Re­la­ta tes­ti­go hui­da exi­to­sa de ‘El Cha­po’

Guz­mán Loe­ra lo­gró eva­dir al ejér­ci­to me­xi­cano en la sie­rra de Si­na­loa

El Diario de El Paso - - ESTADOS UNIDOS - Clau­dia To­rrens / As­so­cia­ted Press

Nue­va York— Un día más en el jui­cio con­tra Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán y una nue­va historia de una de sus fu­gas.

Ch­ris­tian Ro­drí­guez, el ex in­ge­nie­ro téc­ni­co del cár­tel de Si­na­loa, con­tó el jue­ves que en 2009, en la sie­rra del estado me­xi­cano de Si­na­loa, “El Cha­po” lo­gró eva­dir al Ejér­ci­to me­xi­cano tras ca­mi­nar du­ran­te tres días por las mon­ta­ñas mien­tras he­li­cóp­te­ros mi­li­ta­res so­bre­vo­la­ban cer­ca. ¿Có­mo lo sa­be? Por­que él lo acom­pa­ñó.

“Cha­po es­ta­ba muy tran­qui­lo”, di­jo Ro­drí­guez du­ran­te el jui­cio a Guz­mán que se ce­le­bra en Brooklyn. “Él siem­pre es­ta­ba muy cal­ma­do, muy se­gu­ro, muy tran­qui­lo”.

“¿Y us­ted có­mo es­ta­ba?”, le pre­gun­tó la fis­cal An­drea Gold­barg.

“Muy asus­ta­do”, res­pon­dió Ro­drí­guez.

Ro­drí­guez, un co­lom­biano de 32 años, na­rró el jue­ves lo du­ro que fue pa­ra él tra­ba­jar pa­ra el cár­tel des­de el 2008 has­ta el 2012. A pe­sar de ser la per­so­na que ins­ta­ló el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas del cár­tel, Ro­drí­guez re­ve­ló el mie­do que pasó en las mon­ta­ñas du­ran­te la hui­da del 2009 y el pá­ni­co que sin­tió cuan­do apro­xi­ma­da­men­te dos años des­pués se en­te­ró de que miem­bros del cár­tel sa­bían que Ro­drí­guez es­ta­ba coope­ran­do con el FBI de for­ma se­cre­ta.

Es­te es el se­gun­do es­ca­pe que es des­cri­to du­ran­te el jui­cio en Nue­va York al nar­co­tra­fi­can­te me­xi­cano. El an­te­rior fue cuan­do Guz­mán hu­yó a to­da pri­sa de su ca­sa de Ca­bo San Lu­cas, en el Pa­cí­fi­co me­xi­cano, en 2012, tras ser per­se­gui­do por agen­tes me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses.

Guz­mán ca­mi­nó por las mon­ta­ñas con va­rios lí­de­res del cár­tel, Ro­drí­guez y va­rios hom­bres ar­ma­dos, in­clui­do uno que lle­va­ba un ar­ma enor­me “ca­paz de tum­bar un he­li­cóp­te­ro”, ex­pli­có Ro­drí­guez. La pri­me­ra no­che la pa­sa­ron en una ca­sa pe­que­ña y la se­gun­da a la in­tem­pe­rie.

“Yo me sen­tía muy mal”, di­jo Ro­drí­guez.

Fi­nal­men­te lle­ga­ron a otra ca­sa don­de pu­die­ron co­mer. Fue­ron trans­por­ta­dos des­de allí a la ciu­dad de Cu­lia­cán, tes­ti­fi­có el co­lom­biano. Tras esa ex­pe­rien­cia, di­jo, em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra el cár­tel re­mo­ta­men­te des­de Colombia.

Ro­drí­guez ha­bló el jue­ves de la va­lio­sa in­for­ma­ción que lle­gó a dar­le al FBI a par­tir del 2011: no só­lo les en­vió el au­dio de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas he­chas por Guz­mán, sino que lo­gró ins­ta­lar un sis­te­ma de gra­ba­ción au­to­má­ti­ca de lla­ma­das al que tu­vie­ron ac­ce­so las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. Tam­bién dio al FBI los nom­bres y con­tra­se­ñas de to­das las cuen­tas del soft­wa­re de es­pio­na­je que “El Cha­po” ha­bía ins­ta­la­do en va­rios te­lé­fo­nos.

Por otro la­do, Ro­drí­guez lle­gó a ins­ta­lar un sis­te­ma de GPS en el ce­lu­lar de Jorge Ci­fuen­tes, un im­por­tan­te nar­co­tra­fi­can­te so­cio de Guz­mán. Ci­fuen­tes fue lo­ca­li­za­do por las au­to­ri­da­des y de­te­ni­do po­co des­pués. El nar­co­tra­fi­can­te fue tes­ti­go en el jui­cio en diciembre.

No se han pre­sen­ta­do car­gos con­tra Ro­drí­guez y és­te ha re­ci­bi­do 480 mil dó­la­res por par­te del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se a cam­bio de su co­la­bo­ra­ción. Esa ci­fra in­clu­ye tam­bién re­em­bol­sos por gas­tos in­cu­rri­dos du­ran­te la co­la­bo­ra­ción. Ro­drí­guez lle­va seis años en Estados Unidos. En el 2013, di­jo, tu­vo una cri­sis ner­vio­sa por la que tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do dos ve­ces. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra en el pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos y ve a un psi­có­lo­go.

Por tra­ba­jar pa­ra “El Cha­po”, lle­gó a co­brar unos $500 mil.

“El Cha­po”, uno de los nar­co­tra­fi­can­tes más co­no­ci­dos y ex lí­der del cár­tel de Si­na­loa, se ha de­cla­ra­do inocen­te de su­pues­ta­men­te acu­mu­lar una for­tu­na mul­ti­mi­llo­na­ria a tra­vés del trá­fi­co de to­ne­la­das de cocaína y otras dro­gas des­de Mé­xi­co a Estados Unidos. De ser en­con­tra­do culpable en­fren­ta­ría una po­si­ble sen­ten­cia a cadena per­pe­tua. Guz­mán en­fren­ta 11 car­gos, que in­clu­yen de­li­to por trá­fi­co de dro­gas, por trá­fi­co de ar­mas, por lavado de di­ne­ro y por par­ti­ci­pa­ción en em­pre­sa cri­mi­nal.

Tras ter­mi­nar su tes­ti­mo­nio, se sen­tó en el ban­qui­llo Alex Ci­fuen­tes, her­mano de Jorge, y hom­bre de con­fian­za de Guz­mán des­de el 2007 has­ta el 2013, cuan­do fue arres­ta­do. Alex di­jo que hi­zo de to­do pa­ra Guz­mán: des­de com­prar y ven­der dro­ga, a com­prar pro­pie­da­des pa­ra él, a re­pre­sen­tar­le en reunio­nes. Lle­gó a vivir dos años con Guz­mán en sus ran­chos en las mon­ta­ñas y se re­fe­ría a él co­mo “el se­ñor” o “pa­drino”, di­jo.

El co­lom­biano tes­ti­fi­có que Guz­mán di­jo en una reunión de ne­go­cios que te­nía dis­po­ni­bles 40 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les, jun­to a su pri­mo Ar­tu­ro Bel­trán Leyva, pa­ra “ba­jar” a Colombia con el ob­je­ti­vo de com­prar dro­ga.

El vier­nes no se ce­le­bra jui­cio, pe­ro se es­pe­ra que Ci­fuen­tes pro­si­ga su tes­ti­mo­nio el lu­nes.

EL EX lí­der del Cár­tel de Si­na­loa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.