Trump ha cons­trui­do un mu­ro pa­ra es­ca­par de la reali­dad

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ruben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go–Ca­da vez que los par­ti­dos im­po­nen li­ge­ras ob­je­cio­nes en torno a la in­mi­gra­ción, las co­sas se po­nen muy ra­ras más pron­to de lo que uno pue­da de­cir: “¿Qué pa­só? Es­ta se­ma­na el pre­si­den­te Trump dio un dis­cur­so so­bre la se­gu­ri­dad en la fron­te­ra dan­do eva­si­vas so­bre si for­za­ba el asun­to y sos­te­nía una reunión a puer­ta ce­rra­da con corresponsales de te­le­vi­sión don­de ad­mi­tió, de acuer­do con los re­por­tes, que no veía el ca­so de su pro­pio dis­cur­so.

En su res­pues­ta, los de­mó­cra­tas —quie­nes es­tu­vie­ron a fa­vor de ba­rre­ras fron­te­ri­zas an­tes ma­ni­fes­tar­se en con­tra de las mis­mas— ase­ve­ra­ron que a ellos les im­por­ta mu­cho la se­gu­ri­dad en la fron­te­ra al igual que cual­quier otro par­ti­do, pe­ro lue­go hi­cie­ron a un la­do el te­ma y en­fa­ti­za­ron en lo que real­men­te les im­por­ta: po­ner­le fin al cie­rre gu­ber­na­men­tal.

Uno no pue­de in­ven­tar­se es­tas co­sas. Du­ran­te sus co­men­ta­rios, Trump se re­fi­rió a la si­tua­ción en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co co­mo una “cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, una cri­sis del co­ra­zón y una cri­sis del al­ma”.

Esas son mu­chas emo­cio­nes pa­ra al­guien que, an­tes de lan­zar­se co­mo pre­si­den­te, apa­ren­ta­ba im­por­tar­le muy po­co el te­ma so­bre los his­pa­nos, los in­mi­gran­tes, o Mé­xi­co —ex­cep­to la vez que le di­jo a una rei­na de be­lle­za ve­ne­zo­la­na que per­die­ra pe­so. Lo más cer­ca que Trump ha es­ta­do de Amé­ri­ca La­ti­na fue cuan­do se co­mió un ta­co bowl el Cin­co de Ma­yo.

Y aho­ra, pa­re­ce que los his­pa­nos son lo úni­co en lo que Trump pien­sa. Vi­vi­mos en su ca­be­za sin una vi­sa. De he­cho, él quie­re sal­var a nues­tras mu­je­res y ni­ños de que se tra­fi­que con ellas. Abran pa­so a nues­tro sal­va­dor, San Do­nald.

Si él quie­re sa­nar los co­ra­zo­nes ro­tos y las al­mas las­ti­ma­das, Trump pue­de em­pe­zar por ad­mi­tir ser el res­pon­sa­ble de su in­hu­ma­na po­lí­ti­ca de cas­ti­gar a los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos se­cues­tran­do a sus hi­jos. Al sur de la fron­te­ra, es­ta es una his­to­ria ya muy co­no­ci­da. Los ni­ños por lo re­gu­lar son se­cues­tra­dos pa­ra obli­gar a los pa­dres a pa­gar deu­das o co­me­ter de­li­tos. Pe­ro, tal co­mo re­sul­ta, los nar­cos no tie­nen na­da que ver con el cár­tel de Trump.

El pre­si­den­te em­pa­có una ho­ra de mie­do en unos 10 mi­nu­tos de tiem­po al ai­re. Aun­que no ofre­ció na­da nue­vo.

Exi­gió que los de­mó­cra­tas le den lo que los vi­gi­lan­tes del pre­su­pues­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se ne­ga­ron a dar­le ha­ce dos años: 5 mil 700 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pa­gar por nue­vas ba­rre­ras a lo lar­go de una por­ción de la fron­te­ra. Tam­bién quie­re fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal pa­ra la más mo­der­na tec­no­lo­gía, más agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, nue­vos jue­ces de in­mi­gra­ción, y cier­to ali­vio hu­ma­ni­ta­rio pa­ra los re­fu­gia­dos y mi­gran­tes.

El ele­men­to más im­por­tan­te es lo que Trump les pro­me­tió a sus par­ti­da­rios se­ría un “enor­me y her­mo­so mu­ro” pa­ga­do por Mé­xi­co, el cual aho­ra no se­rá enor­me, ni her­mo­so ni se­rá pa­ga­do por na­die, ex­cep­to por los con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses.

Lue­go ha­bló so­bre có­mo la gen­te ri­ca tie­ne mu­ros y cer­cas al­re­de­dor de sus ho­ga­res, Trump di­jo: “Ellos no cons­tru­yen mu­ros por­que odien a la gen­te afue­ra, sino por­que aman a la gen­te que hay aden­tro”.

Bien. Pe­ro yo ten­go una cer­ca al­re­de­dor de mi pa­tio no só­lo por­que amo a mi fa­mi­lia. Tam­bién es por­que te­mo a lo que po­dría pa­sar si no los pro­te­jo, y por­que te­mo de lo que otras per­so­nas pue­dan ser ca­pa­ces si tie­nen un fá­cil ac­ce­so a mi ca­sa. Los mu­ros y cer­cas no só­lo tie­nen que ver con el amor. Tam­bién tie­nen que ver con el mie­do.

Trump sa­be muy bien lo que es el mie­do. Él se ali­men­ta del mis­mo. Ar­gu­men­ta que los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos son pe­li­gro­sos, in­clu­so mor­ta­les. Se­gún él, es­tas per­so­nas no vie­nen a cor­tar el cés­ped de los jar­di­nes sino a ma­tar po­li­cías, no vie­nen a lim­piar nues­tras ca­sas, sino a vio­lar a nues­tras es­po­sas e hi­jas, no vie­nen a cui­dar a los ancianos sino a ro­bar­nos to­do.

Bue­na suer­te ven­dien­do esas ton­te­rías. Los in­mi­gran­tes qui­zás se­rían más te­rro­rí­fi­cos si los es­ta­dou­ni­den­ses no los in­vi­ta­ran a en­trar en sus ho­ga­res, dar­les ac­ce­so a nues­tras co­mu­ni­da­des ce­rra­das y en­tre­gán­do­les a nues­tros hi­jos.

Es­ta es la par­te cu­rio­sa: in­clu­so si us­ted es­tá de acuer­do en que exis­te una cri­sis y que un mu­ro pue­de re­sol­ver­la, Trump es la per­so­na equi­vo­ca­da pa­ra ha­cer se­me­jan­te ar­gu­men­to.

Por una par­te, él no tie­ne nin­gu­na obli­ga­ción mo­ral. El ver­da­de­ro imán en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co no son los be­ne­fi­cios so­cia­les sino el tra­ba­jo —los em­pleos ofre­ci­dos por em­plea­do­res es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes, in­frin­gien­do la ley, con­tra­tan a in­mi­gran­tes ile­ga­les que tra­ba­jan du­ro, no se que­jan y no ac­túan co­mo si le es­tu­vie­ran ha­cien­do un fa­vor al pa­trón por pre­sen­tar­se a tra­ba­jar.

Las pro­pie­da­des de Trump han con­tra­ta­do con an­te­rio­ri­dad a in­mi­gran­tes ile­ga­les co­mo tra­ba­ja­do­res de cons­truc­ción, sir­vien­tas, co­ci­ne­ros y ca­ma­re­ros. Aho­ra que el pro­pie­ta­rio ocu­pa la Ofi­ci­na Oval, sus em­pre­sas es­tán sien­do más pre­ca­vi­das. El ve­rano pa­sa­do, su club Mar-a-La­go so­li­ci­tó va­rias do­ce­nas de vi­sas pa­ra con­tra­tar a tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros.

A par­te, a pe­sar de su jac­tan­cia, Trump no pa­re­ce es­tar tan com­pro­me­ti­do con el mu­ro. Lo sa­ca a co­la­ción ca­da vez que ne­ce­si­ta mo­ver o dis­traer a la ba­se. Lue­go re­tra­sa las co­sas, no lo­gra cum­plir y no pue­de es­pe­rar po­der lle­gar a un acuer­do. Aun así, la ba­se no da su bra­zo a tor­cer. Si­guen pre­sio­nan­do.

¿Aho­ra qué? Se su­po­ne que los mu­ros son pa­ra evi­tar que la gen­te en­tre. Pe­ro, en es­te ca­so, Trump es el que es­tá atra­pa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.