De 8 ba­la­zos, ma­ta­ron po­li­cías a sos­pe­cho­so

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Para ter­mi­nar con la du­da de que ofi­cia­les de la Po­li­cía de El Pa­so (EPPD) dis­pa­ra­ron en ocho oca­sio­nes con­tra un adul­to ma­yor que se pre­sen­tó ar­ma­do a una es­ta­ción policiaca y ba­leó a los uni­for­ma­dos, ayer se die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de la au­top­sia co­rres­pon­dien­te.

Se trata del ti­ro­teo ocu­rri­do en el es­ta­cio­na­mien­to de la Es­ta­ción Re­gio­nal de Po­li­cía Peb­ble Hills la tar­de del 10 de oc­tu­bre de 2018, que co­bró la vi­da de Ri­chard Ed­ward Pa­la­fox, de 76 años.

La au­top­sia de Pa­la­fox, en po­se­sión de El Dia­rio de El Pa­so, mues­tra que el cuer­po del hom­bre pre­sen­ta­ba ocho im­pac­tos de ba­la: tres en el bra­zo de­re­cho, dos en el bra­zo iz­quier­do, uno en el pe­cho, otro en la es­pal­da y uno más en la me­ji­lla iz­quier­da.

Ar­chi­vos pe­rio­dís­ti­cos mues­tran que esa tar­de los agen­tes re­ci­bie­ron el re­por­te so­bre una per­so­na“sui­ci­da” que se en­con­tra­ba en el es­ta­cio­na­mien­to de la es­ta­ción de EPPD, ubi­ca­da en el 10780 Peb­ble Hills.

Ron Mar­tin, pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Po­li­cía de El Pa­so (EMPOA), ex­pli­có a El Dia­rio de El Pa­so que aun­que mu­cha gen­te si­gue cues­tio­nan­do por­qué dis­pa­rar en ocho oca­sio­nes, su en­tre­na­mien­to les exi­ge dis­pa­rar has­ta que la ame­na­za ha­ya ter­mi­na­do.

“En ese ca­so en par­ti­cu­lar ha­bía que ac­tuar en cues­tión de se­gun­dos y res­pon­der rá­pi­da­men­te a lo que el su­je­to es­tá ha­cien­do. No exis­te una can­ti­dad de­ter­mi­na­da de cuán­tos dis­pa­ros po­de­mos hacer para ter­mi­nar con la ame­na­za”, di­jo Mar­tin.

Es­to ha­cien­do re­fe­ren­cia a que Pa­la­fox es­ta­ba ar­man­do y dis­pa­ró con­tra los ofi­cia­les que tra­ta­ron de acer­car­se al vehícu­lo don­de es­ta­ba el hom­bre.

“No­so­tros nun­ca que­re­mos dis­pa­rar­le a na­die, esa es nues­tra úl­ti­ma op­ción por­que nues­tro tra­ba­jo no es qui­tar­le la vi­da a na­die. Pe­ro cuan­do al­guien re­pre­sen­ta una ame­na­za para los ofi­cia­les o para la co­mu­ni­dad, es­pe­cial­men­te te­nien­do un ar­ma, no te­ne­mos otra op­ción”, di­jo.

Ya que de acuer­do con el tam­bién sar­gen­to de EPPD, usual­men­te se lla­ma a la Uni­dad de Ma­ne­jo de Cri­sis, pe­ro en oca­sio­nes co­mo és­ta no hay tiem­po para lla­mar a los equi­pos es­pe­cia­les.

“Él (Pa­la­fox) dis­pa­ró su ar­ma y no po­día­mos per­mi­tir que si­guie­ra dis­pa­ran­do y da­ña­ra a al­guien. El en­tre­na­mien­to bá­si­co de nues­tros ofi­cia­les es fre­nar la ame­na­za y eso fue lo que hi­zo”, reite­ró.

¿Cuán­do usar fuer­za le­tal?

Mar­tin de­ta­lló que los ofi­cia­les de EPPD re­ci­ben una se­rie de ca­pa­ci­ta­cio­nes don­de se les en­tre­na a im­ple­men­tar téc­ni­cas para con­tro­lar las si­tua­cio­nes sin ne­ce­si­dad de usar fuer­za le­tal, pe­ro en es­te ca­so no pu­do ser así.

“En es­te ca­so con el se­ñor Pa­la­fox, el ofi­cial no tu­vo opor­tu­ni­dad de na­da fue una reac­ción a las ac­cio­nes del su­je­to”, ase­gu­ró.

El pre­si­den­te del sin­di­ca­to de EPPD, men­cio­nó que “la vi­da real” no es co­mo las pe­lí­cu­las don­de los po­li­cías tie­nen tiem­po para ana­li­zar to­da la si­tua­ción.

“Aquí no ha­bía tiem­po para dis­pa­rar y lue­go re­ple­gar­te y pen­sar qué más hacer. Te­nía­mos a un hom­bre que es­ta­ba ar­ma­do y dis­pa­ran­do, no ha­bía otra op­ción”, en­fa­ti­zó Mar­tin.

Al cues­tio­nar­le al sar­gen­to so­bre por­qué dis­pa­rar en ocho oca­sio­nes con­tra Pa­la­fox, Mar­tín men­cio­nó que su en­tre­na­mien­to es­ta­ble­ce que cuan­do se tie­ne que usar fue­ra le­tal para ter­mi­nar una ame­na­za, tie­nen que dis­pa­rar las ve­ces que sean ne­ce­sa­rias has­ta que di­cha ame­na­za ha­ya ter­mi­na­do.

“Po­de­mos dis­pa­rar las ve­ces ne­ce­sa­rias has­ta que la ame­na­za ha­ya des­apa­re­ci­do. No da­mos só­lo un dis­pa­ro para tra­tar de cal­mar la si­tua­ción”, in­di­có.

Ex­pli­có que el en­tre­na­mien­to les en­se­ña a no dis­pa­rar para tra­tar de des­ar­mar a la per­so­na o só­lo para le­sio­nar­la, el en­tre­na­mien­to les exi­ge ter­mi­nar con la ame­na­za.

“El en­tre­na­mien­to que re­ci­bi­mos es ti­rar al cuer­po para evi­tar que esa per­so­na si­ga con su agre­sión mor­tal y si nos to­ma un dis­pa­ro bien, si hay que dis­pa­rar 15 ve­ces tam­bién es­tá bien, no hay un lí­mi­te de dis­pa­ros. In­sis­to, es­tás reac­cio­nan­do en una frac­ción de se­gun­do en una si­tua­ción le­tal con fuer­za le­tal”, reite­ró.

El sar­gen­to se­ña­ló que es cons­cien­te que a la co­mu­ni­dad le preo­cu­pa que se ha­ya dis­pa­ra­do en ocho oca­sio­nes con­tra Pa­la­fox, pe­ro ex­pli­có que la co­mu­ni­dad de­be en­ten­der la gra­ve­dad de la si­tua­ción.

“A mí no me sor­pren­de que ha­yan si­do ocho dis­pa­ros, por­que tam­bién hay que to­mar en cuen­ta que fue­ron tres ofi­cia­les los que re­pe­lie­ron la agre­sión cuan­do el se­ñor Pa­la­fox les dis­pa­ró”, di­jo.

Agre­gó que es im­por­tan­te que la co­mu­ni­dad se­pa que no es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que un in­di­vi­duo le­sio­ne a un ofi­cial para que ellos pue­dan dis­pa­rar.

“Mu­chos pien­san que te­ne­mos que es­pe­rar a que nos dis­pa­ren para po­der dis­pa­rar no­so­tros. Pe­ro la reali­dad es que cuan­do te es­tás en­fren­tan­do con una si­tua­ción de fuer­za le­tal, tie­nes que to­mar la de­ci­sión en se­gun­dos y tie­nes que con­fiar en tu en­tre­na­mien­to para reac­cio­nar an­tes de que dis­pa­ren, an­tes de que al­guien muera”, con­clu­yó.

Ti­rO­TeO OcU­rriÓ en es­ta­ción de Peb­ble Hills

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.