Dro­gas no cru­zan por zo­nas abier­tas de la fron­te­ra: tra­fi­can­tes

El Diario de El Paso - - CLIMA - Agen­cias

Nue­va York – La ma­yo­ría de las dro­gas se tra­fi­can ha­cia Es­ta­dos Uni­dos a bor­do de bar­cos de pes­ca, tre­nes, trac­to ca­mio­nes y au­to­mó­vi­les or­di­na­rios que in­gre­san al país a tra­vés de puer­tos le­ga­les de en­tra­da, de acuer­do con ex in­te­gran­tes del cár­tel que han ates­ti­gua­do du­ran­te el jui­cio del lí­der nar­co­tra­fi­can­te Jo aquín‘ El Cha­po’ Guz­mán, re­por­tó CNN.

Va­rios miem­bros del cár­tel han ates­ti­gua­do uti­li­zar tú­ne­les sub­te­rrá­neos. Pe­ro nin­guno ha ma­ni­fes­ta­do ha­ber in­ter­na­do a Es­ta­dos Uni­dos dro­gas por las sec­cio­nes de la fron­te­ra don­de no hay mu­ro.

El tes­ti­mo­nio tie­ne lu­gar en un mo­men­to cuan­do el pre­si­den­te Do­nald Trump ar­gu­men­ta que el mu­ro fron­te­ri­zo con­tri­bui­ría a po­ner al­to al flu­jo de dro­gas que lle­ga a Es­ta­dos Uni­dos.

Du­ran­te el año fis­cal 2018 la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za in­cau­tó 480 mil li­bras (casi 21 to­ne­la­das con 745 ki­lo­gra­mos) de es­tu­pe­fa­cien­tes en­tre los puer­tos de en­tra­da de la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co, in­for­mó la vo­ce­ra del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na Ka­tie Wald­man. Pe­ro la de­pen­den­cia no ha pro­por­cio­na­do da­tos en torno a la can­ti­dad de dro­gas que las au­to­ri­da­des han decomisado en los cruces fron­te­ri­zos le­ga­les.

Una por­ta­voz de la Agen­cia An­dro­gas, Mary Bran­den­ber­ger, di­jo no po­der ofre­cer mayor in­for­ma­ción de­bi­do a la fal­ta de fon­dos por el pa­ro par­cial de ope­ra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

En el ca­so de Guz­mán, los pro­pios tes­ti­gos del Go­bierno —mu­chos de ellos ex co­la­bo­ra­do­res del cár­tel mexicano— ates­ti­gua­ron ha­ber em­pe­za­do a uti­li­zar los puer­tos le­ga­les de en­tra­da pa­ra in­ter­nar dro­gas al país lue­go de que el Go­bierno to­ma­ra me­di­das más se­ve­ras con­tra los tú­ne­les por don­de tra­fi­ca­ban.

El ex lí­der de al­to ran­go del Cár­tel de Si­na­loa Je­sús Zam­ba­da Gar­cía di­jo que des­de finales de los años 80 has­ta prin­ci­pios de los 90, el 95 por cien­to de la co­caí­na se tras­la­da­ba a Es­ta­dos Uni­dos me­dian­te al­gún túnel de la fron­te­ra de Ari­zo­na con Mé­xi­co. Pe­ro con­for­me la po­li­cía em­pe­zó a de­tec­tar y ce­rrar los tú­ne­les, los di­rec­ti­vos del cár­tel ca­na­li­za­ron de otra ma­ne­ra el flu­jo de dro­gas pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

Los trac­to­ca­mio­nes eran, y si­guen sien­do, un mé­to­do po­pu­lar de tra­fi­car dro­gas. En al­gu­nos de los ca­mio­nes se ins­ta­la un ‘pi­so do­ble’ que po­see com­par­ti­men­tos se­cre­tos. Otros se lle­nan con pro­duc­tos, co­mo la­tas gran­des de chi­le, que con­tie­nen are­na al­re­de­dor de un pa­que­te ci­lín­dri­co de co­caí­na. Si las au­to­ri­da­des los agi­tan, el are­na ha­ce que los bo­tes sue­nen co­mo si aden­tro es­tu­vie­ran mo­vién­do­se los chi­les.

El so­brino de Zam­ba­da Gar­cía, Vi­cen­te Zam­ba­da, ates­ti­guó que con fre­cuen­cia las dro­gas se co­lo­ca­ban en ‘cla­vos’ —com­par­ti­men­tos ocul­tos en los au­to­mó­vi­les— y se cru­za­ban por los puer­tos le­ga­les de en­tra­da.

“Se con­tra­ta­ba a fa­mi­lias me­xi­ca­nas pa­ra que pa­sa­ran la fron­te­ra en Juá­rez ma­ne­jan­do ca­rros con com­par­ti­men­tos se­cre­tos, a ve­ces tres o cua­tro ve­ces dia­rias”, se­ña­ló.

Tam­bién hu­bo un tiem­po cuan­do el cár­tel de Si­na­loa man­da­ba en tren la dro­ga a Es­ta­dos Uni­dos.

En di­ciem­bre Tir­so Mar­tí­nez Sán­chez ates­ti­guó que en­tre el 2000 y el 2003, tra­fi­có en­tre 30 y 50 to­ne­la­das de co­caí­na po­nien­do com­par­ti­men­tos fal­sos en los ex­tre­mos de los va­go­nes cis­ter­na. Mar­tí­nez di­jo que la co­caí­na se echa­ba en bol­sas se­lla­das al va­cío a las que se en­vol­vía con plás­ti­co y lue­go se un­ta­ba gra­sa pa­ra en­ga­ñar a los pe­rros po­li­cía.

Otro mé­to­do que los tes­ti­gos men­cio­na­ron en sus tes­ti­mo­nios ha­ber usa­do son los bar­cos pes­que­ros y otras em­bar­ca­cio­nes. De he­cho, se cree que el pro­pio Guz­mán fue in­ter­cep­ta­do en­vian­do a una mujer men­sa­jes en los cua­les le pe­día en­con­trar al­guien ‘dis­pues­to a ir a pes­car’, o en­con­trar­se a cien­tos de millas de la cos­ta es­ta­dou­ni­den­ses con un bar­co lleno de dro­gas y lle­var­las a tie­rra en una em­bar­ca­ción pes­que­ra.

Más re­cien­te­men­te, los cár­te­les han di­se­ña­do ‘se­mi­su­mer­gi­bles’ —em­bar­ca­cio­nes si­mi­la­res a los sub­ma­ri­nos, pe­ro que se des­li­zan por en­ci­ma de la su­per­fi­cie del agua a fin de evi­tar ser de­tec­ta­dos por la Guar­dia Cos­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Tra­fi­car dro­gas por los puer­tos le­ga­les de en­tra­da es arries­ga­do. Pe­ro los cár­te­les in­ten­ta­ban re­du­cir sus pér­di­das en­vian­do can­ti­da­des lo bas­tan­te gran­des co­mo pa­ra que, aun si se de­co­mi­sa­ba una par­te, el res­to pu­die­ra cru­zar.

Fue la men­ta­li­dad que ex­pli­có en el juz­ga­do el lí­der nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano Juan Car­los ‘Chu­pe­ta’ Ra­mí­rez, quien en los años 90 co­la­bo­ró con Guz­mán y hoy se ha­lla pre­so.

El tra­ba­jo de Guz­mán era in­ter­nar a Es­ta­dos Uni­dos los car­ga­men­tos que Ra­mí­rez en­via­ba por avión a Mé­xi­co.

En cuan­to Guz­mán per­fec­cio­nó sus mé­to­dos pa­ra tra­fi­car pron­to los es­tu­pe­fa­cien­tes a Es­ta­dos Uni­dos, di­jo Ra­mí­rez, qui­so más.

“Me di­jo que le man­da­ra el mayor nú­me­ro de avio­nes que pu­die­ra”, ates­ti­guó Ra­mí­rez.

La ma­yo­ría son trans­por­ta­das en bar­cos de pes­ca, tre­nes, trac­to­ca­mio­nes y au­to­mó­vi­les, afir­man

JoA­QUÍn GUZ­mÁn, cuan­do fue ex­tra­di­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.