… cuan­do las mu­je­res adul­tas to­man el po­der

Pa­re­ce que, in­vi­si­bles o ig­no­ra­das des­de ha­ce mu­cho, es­tán ex­pe­ri­men­tan­do al­go po­co co­mún pa­ra ellas Ade­más de que su ex­pec­ta­ti­va de vi­da es ma­yor que la de los hom­bres, ca­si un ter­cio de las mu­je­res en­tre los 65 y los 69 años tra­ba­ja

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Jes­si­ca Ben­nett / The New York Ti­mes

N ue­va York–Cuan­do Su­san Zi­rinsky se con­vier­ta en la nue­va di­rec­to­ra de CBS News en mar­zo, se­rá la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el pues­to. Tam­bién se­rá la per­so­na de más edad en asu­mir ese car­go, a los 66 años.

Su nom­bra­mien­to se anun­ció tan só­lo días des­pués de que Nancy Pe­lo­si, de 78 años, re­sul­tó re­elec­ta co­mo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes –por lo que se con­vir­tió en la mu­jer elec­ta más po­de­ro­sa en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos– y la con­gre­sis­ta Ma­xi­ne Wa­ters se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer y la pri­me­ra per­so­na afro­ame­ri­ca­na en di­ri­gir el Co­mi­té de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros, a la edad de 80 años.

La no­ti­cia del as­cen­so de Zi­rinsky se dio a co­no­cer la mis­ma no­che en que Glenn Clo­se, de 71 años, su­peró a cua­tro mu­je­res más jó­ve­nes y ga­nó el Glo­bo de Oro a la me­jor ac­triz.

Pa­re­ce que las mu­je­res ma­yo­res –in­vi­si­bles o ig­no­ra­das des­de ha­ce mu­cho– es­tán ex­pe­ri­men­tan­do al­go po­co co­mún pa­ra ellas: el po­der.

Hay más mu­je­res ma­yo­res de 50 años en Es­ta­dos Uni­dos ac­tual­men­te que en cual­quier otro mo­men­to en la his­to­ria, de acuer­do con da­tos de la Ofi­ci­na del Cen­so. Es­tas mu­je­res es­tán más sa­nas, tra­ba­jan más años y tie­nen más in­gre­sos que las de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Es­to es­tá ge­ne­ran­do un mo­des­to pe­ro evi­den­te pro­gre­so en cuan­to a su vi­si­bi­li­dad y su po­si­ción.

“No se preo­cu­pen por la edad. Es un es­ta­do men­tal”, di­jo Zi­rinsky el 8 de enero, cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre el efec­to de su edad en su nue­vo em­pleo. “Ten­go tan­ta ener­gía que la gen­te de mi equi­po ha­bló se­ria­men­te con­mi­go cuan­do pro­bé un Red Bull”.

Des­de lue­go, los hom­bres han en­ca­be­za­do gran­des or­ga­ni­za­cio­nes ya en­tra­dos en sus 70 e in­clu­so sus 80 años, man­te­nien­do su po­der y pro­mi­nen­cia. No obs­tan­te, el mo­vi­mien­to #Me­Too ha de­rro­ca­do a al­gu­nos va­ro­nes con ca­rre­ras de al­to per­fil, des­de Char­lie Ro­se, de 77 años, has­ta Les Moon­ves, de 69, que fue ex­pul­sa­do co­mo di­rec­tor de CBS des­pués de va­rias acu­sa­cio­nes de con­duc­tas se­xua­les inapro­pia­das, por lo que, ines­pe­ra­da­men­te, hu­bo mu­chos al­tos pues­tos dis­po­ni­bles que po­dían ser ocu­pa­dos por mu­je­res.

Ade­más, Su­san Dou­glas, pro­fe­so­ra de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan, quien es­cri­be un li­bro so­bre el po­der de las mu­je­res ma­yo­res, di­jo que gra­cias al mo­vi­mien­to #Me­Too es­ta­ba ocu­rrien­do “una re­vo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca”, tan­to en la can­ti­dad de mu­je­res que tra­ba­jan du­ran­te sus 60 y 70 años co­mo en la per­cep­ción de su

ex­pe­rien­cia y su va­lor.

“Las mu­je­res ma­yo­res es­tán di­cien­do: ‘Aún te­ne­mos fuer­za y mu­cho que ofre­cer. No que­da­re­mos re­le­ga­das a la in­vi­si­bi­li­dad’”, co­men­tó. “Es­tas mu­je­res es­tán rein­ven­tan­do el sig­ni­fi­ca­do de ser una mu­jer ma­yor”, agre­gó.

En 2016, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da pro­me­dio de las mu­je­res en Es­ta­dos Uni­dos era de 81.1 años, en com­pa­ra­ción con los 76.1 años de los hom­bres.

Ca­si un ter­cio de las mu­je­res cu­yas eda­des os­ci­lan en­tre los 65 y los 69 años aho­ra es­tán tra­ba­jan­do, un au­men­to del 15 por cien­to en com­pa­ra­ción con los úl­ti­mos años de la dé­ca­da de los ochen­ta, de acuer­do con aná­li­sis re­cien­tes de Clau­dia Gol­din y Law­ren­ce Katz, eco­no­mis­tas de Har­vard. Al­re­de­dor del 18 por cien­to de las mu­je­res cu­yas eda­des os­ci­lan en­tre los 70 y los 74 años tra­ba­jan, un au­men­to del ocho por cien­to.

Es in­tere­san­te no­tar que tra­ba­jar más años es más co­mún en­tre las mu­je­res con un ma­yor ni­vel edu­ca­ti­vo y de aho­rros, mien­tras que las que no tra­ba­jan tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de su­frir ma­la sa­lud y te­ner po­cos aho­rros, ade­más de de­pen­der de la se­gu­ri­dad so­cial.

“Pue­do ase­gu­rar­les que no me gus­tó (de he­cho, me es­tre­me­cí) cuan­do The New York Ti­mes es­cri­bió so­bre mi nue­va em­pre­sa,y vi mi fo­to en blan­co y ne­gro: ‘Ch­ris­tia­ne Aman­pour, de 60 años’”, di­jo Aman­pour, quien re­em­pla­zó a Ro­se en PBS el año pa­sa­do y cum­pli­rá 61 años es­ta se­ma­na. “Pe­ro des­pués pen­sé: ‘¡No, es­to es ge­nial! Ten­go 60 y ape­nas es­tá em­pe­zan­do otro ca­pí­tu­lo en mi vi­da’”.

A pe­sar de la emo­ción, aún es po­co co­mún en­con­trar a mu­je­res de se­sen­ta y tan­tos que di­ri­jan gran­des ins­ti­tu­cio­nes o sean pro­ta­go­nis­tas en otras in­dus­trias.

En el ci­ne, por ejem­plo, un es­tu­dio de 2017 de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia ha­lló que só­lo el 2.6 por cien­to de los pa­pe­les con diá­lo­gos en vein­ti­cin­co fil­mes no­mi­na­dos a me­jor pe­lí­cu­la eran de mu­je­res ma­yo­res de 60 años, y era mu­cho me­nos pro­ba­ble que se re­pre­sen­ta­ra a esas mu­je­res co­mo per­so­nas en pues­tos de po­der.

“Creo que la idea de quién pue­de di­ri­gir y quién no es­tá cam­bian­do por com­ple­to”, co­men­tó Ka­tie Cou­ric, quien des­de ha­ce mu­cho es con­duc­to­ra de no­ti­cias y ce­le­bró su cum­plea­ños nú­me­ro 62 es­ta se­ma­na. “Me sien­to muy bien cuan­do veo que al­guien co­mo Glenn Clo­se ofre­ce el dis­cur­so más con­mo­ve­dor de la no­che y que los de­más res­pe­tan su sa­bi­du­ría y su ex­pe­rien­cia, o que as­cien­den a Su­san Zi­rinsky. Pien­so: ‘Que así sea y ha­ya más mu­je­res co­mo us­te­des’”.

“De­bie­ron ha­ber­le da­do ese pues­to a Z ha­ce diez años”, agre­gó Cou­ric, usan­do el apo­do de Zi­rinsky.

Hay una bro­ma que a me­nu­do re­pi­ten las mu­je­res de cier­ta edad: pue­des en­trar a una tien­da de aba­rro­tes y ro­bar cuan­to quie­ras, por­que na­die se da­rá cuen­ta si­quie­ra de que es­tás ahí.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se ha es­pe­ra­do que las mu­je­res ma­yo­res “se pier­dan en el fon­do”, co­mo lo di­jo la aca­dé­mi­ca Joan C. Wi­lliams; se les con­si­de­ra­ba tan le­jos de su apo­geo se­xual que ca­si eran in­vi­si­bles (no hay que ir muy le­jos pa­ra dar­se cuen­ta de que no se tra­ta de una idea an­ti­cua­da: el au­tor fran­cés Yann Moix le di­jo a la re­vis­ta Ma­rie Clai­re la se­ma­na pa­sa­da que no le po­ne aten­ción a las mu­je­res ma­yo­res de 50 años).

Y mien­tras la per­cep­ción ha­bi­tual ha si­do que el va­lor de los hom­bres au­men­ta­ba con la edad, el de la mu­jer a me­nu­do de­caía.

En su li­bro The Beauty Bias, De­bo­rah Rho­de, pro­fe­so­ra de De­re­cho de Stan­ford, ex­pli­có que, mien­tras el ca­be­llo cano y los ce­ños arru­ga­dos ha­cían que los hom­bres pa­re­cie­ran más “dis­tin­gui­dos”, las mu­je­res ma­yo­res se en­fren­ta­ban a la mar­gi­na­ción o las bur­las por es­for­zar­se pa­ra ver­se más jó­ve­nes.

Por eso, no es sor­pren­den­te que, de acuer­do con un aná­li­sis del Ti­me, los ac­to­res lle­gan a su me­jor mo­men­to a los 46 años, mien­tras que las ac­tri­ces al­can­zan su apo­geo a los 30. (Co­mo ha­ce po­co lo di­jo la ac­triz He­len Mi­rren en res­pues­ta a un in­for­me de que, a sus 37 años, le ha­bían di­cho a Mag­gie Gy­llen­haal que era “de­ma­sia­do vie­ja” pa­ra un pa­pel al la­do de un hom­bre de 55 años: “Con­for­me Ja­mes Bond se vol­vía ca­da vez más ge­riá­tri­co, sus no­vias eran ca­da vez más jó­ve­nes. Es muy mo­les­to”).

Se­gún otra en­cues­ta, re­co­pi­la­da ha­ce unos años por News­week, el 84 por cien­to de los en­car­ga­dos de las con­tra­ta­cio­nes en las em­pre­sas di­je­ron creer que un can­di­da­to “ca­li­fi­ca­do pe­ro vi­si­ble­men­te ma­yor” ha­ría va­ci­lar a al­gu­nos em­plea­do­res, so­bre to­do si se tra­ta­ba de mu­je­res.

Y aun­que des­de los años se­sen­ta nun­ca hu­bo tan­tas per­so­nas ma­yo­res de 65 –ca­si el 20 por cien­to– que si­guie­ran tra­ba­jan­do, aún cuan­do la ta­sa de des­em­pleo de Es­ta­dos Uni­dos era cer­ca­na al pleno em­pleo, eran las mu­je­res de más de cin­cuen­ta las que te­nían más di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar em­pleo, de acuer­do con la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos.

“El pre­jui­cio por la edad es uno de los úl­ti­mos ses­gos acep­ta­bles en nues­tra cul­tu­ra, pe­ro se mez­cla de ma­ne­ra po­de­ro­sa con el se­xis­mo”, di­jo Dou­glas.

No obs­tan­te, el pe­rio­do de la vi­da la­bo­ral de las mu­je­res es­tá cam­bian­do y tam­bién la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da que se tie­ne so­bre ellas. A mu­chas mu­je­res ma­yo­res les gus­ta tra­ba­jar, di­cen los de­mó­gra­fos, una reali­dad que vi­vie­ron por pri­me­ra vez ha­ce dé­ca­das, cuan­do em­pe­za­ron a pre­sen­tár­se­les opor­tu­ni­da­des en las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta.

“Lo que hi­zo el mo­vi­mien­to de las mu­je­res fue desa­rro­llar a ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res fuer­tes”, co­men­tó la re­pre­sen­tan­te Don­na Sha­la­la, de­mó­cra­ta de Flo­ri­da, quien se con­vir­tió en la no­va­ta de más edad de su ge­ne­ra­ción en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes cuan­do asu­mió el car­go po­co an­tes de su cum­plea­ños nú­me­ro 78. “Tu­vi­mos ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, tu­vi­mos éxi­to en nues­tras ra­mas y aho­ra es­ta­mos vien­do el re­sul­ta­do de to­do eso. Ade­más, aho­ra nos sen­ti­mos có­mo­das sien­do no­so­tras mis­mas y no aguan­ta­mos ton­te­rías. Y te­ne­mos una so­ro­ri­dad”, sos­tu­vo.

Zer­li­na Max­well, ex di­rec­to­ra de me­dios de Hi­llary Clin­ton, com­par­tió es­ta idea.

“Creo que las mu­je­res ma­yo­res es­tán avan­zan­do en par­te por­que ya no les im­por­ta lo que di­gan los de­más”, co­men­tó Max­well.

“Las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas, so­bre to­do las de cier­ta edad, han vi­vi­do mu­chas co­sas”, afir­mó.

Otros di­cen que la cul­tu­ra po­co a po­co se es­tá po­nien­do al co­rrien­te con la reali­dad de una po­bla­ción ma­yor más nu­me­ro­sa y que no es­tá dis­pues­ta a re­ti­rar­se de la vi­da cí­vi­ca o pú­bli­ca.

“He acep­ta­do to­dos mis cum­plea­ños. ¿Cuál es la al­ter­na­ti­va? ¿Que­jar­se y llo­ri­quear?”, es­cri­bió en un co­rreo elec­tró­ni­co Gay­le King, de 64 años, con­duc­to­ra de CBS This Mor­ning. “Creo que si tu cuer­po y tu ce­re­bro es­tán sa­nos y te en­can­ta lo que ha­ces y amas a las per­so­nas que es­tán en tu vi­da, ¿cuál es el pro­ble­ma? Así que lo di­ré fuer­te: ¡Ten­go 64 años y es­toy muy or­gu­llo­sa!”.

su­sAn Zi­rinsky to­ma­rá las rien­das de CBS News en mar­zo, tie­ne 66 años

A sus 80 Años, la re­pre­sen­tan­te Ma­xi­ne Wa­ters se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer y la pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na en di­ri­gir el Co­mi­té de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes

Glenn Clo­se el 6 de enero, acep­tan­do su Glo­bo de Oro a la me­jor ac­triz en una pe­lí­cu­la dra­má­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.