SE OPO­NEN A MU­RO PRO­PIE­TA­RIOS DEL SUR DE TE­XAS

No per­mi­ti­rán el ac­ce­so del Go­bierno a sus pro­pie­da­des pa­ra son­deos, prue­bas del sue­lo, al­ma­ce­na­mien­to de equi­po..., ad­vier­ten due­ños de te­rre­nos en fran­ja fron­te­ri­za

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Nad­ya Ál­va­rez no quie­re te­ner na­da que ver con el mu­ro fron­te­ri­zo, pe­ro su acre de te­rreno en Rio Gran­de City, Te­xas, don­de ella vi­ve en una ca­sa co­lor ca­fé a lo lar­go de la lí­nea di­vi­so­ria en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, ha si­do de gran in­te­rés pa­ra el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se.

Ál­va­rez, jun­to con una do­ce­na de otros pro­pie­ta­rios en el Va­lle del Río Gran­de, re­ci­bie­ron sor­pre­si­vas car­tas del Go­bierno fe­de­ral en me­ses re­cien­tes, so­li­ci­tu­des de par­te de fun­cio­na­rios que bus­can ac­ce­so a su pro­pie­da­des pa­ra rea­li­zar son­deos, prue­bas del sue­lo, al­ma­ce­na­mien­to de equi­po y otras ac­cio­nes. Es­to es, se­gún abo­ga­dos y ex­per­tos, el pri­mer pa­so del Go­bierno in­ten­tan­do con­fis­car la pro­pie­dad pri­va­da uti­li­zan­do el po­der de la ex­pro­pia­ción —un con­tro­ver­sial pa­so que po­dría con­ver­tir­se en un di­fí­cil obs­tácu­lo le­gal pa­ra los pla­nes del pre­si­den­te Do­nald Trump de cons­truir cien­tos de mi­llas de mu­ro, al­gu­nas de las cua­les pa­san por te­rre­nos co­mo los de Ál­va­rez.

Otros in­ten­tos an­te­rio­res de ex­pro­pia­ción a lo lar­go de la fron­te­ra en Te­xas han con­lle­va­do a ba­ta­llas le­ga­les en las cor­tes que se han es­ta­do com­ba­tien­do por más de una dé­ca­da, al­gu­nas de las cua­les da­tan de la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush y aún no han si­do re­suel­tas. Mu­chos pro­pie­ta­rios, co­mo Ál­va­rez, es­tán dis­pues­tos a se­guir lu­chan­do.

Ál­va­rez se rehu­só a fir­mar la pa­pe­le­ría pa­ra con­ce­der el ac­ce­so a su pro­pie­dad, la cual he­re­dó de su abue­lo. Ella se pe­leó con su pa­dre por per­mi­tir que el go­bierno en­tra­ra a sus tie­rras. Y te­nía un men­sa­je pa­ra Trump, quien vi­si­tó McA­llen el jue­ves por la tar­de: No al mu­ro fron­te­ri­zo, una fra­se que ella que­ría es­cri­bir en la azo­tea de su ca­sa pa­ra que Trump pu­die­ra ver­la si so­bre­vo­la­ba por el lu­gar. Pe­ro de­ci­dió no ha­cer­lo de­bi­do a las llu­vias.

“Es­toy en con­tra del mu­ro por­que eso va ha­cer que me des­alo­jen”, di­jo Ál­va­rez, una maes­tra de pre­pa­ra­to­ria de 47 años.

Efrén C. Oli­va­res, di­rec­tor del pro­gra­ma ra­cial y jus­ti­cia eco­nó­mi­ca del Pro­yec­to a Fa­vor de los De­re­chos Ci­vi­les de Te­xas, di­jo que apro­xi­ma­da­men­te 100 pro­pie­ta­rios han re­ci­bi­do nue­vas car­tas del Go­bierno so­li­ci­tan­do ac­ce­so a la pro­pie­dad pri­va­da con el pro­pó­si­to de de­ter­mi­nar có­mo —y dón­de— el mu­ro po­dría ser cons­trui­do. Las car­tas son la pri­me­ra fa­se de un pro­ce­so que el Go­bierno uti­li­za en ca­sos de ex­pro­pia­ción, se­gún di­je­ron los abo­ga­dos y ex­per­tos in­vo­lu­cra­dos en es­tos ca­sos. Pri­me­ro el Go­bierno so­li­ci­ta ac­ce­so pa­ra rea­li­zar un son­deo del te­rreno, un pa­so con el cual los pro­pie­ta­rios por lo re­gu­lar es­tán de acuer­do. Si el te­rreno es apro­pia­do pa­ra el uso que el Go­bierno le quie­re dar, en­ton­ces se pro­ce­de a to­mar el te­rreno ya sea con­ven­cien­do a los pro­pie­ta­rios a que ven­dan o re­cu­rrir a las cor­tes pa­ra obli­gar­los a ven­der.

En una car­ta que uno de los ha­bi­tan­tes re­ci­bió del Go­bierno, una co­pia de la mis­ma fue pues­ta a dis­po­si­ción del Was­hing­ton Post, al pro­pie­ta­rio se le pi­dió que de­bía ofre­cer ac­ce­so “irre­vo­ca­ble”’ por 18 me­ses.

Los ha­bi­tan­tes del sur de Te­xas ya es­tán muy fa­mi­lia­ri­za­dos con es­ta lu­cha. Cuan­do Bush fir­mó la le­gis­la­ción del 2006 co­no­ci­da co­mo la Ley pa­ra una Cer­ca Se­gu­ra, au­to­ri­zan­do cien­tos de mi­llas de cer­ca­do a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, las ba­ta­llas en la cor­te pron­to se desata­ron en­tre la gen­te en la re­gión y el Go­bierno.

Pe­ro gran par­te de los te­rre­nos que la ad­mi­nis­tra­ción de Bush so­li­ci­tó ya eran pro­pie­dad del Go­bierno fe­de­ral, se­gún di­jo Ge­rald Dic­kin­son, pro­fe­sor asis­ten­te de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, quien se en­fo­ca en el uso de te­rre­nos y la ley cons­ti­tu­cio­nal. El mu­ro que Trump quie­re cons­truir se­rá al­go muy dis­tin­to, di­jo.

“Va a ser un mu­ro co­lin­dan­te a lo lar­go de to­da la fron­te­ra del su­r­oes­te, es­ta­mos ha­blan­do de una con­fis­ca­ción ma­si­va de pro­pie­dad pri­va­da”, di­jo. La ma­yo­ría de la gen­te, di­jo, no es­tá dis­pues­ta a vo­lun­ta­ria­men­te en­tre­gar sus tie­rras, in­clu­so a un pre­cio jus­to del mer­ca­do, obli­gan­do al Go­bierno a re­cu­rrir a las cor­tes pa­ra ob­te­ner­las. “Es­ta­mos ha­blan­do de mi­les y mi­les de pro­ce­di­mien­tos de ex­pro­pia­ción que ten­drán que ser aten­di­dos por las cor­tes fe­de­ra­les de los dis­tri­tos en Te­xas por la ma­yor par­te, pe­ro tam­bién en lu­ga­res co­mo Ari­zo­na y Nue­vo Mé­xi­co”.

Oli­va­res di­jo que ha­bía 334 de­man­das de ex­pro­pia­ción que fue­ron pre­sen­ta­das en el sur de Te­xas du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Bush; apro­xi­ma­da­men­te de 60 a 70 ca­sos aún si­guen pen­dien­tes des­de ha­ce una dé­ca­da, mu­chos de es­tos en re­la­ción a mon­tos de di­ne­ro que aún no han si­do pa­ga­dos.

El Pro­yec­to a Fa­vor de los De­re­chos Ci­vi­les de Te­xas es­tá in­ten­tan­do de ha­cer­le sa­ber a la gen­te que no de­ben fir­mar pa­ra con­ce­der el ac­ce­so a sus tie­rras. Es­tán pa­san­do puer­ta por puer­ta en al­gu­nos ve­cin­da­rios, ha­cién­do­les sa­ber a las per­so­nas sus de­re­chos, y es­tán trans­mi­tien­do anun­cios di­gi­ta­les en las es­ta­cio­nes de ra­dio lo­ca­les. Tam­bién pla­nean rea­li­zar reunio­nes al es­ti­lo del ayun­ta­mien­to.

“Si us­ted no cuen­ta con un abo­ga­do, sim­ple­men­te va a ser in­du­ci­do a ha­cer al­go que us­ted no quie­re”, di­jo Oli­va­res. “No­so­tros que­re­mos ase­gu­rar­nos que es­to no su­ce­da”.

Pe­ro hay cier­tos obs­tácu­los pa­ra ha­cer­le fren­te al Go­bierno, di­jo, y las cor­tes por lo re­gu­lar to­man par­ti­do con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les cuan­do un de­co­mi­so se re­la­cio­na con la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Una op­ción es un jui­cio an­te un ju­ra­do, pe­ro eso pue­de to­mar me­ses o años pa­ra com­ple­tar­se, y no ne­ce­sa­ria­men­te de­tie­ne al Go­bierno de to­mar las tie­rras, di­jo. Cuan­do se per­mi­te un de­co­mi­so, los pro­pie­ta­rios pue­den dispu­tar el mon­to de di­ne­ro que se les ofre­ce, pe­ro Oli­va­res di­jo que el go­bierno por lo re­gu­lar pre­sen­ta una mo­ción di­cién­do­le a la cor­te que pa­ga­rá lo que sea que el tri­bu­nal de­ter­mi­ne que es una can­ti­dad jus­ta, pe­ro tam­bién ar­gu­men­tan que ne­ce­si­tan ac­ce­so in­me­dia­to a los te­rre­nos.

La ad­mi­nis­tra­ción de Trump, di­jo, ha pre­sen­ta­do 10 ó 12 ca­sos con­tra pro­pie­ta­rios en el sur de Te­xas pi­dien­do ac­ce­so a los te­rre­nos pa­ra rea­li­zar prue­bas del sue­lo y to­mar me­di­das.

“To­do es en an­ti­ci­pa­ción a que las tie­rras sean to­ma­das”, di­jo.

Trump por mu­cho tiem­po ha de­fen­di­do el uso de la ex­pro­pia­ción, el cual in­vo­có en una oca­sión —sin éxi­to al­guno— al in­ten­tar obli­gar a una mu­jer viu­da de Nue­va Jer­sey a que de­ja­ra su ca­sa en Atlan­tic City, di­cien­do que “sin la ex­pro­pia­ción, us­te­des no ten­drían au­to­pis­tas”. La Au­to­ri­dad de Desa­rro­llo Ur­bano y Ca­si­nos de Atlan­tic City en­vió a la mu­jer una no­ti­fi­ca­ción ofre­cién­do­le 250 mil dó­la­res por su pro­pie­dad y ame­na­zó con re­cu­rrir a la ex­pro­pia­ción. Trump in­ten­ta­ba cons­truir un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra li­mo­si­nas al la­do de su ca­sino Trump Pla­za.

Una cor­te de Nue­va Jer­sey fa­lló en con­tra de Trump y la au­to­ri­dad. La pro­pie­ta­ria de la ca­sa pos­te­rior­men­te se mu­dó a Ca­li­for­nia y su ca­sa fue ven­di­da en una subasta y lue­go de­mo­li­da —el lo­te bal­dío aún es­tá va­can­te en la par­te tra­se­ra del cas­ca­rón del aho­ra ce­rra­do ca­sino Pla­za.

Des­de que asu­mió la Pre­si­den­cia, Trump ha se­gui­do apo­yan­do la ex­pro­pia­ción, y la se­ma­na pa­sa­da se re­fi­rió a la mis­ma co­mo “un pro­ce­so jus­to” y “muy ne­ce­sa­rio”. Los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les pri­me­ra­men­te in­ten­tan lle­gar a un acuer­do con los pro­pie­ta­rios. Se­gún Trump, pe­ro si eso no fun­cio­na, “no­so­tros to­ma­mos las tie­rras y les pa­ga­mos por me­dio de un pro­ce­so en la cor­te —el cual se rea­li­za con ra­pi­dez. Y so­mos muy ge­ne­ro­sos. Pe­ro to­ma­mos las tie­rras”.

El go­bierno in­ten­tó ha­cer jus­ta­men­te eso des­pués de que Bush fir­mó la Ley pa­ra una Cer­ca Se­gu­ra, y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un asun­to con el que las au­to­ri­da­des tu­vie­ron que li­diar, de acuer­do con un re­por­te del 2009 del ins­pec­tor ge­ne­ral del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

“Ga­nar los de­re­chos de ac­ce­so y ad­qui­rir las pro­pie­da­des que no son del Go­bierno fe­de­ral ha de­mo­ra­do la cons­truc­ción de la cer­ca y po­dría lle­gar a in­cre­men­tar el cos­to, re­ba­san­do in­clu­so el fi­nan­cia­mien­to que es­ta­ría dis­po­ni­ble, “se­gún es­cri­bió el gru­po vi­gi­lan­te, des­cri­bien­do el ac­to de apo­de­rar­se de las pro­pie­da­des co­mo “un cos­to­so pro­ce­so que to­ma­ría mu­cho tiem­po en rea­li­zar­se”.

La Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za no res­pon­dió a pre­gun­tas so­bre las car­tas en­via­das a los pro­pie­ta­rios, quie­nes han re­ci­bi­do car­tas tan­to del Cuer­po de In­ge­nie­ros del Ejér­ci­to co­mo de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za, de­pen­den­cia que se­gún di­jo en una car­ta en­via­da a un habitante que desea te­ner ac­ce­so a la pro­pie­dad pa­ra ren­dir apo­yo “a la in­fra­es­truc­tu­ra fron­te­ri­za au­to­ri­za­da por el Con­gre­so en la apro­pia­ción del año fis­cal del 2019” y otros pro­yec­tos.

En­tre aque­llos en la cor­te que lu­chan con­tra el Go­bierno se in­clu­ye la Dió­ce­sis Ca­tó­li­ca Ro­ma­na de Browns­vi­lle, Te­xas, la cual es­tá im­pug­nan­do una so­li­ci­tud pa­ra son­dear las tie­rras en don­de se ubi­ca la ca­pi­lla La Lo­mi­ta, un pe­que­ña igle­sia que fue cons­trui­da ha­ce más de 150 años don­de se rea­li­zan mi­sas, bo­das y fu­ne­ra­les y una pro­ce­sión en Do­min­go de Ra­mos que to­ma lu­gar ca­da año.

Mary McCord, ex fun­cio­na­ria del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia que aho­ra tra­ba­ja en el ca­so de la dió­ce­sis, di­jo que el obis­po Da­niel Flo­res cree que si per­mi­te que el go­bierno ac­ce­da a la pro­pie­dad se­ría un im­plí­ci­to apo­yo a per­mi­tir que el mis­mo se apo­de­re de las tie­rras. Eso, di­jo, se­ría una vio­la­ción a las creen­cias re­li­gio­sas y a la doc­tri­na ca­tó­li­ca. Apo­de­rar­se de las tie­rras pa­ra cons­truir un mu­ro, di­jo McCord, im­pli­ca un sus­tan­cial obs­tácu­lo al ejer­ci­cio de la re­li­gión, y el go­bierno no ha ar­ti­cu­la­do una ra­zón con­vin­cen­te pa­ra jus­ti­fi­car su ne­ce­si­dad de cons­truir un mu­ro en di­cho lu­gar.

Una per­so­na no pue­de ser obli­ga­da, di­jo McCord, “a par­ti­ci­par en al­go que vio­la sus más que fir­mes creen­cias re­li­gio­sas”.

El Go­bierno pre­sen­tó una mo­ción pa­ra el de­re­cho de en­trar a la pro­pie­dad por el trans­cur­so de un año pa­ra ha­cer un son­deo de los te­rre­nos. Una au­dien­cia es­tá pro­gra­ma­da pa­ra fe­bre­ro.

Ál­va­rez tam­bién se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra una ba­ta­lla le­gal, y es­tá lis­ta pa­ra pro­te­ger lo que es de ella y pa­ra lu­char con­tra lo que ella cree que se tra­ta de un pro­ce­so in­jus­to. Ella sien­te que los po­lí­ti­cos en Was­hing­ton no en­tien­den el mo­do de vi­da en el Va­lle del Río Gran­de, don­de los ha­bi­tan­tes cru­zan las fron­te­ras in­ter­na­cio­na­les con re­gu­la­ri­dad y re­co­rren los bos­ques a los lar­go de la fron­te­ra. Y ella no quie­re aban­do­nar su ho­gar.

“Creo que ellos asu­men que so­mos ig­no­ran­tes… Nos di­cen, ‘Fir­me o le qui­ta­mos to­do’”, di­jo. “Es­ta es mi ca­sa”.

Es la pri­me­ra fa­se de un pro­ce­so en ca­sos de ex­pro­pia­ción: abo­ga­dos y ex­per­tos

apro­xi­ma­da­men­te 100 pro­pie­ta­rios re­ci­bie­ron car­tas del go­bierno fe­de­ral

nad­ya al­va­rez rehu­só a fir­mar pe­ti­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.