En crisis, pro­ble­ma de in­di­gen­cia aquí

Cam­bios en prio­ri­da­des fe­de­ra­les mi­nan ser­vi­cios, afir­man

El Diario de El Paso - - PORTADA - (Mar Avey­tia)

Di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les que brin­dan ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad de per­so­nas sin ho­gar die­ron a co­no­cer el es­ta­do de crisis que en­fren­ta es­ta ciu­dad por el al­to nú­me­ro de per­so­nas in­di­gen­tes de­bi­do a la con­ti­nua dis­mi­nu­ción de re­cur­sos por par­te del Go­bierno fe­de­ral, y la nu­la par­ti­ci­pa­ción de la Ciu­dad y el Con­da­do.

El Fo­ro de Edu­ca­ción de Jus­ti­cia So­cial, que fue rea­li­za­do ayer por la tar­de en la Ga­le­ría Maud Su­lli­van de la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de El Pa­so, con­tó con la par­ti­ci­pa­ción del di­rec­tor del Cen­tro de Opor­tu­ni­dad pa­ra In­di­gen­tes, Ray Tu­llius; la di­rec­to­ra ope­ra­ti­va de la Casa Rey­nolds, que brin­da apo­yo a mu­je­res sin ho­gar con hi­jos pe­que­ños, Emily Mor­gan; y Lin­da Ve­lar­de, di­rec­to­ra de Vi­lla Ma­ría, un al­ber­gue es­pe­cial pa­ra mu­je­res sol­te­ras con hi­jos y que son víc­ti­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca.

“Es­ta­mos en un es­ta­do de crisis pues­to que el Go­bierno fe­de­ral de­jó de fi­nan­ciar­nos”, di­jo Tu­lluis.

Tu­llius di­jo que en un prin­ci­pio el Go­bierno fe­de­ral hi­zo el com­pro­mi­so de ayu­dar a es­ta ciu­dad a crear una red com­pren­si­va de ser­vi­cios pa­ra las per­so­nas sin ho­gar pe­ro lue­go cam­bió de opi­nión.

“Des­de ha­ce cua­tro años he­mos de­ja­do de re­ci­bir 900 mil dó­la­res por año y de­sa­for­tu­na­da­men­te cien­tos de per­so­nas en es­ta ciu­dad con­ti­núan ca­yen­do en la in­di­gen­cia por di­ver­sas ra­zo­nes”, ex­pli­có.

El fo­ro fue mo­de­ra­do por la Dra. Eva Mo­ya, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo So­cial de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so.

El di­rec­tor del Cen­tro de Opor­tu­ni­dad pa­ra In­di­gen­tes –quien tam­bién ha­bló so­bre su experiencia co­mo un ex in­di­gen­te que aho­ra di­ri­ge una ca­de­na de al­ber­gues lo­ca­les– men­cio­nó que “la in­di­gen­cia cam­bió mi vi­da des­de ha­ce 30 años, ya que en ese en­ton­ces era un mun­do duro y sin pie­dad pa­ra las per­so­nas vi­vien­do en la ca­lle, ha­bía muy po­cas opor­tu­ni­da­des, y de­sa­for­tu­na­da­men­te creo que de nue­va cuen­ta es­ta­mos ca­yen­do en el mis­mo círcu­lo vi­cio­so de ha­ce años”, ex­pli­có Tu­llius.

Agre­gó que pe­se a di­ver­sos es­fuer­zos por tra­tar de eli­mi­nar el pro­ble­ma de in­di­gen­cia en es­ta co­mu­ni­dad el flu­jo de per­so­nas vi­vien­do en las ca­lles se ha man­te­ni­do cons­tan­te, en­tre mil 300 y mil 400 al año, 300 de ellas me­no­res de edad.

“Lo que nos ayu­dó a crear una red de ser­vi­cios pa­ra los in­di­gen­tes aho­ra no exis­te”, se­ña­ló. Es­to de­bi­do a que en el año 2015, el De­par­ta­men­to de Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano de­jó de creer que la so­lu­ción a la in­di­gen­cia es fi­nan­ciar al­ber­gues re­si­den­cia­les de cor­to, me­diano, y lar­go pla­zo o vi­vien­da de tran­si­ción.

“Aho­ra quie­ren que una per­so­na que lle­gue a un al­ber­gue a pe­dir ayu­da sal­ga a re­in­te­grar­se con tra­ba­jo y vi­vien­da sus­ten­ta­ble en só­lo 90 días, al­go que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas, men­ta­les, y de edad de mu­chos de los in­di­gen­tes”, aña­dió el di­rec­tor del Cen­tro de Opor­tu­ni­dad.

Por su par­te la di­rec­to­ra del Pro­gra­ma Vi­lla Ma­ría, quien pro­por­cio­na un cuar­to con un ba­ño y otros ser­vi­cios so­cia­les a mu­je­res sol­te­ras con hi­jos, y que se en­cuen­tra ubi­ca­do en el Cen­tro de es­ta ciu­dad, in­di­có que el pa­no­ra­ma pa­ra ellos es más de­vas­ta­dor.

“No­so­tros per­di­mos to­dos los fon­dos por­que so­mos un pro­gra­ma de vi­vien­da de tran­si­ción y por eso aho­ra re­cu­rri­mos a di­ver­sos fon­dos de fi­nan­cia­mien­to pe­ro so­bre to­do a nues­tros do­nan­tes más lea­les”, di­jo Lin­da Ve­lar­de.

“Los al­ber­gues es­tán ce­rran­do y es­tá con­vir­tién­do­se en al­go más di­fí­cil pro­por­cio­nar los ser­vi­cios que las per­so­nas ne­ce­si­tan”, aña­dió.

Ve­lar­de di­jo que su pro­gra­ma se es­tá en­fo­can­do en re­ubi­ca­ción de vi­vien­da rá­pi­da, un pro­gra­ma que pa­ga por un de­par­ta­men­to du­ran­te 3 me­ses y has­ta dos años. Sin em­bar­go, és­te no se en­fo­ca en apo­yar a que las mu­je­res ob­ten­gan los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan de­jar la in­di­gen­cia en el pa­sa­do.

“Otros ser­vi­cios que an­tes pro­por­cio­ná­ba­mos co­mo cla­ses de in­glés, de compu­tado­ras, o de apo­yo cons­tan­te pa­ra iden­ti­fi­car la raíz de su pro­ble­ma y que pue­dan le­van­tar­se de ese gol­pe tan duro, aho­ra son casi inexis­ten­tes”, aña­dió.

Los pa­ne­lis­tas in­di­ca­ron que es im­pe­ra­ti­vo que tan­to el go­bierno de la Ciu­dad co­mo el del Con­da­do in­ter­ven­gan en es­ta si­tua­ción ya que el pro­ble­ma de la pér­di­da de di­ne­ro en la co­mu­ni­dad es gran­de.

“El pro­ble­ma de la in­di­gen­cia tie­ne mu­chas ca­ras, per­so­nas con pro­ble­mas men­ta­les y fí­si­cos, po­bre­za, vio­len­cia do­més­ti­ca y se­xual, en­fer­me­da­des cró­ni­cas, etc.” di­jo Ve­lar­de.

“Es ne­ce­sa­rio que las per­so­nas se in­vo­lu­cren, que de­jen a un la­do los es­te­reo­ti­pos pues­to que las per­so­nas in­di­gen­tes son igua­les a no­so­tros”, con­clu­yó.

Los pa­ne­lis­tas hi­cie­ron un lla­ma­do a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral y em­pre­sa­rial pa­ra que juntos re­suel­van el pro­ble­ma de in­di­gen­cia que pu­die­ra con­ver­tir­se en una crisis en es­ta co­mu­ni­dad.

per­So­nAS Sin ho­gar re­ci­ben ali­men­tos en re­fu­gios lo­ca­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.