca­fe­te­ría del po­bla­do ru­ral de Co­lum­bus, Nue­vo Mé­xi­co, se lee en la pa­red ‘En la fron­te­ra la vi­da es bue­na’.

“És­te es el lu­gar más tran­qui­lo que se le pue­da ocu­rrir”, di­jo Adria­na Zi­zum­bo, de 31 años, co­pro­pie­ta­ria del es­ta­ble­ci­mien­to cria­da en Co­lum­bus. “La úni­ca cri­sis que te­ne­mos es la es­ca­sez de mano de obra. Aho­ra es­tá cru­zan­do la fron­te­ra pa­ra tra­ba­jar me­nos gen­te que an­tes, y los es­ta­dou­ni­den­ses no quie­ren ha­cer el tra­ba­jo du­ro”.

El mar­tes el pre­si­den­te Trump di­jo que los ha­bi­tan­tes fron­te­ri­zos es­ta­ban su­frien­do una “cri­sis hu­ma­ni­ta­ria” y des­cri­bió un pa­no­ra­ma mar­ca­do por la vio­len­cia y don­de ace­chan “crue­les po­lle­ros y pan­di­llas des­pia­da­das”. Pe­ro Zi­zum­bo no ve así la si­tua­ción. La gen­te de Co­lum­bus, di­jo, se opo­ne a la idea del mu­ro por “mar­gen de 90 a 10”.

“Ya bas­ta de ha­blar so­bre el mu­ro”, di­jo. “Aquí te­ne­mos otros pro­ble­mas que ne­ce­si­tan so­lu­ción”.

Ex­ten­dién­do­se ca­si a lo lar­go de dos mil millas (3 mil 100 ki­ló­me­tros) des­de el Sur de Te­xas has­ta el Océano Pa­cí­fi­co, la fron­te­ra de Estados Unidos con Mé­xi­co es tan lar­ga y va­ria­da co­mo su te­rreno. Los lu­ga­res re­mo­tos en el de­sier­to co­mo Co­lum­bus, de mil 600 ha­bi­tan­tes y apro­xi­ma­da­men­te a 80 millas (130 ki­ló­me­tros) de El Pa­so, son muy tran­qui­los. En las ciu­da­des gran­des co­mo El Pa­so y San Die­go, el cre­cien­te número de fa­mi­lias mi­gran­tes que desea en­trar a Estados Unidos ha ge­ne­ra­do mu­che­dum­bres y po­lé­mi­ca, con mi­gran­tes ha­ci­na­dos en cen­tros de de­ten­cio­nes y cen­tra­les de au­to­bu­ses así co­mo en­fren­ta­mien­tos en las va­llas en­tre in­mi­gran­tes que arro­jan pie­dras y agen­tes fe­de­ra­les.

El New York Ti­mes en­vió co­rres­pon­sa­bles al la­do me­xi­cano de la fron­te­ra y a cua­tro en­ti­da­des del la­do es­ta­dou­ni­den­se, en­con­tran­do po­ca gen­te que com­par­tie­ra la sen­sa­ción de alar­ma del pre­si­den­te Trump.

Mu­chos di­je­ron ser cier­to que es­ta­ba te­nien­do lu­gar una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, pe­ro cul­pa­ron a la ad­mi­nis­tra­ción Trump de em­peo­rar­la me­dian­te po­lí­ti­cas di­ri­gi­das a des­ani­mar a los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos pa­ra que no ha­gan la tra­ve­sía. Di­chas po­lí­ti­cas no han lo­gra­do po­ner fin al flu­jo de mi­gran­tes. Pe­ro sí han ele­va­do las ten­sio­nes, sa­tu­ra­do los al­ber­gues sos­te­ni­dos con vo­lun­ta­rios y pues­to a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo en ries­go de pe­li­gros pa­ra su sa­lud y otros pro­ble­mas en cuan­to lle­gan a Estados Unidos.

La fron­te­ra es es­ce­na­rio de una historia muy es­ta­dou­ni­den­se, un lu­gar bi­na­cio­nal de con­tra­dic­cio­nes y co­mer­cio. Ha­ce va­rios meses, cier­ta tar­de un ado­les­cen­te his­pano ca­mi­na­ba por la cen­tral ca­mio­ne­ra de McA­llen, Te­xas, don­de las au­to­ri­da­des dejan a dia­rio a cien­tos de in­mi­gran­tes aprehen­di­dos. El me­nor no aca­ba­ba de ser de­te­ni­do. Ha­bía na­ci­do en Te­xas, es­ta­ba vi­si­tan­do a unos fa­mi­lia­res y traía una ca­mi­se­ta ne­gra acla­ran­do ma­len­ten­di­dos so­bre su iden­ti­dad. En ella se leía ‘Tran­qui­lo Trump, soy le­gal’.

Así era el am­bien­te en nu­me­ro­sas par­tes de la fron­te­ra an­tes del dis­cur­so de Trump.

CON­SI­DE­RAN QUE la va­lla no de­be ser prio­ri­dad

“ES­TE ES el lu­gar más tran­qui­lo”, señalan

AFIr­MAn QUE la úni­ca cri­sis que tie­ne en la fal­ta de mano de obra

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.