La sa­ga del gu­rú tec­no­ló­gi­co de ‘El Cha­po’

Ch­ris­tian Ro­drí­guez, ex con­sul­tor de ci­ber­se­gu­ri­dad de Guz­mán, re­la­tó en el Tri­bu­nal có­mo fue tra­ba­jar con el Cár­tel de Si­na­loa

El Diario de El Paso - - CLIMA -

Nue­va York–Po­co des­pués de su cum­plea­ños nú­me­ro 21, Ch­ris­tian Ro­drí­guez ob­tu­vo el con­tra­to de su vi­da pa­ra su nue­va com­pa­ñía de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción: el co­lom­biano fue con­tra­ta­do co­mo con­sul­tor de ci­ber­se­gu­ri­dad por Joa­quín Guz­mán Loe­ra, el nar­co­tra­fi­can­te me­xi­cano co­no­ci­do co­mo ‘El Cha­po’.

Si bien Ro­drí­guez te­nía po­ca ex­pe­rien­cia o edu­ca­ción for­mal, ha­bía si­do re­co­men­da­do por uno de sus otros clien­tes: Jor­ge Ci­fuen­tes Vi­lla, un ex­pe­ri­men­ta­do traficante que tra­ba­ja­ba con Guz­mán ha­cien­do tra­tos de co­caí­na en Co­lom­bia.

Y así, en 2008 el am­bi­cio­so jo­ven técnico vi­si­tó a Guz­mán en uno de sus es­con­di­tes en las pro­fun­di­da­des de la Sie­rra Ma­dre, ins­pec­cio­nan­do el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes del je­fe del nar­co y su ma­la con­fi­gu­ra­ción de In­ter­net, que a me­nu­do se caía cuan­do llo­vía. En va­rias reunio­nes de se­gui­mien­to, se­gún Ro­drí­guez la se­ma­na pa­sa­da en una Cor­te de Nue­va York, pre­sen­tó a Guz­mán un plan ela­bo­ra­do pa­ra me­jo­rar su se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción, ofre­cién­do­le cons­truir una red te­le­fó­ni­ca pri­va­da que fun­cio­na­ba a tra­vés In­ter­net de for­ma to­tal­men­te en­crip­ta­da.

El so­fis­ti­ca­do sis­te­ma fue uti­li­za­do –du­ran­te los si­guien­tes tres años– en con­tra Guz­mán des­pués de que Ro­drí­guez que­dó atra­pa­do en una ope­ra­ción en­cu­bier­ta del FBI y lue­go fue per­sua­di­do pa­ra que se con­vir­tie­ra en in­for­man­te. El ex­per­to en in­for­má­ti­ca ayu­dó a las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos a re­co­pi­lar en se­cre­to un vas­to te­so­ro de las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y men­sa­jes de tex­to del lí­der del nar­co­trá­fi­co, en­tre ellos, do­ce­nas que ha­bía en­via­do a su es­po­sa y aman­tes. En dos días de tes­ti­mo­nios que ter­mi­na­ron el jue­ves, Ro­drí­guez con­tó es­ta his­to­ria, que tie­ne un efec­to gran­dio­so y per­ju­di­cial co­mo par­te del jui­cio por cons­pi­ra­ción pa­ra tra­fi­car dro­gas que Guz­mán en­fren­ta en el Tri­bu­nal Fe­de­ral de Dis­tri­to en Brooklyn.

No­ve­la de es­pio­na­je

El re­la­to de Ro­drí­guez es una es­pe­cie de ad­ver­ten­cia so­bre los pe­li­gros del si­glo XXI. ¿La mo­ra­le­ja? Siem­pre tra­ta bien a tu gen­te de sis­te­mas. Tam­bién fue un th­ri­ller de es­pías de al­ta tec­no­lo­gía en que los agen­tes fe­de­ra­les pu­die­ron apro­ve­char la ob­se­sión de Guz­mán con el es­pio­na­je en su con­tra.

To­do co­men­zó cuan­do Ro­drí­guez, aho­ra de 32 años, re­ci­bió 100 mil dó­la­res pa­ra cons­truir la red en­crip­ta­da, lo que per­mi­tió que has­ta 100 miem­bros del cár­tel de la dro­ga de Si­na­loa ha­bla­ran en­tre sí de ma­ne­ra se­gu­ra sim­ple­men­te mar­can­do ex­ten­sio­nes de tres dí­gi­tos en sus te­lé­fo­nos. Par­te de su con­tra­to, di­jo Ro­drí­guez, era en­se­ñar al equi­po del je­fe del nar­co có­mo usar los te­lé­fo­nos, re­cor­dan­do que una vez dio un tu­to­rial so­bre los dis­po­si­ti­vos a la se­cre­ta­ria per­so­nal de Guz­mán.

Pe­ro Guz­mán, quien se­gún tes­ti­gos siem­pre tu­vo una in­cli­na­ción por es­piar, que­ría al­go más. El ex­per­to en in­for­má­ti­ca di­jo que el se­ñor del cri­men tam­bién le pi­dió que ins­ta­la­ra un soft­wa­re de es­pio­na­je lla­ma­do Fle­xiSPY en los “te­lé­fo­nos es­pe­cia­les” que le ha­bía re­ga­la­do a su es­po­sa, Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro, así co­mo a dos de sus aman­tes, in­clui­da una ex dipu­tada me­xi­ca­na.

El ca­po hi­zo otras pe­ti­cio­nes ex­tra­ñas, di­jo Ro­drí­guez a los ju­ra­dos el jue­ves. Una vez, di­jo, Guz­mán le pi­dió que en­con­tra­ra una for­ma de in­ter­cep­tar to­dos los men­sa­jes que se en­vían des­de to­dos los ci­ber­ca­fés de Cu­lia­cán, una ciu­dad de unos 800 mil ha­bi­tan­tes, en el es­ta­do de Si­na­loa (Ro­drí­guez di­jo que lo in­ten­tó, pe­ro fi­nal­men­te fa­lló).

Huir en la Sie­rra

Po­co des­pués de la or­den de in­ter­ve­nir los ci­ber­ca­fés, el Ejér­ci­to me­xi­cano alla­nó el es­con­di­te se­cre­to de Guz­mán en la Sie­rra. Ro­drí­guez di­jo que se vio obli­ga­do a va­gar por tres días en las mon­ta­ñas jun­to con el ca­po y una ban­da de guar­daes­pal­das fuer­te­men­te ar­ma­dos.

Tras esa ex­pe­rien­cia, Ro­drí­guez di­jo que de­ci­dió po­ner al­go de “dis­tan­cia” en­tre él y la or­ga­ni­za­ción de Guz­mán, ca­pa­ci­tan­do a otros téc­ni­cos pa­ra di­ri­gir las co­mu­ni­ca­cio­nes dia­rias del car­tel. Po­co des­pués, re­la­tó, el FBI lan­zó una ope­ra­ción en­cu­bier­ta pa­ra ase­gu­rar su coo­pe­ra­ción.

El mar­tes de­cla­ro que en fe­bre­ro de 2010 un fun­cio­na­rio en­cu­bier­to, que se ha­cía pa­sar por un ma­fio­so ru­so, se en­con­tró con Ro­drí­guez en un ho­tel de Man­hat­tan. El ofi­cial di­jo que que­ría que el ex­per­to en Sis­te­mas di­se­ña­ra una for­ma de co­mu­ni­car­se con sus aso­cia­dos sin que la po­li­cía lo es­cu­cha­ra.

El jue­ves di­jo Ro­drí­guez que en 2011, otros dos agen­tes fe­de­ra­les se le acer­ca­ron en Bo­go­tá, Co­lom­bia, di­cien­do que sa­bían que tra­ba­ja­ba pa­ra Guz­mán y que le di­je­ron que es­ta­ba “en se­rios pro­ble­mas”.

Ese mis­mo día, di­jo Ro­drí­guez, acep­tó con­ver­tir­se en un in­for­man­te del Go­bierno de EU. Du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, di­jo que ins­ta­ló un soft­wa­re de gra­ba­ción en la red de Guz­mán que en­via­ba au­to­má­ti­ca­men­te co­pias de las lla­ma­das del ca­po al FBI to­dos los días a la me­dia­no­che. Ro­drí­guez tam­bién le dio a la ofi­ci­na los nom­bres de usua­rio y las con­tra­se­ñas de las cuen­tas Fle­xiSPY de Guz­mán, per­mi­tien­do a los agen­tes leer, ca­si en tiem­po real, los tex­tos ín­ti­mos e in­cri­mi­na­to­rios que en­via­ba a sus pa­re­jas sen­ti­men­ta­les.

To­do es­to se vino aba­jo en 2012 cuan­do Ro­drí­guez in­ter­cep­tó una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en­tre dos de los her­ma­nos de Ci­fuen­tes en la que los es­cu­chó de­cir que ha­bían des­cu­bier­to que el técnico de ‘El Cha­po’ es­ta­ba tra­ba­jan­do con los es­ta­dou­ni­den­ses. Des­pués de huir a EU Ro­drí­guez di­jo que tu­vo una “cri­sis ner­vio­sa” en me­nos de un año. Fue hos­pi­ta­li­za­do y tra­ta­do con te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va.

IMA­GEN DEL jui­cio de El Cha­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.