El pre­si­den­te tie­ne de­ma­sia­do po­der

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Was­hing­ton — La ase­ve­ra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump de que qui­zás pue­da pa­sar por al­to al Con­gre­so y con­se­guir el fi­nan­cia­mien­to para un mu­ro fron­te­ri­zo de­cla­ran­do una emer­gen­cia na­cio­nal, ha pues­to a abo­ga­dos, le­gis­la­do­res y pe­rio­dis­tas en mo­vi­mien­to para ave­ri­guar si en ver­dad po­see la au­to­ri­dad le­gal para ha­cer­lo.

Lo que en­con­tra­ron, en par­te, es que el Con­gre­so ha de­le­ga­do una sor­pren­den­te can­ti­dad de po­der de emer­gen­cia o cua­si emer­gen­cia a la ra­ma eje­cu­ti­va por el trans­cur­so de va­rios años, po­si­ble­men­te de­ma­sia­do po­der.

Las im­pli­ca­cio­nes para el go­bierno cons­ti­tu­cio­nal son po­ten­cial­men­te se­rias. Por lo tan­to, lo que sea que su­ce­da con Trump y el mu­ro, es­te cuer­po de de­re­cho des­de ha­ce mu­cho tiem­po ha ne­ce­si­ta­do de una re­vi­sión, y no por las cor­tes, sino por el cuer­po que lo creó el Con­gre­so.

El Cen­tro Bren­nan para la Jus­ti­cia com­pi­ló una lis­ta de 123 es­ta­tu­tos que le per­mi­ten al pre­si­den­te eva­dir los pro­ce­sos or­di­na­rios le­gis­la­ti­vos una vez que se re­cu­rra a una de­cla­ra­ción de “emer­gen­cia na­cio­nal”, in­clu­yen­do los es­ta­tu­tos que Trump muy pro­ba­ble­men­te lle­gue a ci­tar si op­ta por la cons­truc­ción del mu­ro sin nue­vas apro­pia­cio­nes de par­te del Con­gre­so: Dos pro­vi­sio­nes que le per­mi­ten al Pen­tá­gono re­ajus­tar los exis­ten­tes fon­dos de cons­truc­ción mi­li­tar y re­di­ri­gir­los para pro­pó­si­tos que pre­via­men­te no han si­do au­to­ri­za­dos en el even­to de una emer­gen­cia na­cio­nal.

Al­gu­nas de las otras le­yes en la lis­ta Bren­nan son ob­vias re­li­quias: ¿aca­so us­ted sa­bía que el pre­si­den­te pue­de pre­sio­nar al Mo­nu­men­to Na­cio­nal de Fort Henry a que en­tre de vuel­ta al ser­vi­cio mi­li­tar en una emer­gen­cia? Mu­chas de las pro­vi­sio­nes en la lis­ta Bren­nan pa­re­cen nun­ca ha­ber si­do in­vo­ca­das. Aun así, las le­yes tie­nen un ver­da­de­ro im­pac­to mun­dial: Mu­chas de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, del pa­sa­do y pre­sen­te, fue­ron de­cla­ra­das por el pre­si­den­te ci­tan­do “emer­gen­cias na­cio­na­les” en ape­go a la Ley de Po­de­res Eco­nó­mi­cos de Emer­gen­cia In­ter­na­cio­nal.

La gue­rra de aran­ce­les de Trump en las im­por­ta­cio­nes de ace­ro es­tá jus­ti­fi­ca­da ba­jo la au­to­ri­dad de una ley de co­mer­cio co­no­ci­da co­mo la Sec­ción 232 (la cual no es­tá en la lis­ta Bren­nan) que per­mi­te la im­po­si­ción de gra­vá­me­nes cuan­do la ra­ma eje­cu­ti­va de­ci­de que son re­que­ri­dos de­bi­do a ra­zo­nes de “se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

La úl­ti­ma vez que el Con­gre­so re­vi­só sus de­le­ga­cio­nes de au­to­ri­dad de emer­gen­cia a me­dia­dos de los se­ten­tas, ha­bien­do te­ni­do una se­rie de au­dien­cias pós­tu­mas a la Gue­rra de Viet­nam en el Se­na­do, se lle­gó a la crea­ción de la Ley de Emer­gen­cias Na­cio­na­les de 1976. Es­ta ley re­que­ría que el pre­si­den­te es­pe­ci­fi­ca­ra el es­ta­tu­to en ba­se al cual él de­cla­ra­ba una emer­gen­cia an­tes de lle­gar a ha­cer­lo.

Tam­bién es­ta­ble­cía que el pre­si­den­te de­be re­no­var el es­ta­do de emer­gen­cia de ma­ne­ra anual (tal co­mo usual­men­te lo ha­cen) y que el Con­gre­so pue­de re­vo­car cual­quier es­ta­do de emer­gen­cia no obs­tan­te por me­dio de la apro­ba­ción de un es­ta­tu­to, el cual el pre­si­den­te pue­de ve­tar. Es­to re­sul­tó ser un avan­ce so­bre el es­ta­tus quo an­te­rior de de­cla­ra­cio­nes de emer­gen­cia no con­clu­yen­tes, pe­ro aún de­ja una fuer­te in­cli­na­ción en fa­vor del po­der pre­si­den­cial. Una vez es­ta­ble­ci­da, una emer­gen­cia na­cio­nal es muy di­fí­cil de re­vo­car.

En su lis­ta de pen­dien­tes, la nueva ma­yo­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de­be agre­gar una con­vo­ca­ción a au­dien­cias en es­ta área del de­re­cho, con el fin de des­em­pol­var­la. To­da ra­zón apun­ta que la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do, al gra­do de que le de­be preo­cu­par más el ba­lan­ce cons­ti­tu­cio­nal que los in­tere­ses par­ti­dis­tas, de­be unir­se a es­ta ta­rea.

El as­cen­so de Trump les ha re­cor­da­do a to­dos so­bre el po­ten­cial pe­li­gro de un po­der sin me­su­ra en el eje­cu­ti­vo. Ese po­der po­dría lle­gar a ser do­ble­men­te pe­li­gro­so si di­cho po­der sin me­su­ra, en efec­to, ha si­do otor­ga­do al pre­si­den­te por el Con­gre­so en el pa­sa­do. Qui­zás aque­llos Con­gre­sos no pu­die­ron ha­ber­se ima­gi­na­do a una fi­gu­ra en ver­dad errá­ti­ca e irra­cio­nal en la Ca­sa Blan­ca. El ac­tual Con­gre­so no tie­ne ex­cu­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.