• EN LA CA­LLE,

El Diario de El Paso - - PORTADA -

ven­den ro­pa de Ma­ke Ame­ri­ca Great Again

La gen­te que ca­mi­na por el puen­te Pa­so del Nor­te que une a es­ta ciu­dad fron­te­ri­za del oes­te de Te­xas con Mé­xi­co pue­de ver en tiem­po real có­mo va cre­cien­do el mu­ro pro­mo­vi­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump. Tra­ba­ja­do­res en guar­da­pol­vos fluo­res­cen­tes ca­van zan­jas, echan cemento lí­qui­do y le­van­tan blo­ques de me­tal de ca­si 6 me­tros (18 pies) de al­tu­ra pa­ra re­em­pla­zar ca­pas de cer­cos con alam­bra­do de púas en la par­te al­ta a lo lar­go del Río Gran­de, que ge­ne­ral­men­te ape­nas es más fuer­te que un cho­rri­to.

La ma­yo­ría de las más de 70 mil per­so­nas que a dia­rio cru­zan le­gal­men­te cua­tro puen­tes de ciu­da­des –pa­ra ha­cer com­pras, ir a la es­cue­la y tra­ba­jar– no ha­ce ca­so a la cons­truc­ción en el me­ro Cen­tro de la ciu­dad. Pe­ro ha­ce unos días, un hom­bre se de­tu­vo, se­ña­ló al lu­gar y sim­ple­men­te di­jo: “Trump”.

En su dis­cur­so del Es­ta­do de la Unión, el pre­si­den­te di­jo que una “po­de­ro­sa ba­rre­ra” ha­bía re­du­ci­do el ín­di­ce cri­men y trans­for­ma­do a El Pa­so de una de las ciu­da­des más pe­li­gro­sas del país a una de las más se­gu­ras. El man­da­ta­rio rea­li­za­rá aquí un mi­tin el lu­nes pa­ra mos­trar por qué es­tá exi­gien­do que se cons­tru­ya un to­tal de más de 160 ki­ló­me­tros (100 mi­llas) de nue­vos mu­ros a lo lar­go de la fron­te­ra de ca­si 3 mil 100 ki­ló­me­tros (mil 900 mi­llas), lo cual cos­ta­ría 5 mil 700 mi­llo­nes de dó­la­res. De­mó­cra­tas y al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so se opo­nen al pe­di­do del pre­si­den­te.

Pe­ro mu­chas per­so­nas en es­ta ciu­dad de de­sier­tos con ven­tis­cas y sal­sa pi­can­te re­sien­ten la idea de con­ver­tir a su ve­cin­da­rio en el sím­bo­lo del mu­ro fron­te­ri­zo. La ciu­dad ha te­ni­do ba­rre­ras fron­te­ri­zas du­ran­te dé­ca­das, pe­ro no es se­gu­ra por eso, di­cen.

Con una po­bla­ción de unos 800 mil, El Pa­so ya te­nía uno de los más ba­jos ín­di­ces de crí­me­nes vio­len­tos en Es­ta­dos Unidos. Eso pe­se a es­tar ubi­ca­da al otro la­do de la fron­te­ra de Ciu­dad Juá­rez, Mé­xi­co, pla­ga­da de vio­len­cia de­ri­va­da de las dro­gas.

Ellos di­cen que El Pa­so es la en­car­na­ción del es­pí­ri­tu trans­fron­te­ri­zo y tras­cien­de fron­te­ras en vez de pro­bar que ne­ce­si­ta más ba­rre­ras.

“Los más ri­cos de los ri­cos, los más po­bres de los po­bres, to­dos te­ne­mos di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des pa­ra cru­zar, y la gen­te cru­za to­dos los días”, di­jo el con­ce­jal de El Pa­so Pe­ter Svarz­bein.

El Pa­so de­ja no­tar los sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos que la fron­te­ra ins­pi­ra. In­clu­so Be­to O’Rour­ke, na­tu­ral de El Pa­so y ex con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta que aho­ra es­tá so­pe­san­do si es que se pos­tu­la a la pre­si­den­cia, di­ce que las ba­rre­ras son inevi­ta­bles pe­ro que el pe­di­do de Trump pa­ra ex­ten­der el mu­ro es una “re­tó­ri­ca cí­ni­ca de gue­rra, de in­va­sio­nes, pa­ra ate­mo­ri­zar”.

O’Rour­ke ayu­da­rá a en­ca­be­zar una mar­cha en la tar­de del lu­nes pa­ra opo­ner­se al mu­ro con do­ce­nas de gru­pos cí­vi­cos lo­ca­les de his­pa­nos y de de­re­chos hu­ma­nos al mis­mo tiem­po que Trump rea­li­za­rá un mi­tin. Los or­ga­ni­za­do­res es­pe­ran que mi­les de per­so­nas asis­tan al even­to.

“Mien­tras que al­gu­nos in­ten­tan sem­brar el mie­do y la pa­ra­noia, es­par­cien­do men­ti­ras y una fal­sa na­rra­ti­va so­bre la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Unidos y Mé­xi­co y pa­ra exi­gir que se cons­tru­ya un mu­ro de 2 mil mi­llas a lo lar­go de la mis­ma en una épo­ca en la que se cuen­ta con una se­gu­ri­dad ré­cord, El Pa­so se uni­rá pa­ra una mar­cha y ce­le­bra­ción que pon­drá én­fa­sis en la ver­dad”, se­gún di­jo O’Rour­ke en un co­mu­ni­ca­do.

Por si­glos só­lo el po­co pro­fun­do Río Gran­de se­pa­ra­ba a El Pa­so de Juá­rez. Pe­ro los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en Mé­xi­co du­ran­te la dé­ca­da de los se­ten­tas die­ron pie a un in­cre­men­to en el flu­jo de in­mi­gran­tes que cru­za­ban ha­cia Es­ta­dos Unidos, ins­tan­do al Con­gre­so a apro­bar la cons­truc­ción de una cer­ca de ma­lla ci­cló­ni­ca aquí y en San Die­go, la cual lle­gó a ser co­no­ci­da co­mo la “Cor­ti­na de las Tor­ti­llas”. Más ba­rre­ras fue­ron agre­ga­das en los no­ven­tas y en el 2006.

La reac­ción del pú­bli­co a las me­di­das de se­gu­ri­dad fue po­si­ti­va en al­gu­nos ve­cin­da­rios de­bi­do a que ayu­da­ron a re­du­cir el va­ga­bun­deo y los de­li­tos me­no­res. Pe­ro mu­chos ha­bi­tan­tes aho­ra se que­jan de que las de­man­das de Trump han ido de­ma­sia­do le­jos, ha­cien­do pa­re­cer que su ciu­dad es una zo­na de gue­rra, lo cual los ofen­de tan­to a ellos co­mo a la gen­te que vi­ve en Mé­xi­co.

“La fron­te­ra flu­ye, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo cul­tu­ral­men­te”, di­jo Ce­sar Blan­co, un le­gis­la­dor de­mó­cra­ta que vi­ve a so­lo un ti­ro de pie­dra del mu­ro. “So­mos una co­mu­ni­dad bi­na­cio­nal”.

Aque­llos que vi­ven cer­ca del mu­ro di­cen que aho­ra muy po­ca gen­te es­ca­la las ba­rre­ras. En el año fis­cal del 2017, al­re­de­dor de 25 mil per­so­nas fue­ron aprehen­di­das en el sec­tor de El Pa­so por la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, muy por de­ba­jo de las más de 122 mil que se re­gis­tra­ron en el año fis­cal del 2006.

En lu­gar de ello, aque­llos que cru­zan de ma­ne­ra ile­gal aho­ra tien­den a ha­cer­lo fue­ra de la ciu­dad en los de­so­la­dos de­sier­tos. Los de­mó­cra­tas ar­gu­men­tan que sen­so­res elec­tró­ni­cos y pa­tru­lla­jes son más efec­ti­vos pa­ra la adi­cio­nal se­gu­ri­dad en la fron­te­ra.

Exi­gir que se cons­tru­yan mu­ros ca­da vez más gran­des se ha con­ver­ti­do en “el sím­bo­lo su­pre­mo del ra­cis­mo”, di­jo Fer­nan­do García; di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Red Fron­te­ri­za pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos en El Pa­so. “Ob­via­men­te ha­brá gen­te que asis­ti­rá a es­te mi­tin”, se­gún di­jo so­bre Trump, pe­ro “él no pue­de men­tir so­bre no­so­tros”.

Sin em­bar­go, mu­chos re­pu­bli­ca­nos in­sis­ten que el ba­jo ín­di­ce en la de­lin­cuen­cia no es una coin­ci­den­cia.

“Hay ti­ro­teos con re­gu­la­ri­dad cer­ca de la fron­te­ra, y el pe­li­gro del nar­co­trá­fi­co”, di­jo re­cien­te­men­te el con­gre­sis­ta elec­to re­pu­bli­cano Chip Roy, quien re­pre­sen­ta al dis­tri­to en­tre Aus­tin y San Antonio. “Las bue­nas no­ti­cias es que po­de­mos fre­nar es­to”, di­jo Roy en un co­rreo elec­tró­ni­co pós­tu­mo al in­for­me pre­si­den­cial en apo­yo al mu­ro de Trump.

El re­por­te de de­lin­cuen­cia del FBI mues­tra que la ci­fra anual de El Pa­so de crí­me­nes vio­len­tos re­por­ta­dos anual­men­te ca­yó de ca­si 5 mil en 1995 a al­re­de­dor de 2 mil 700 en el 2016. Pe­ro eso co­rres­pon­de con de­cli­ves si­mi­la­res en el nú­me­ro de crí­me­nes vio­len­tos co­me­ti­dos a ni­vel na­cio­nal e in­clu­ye mo­men­tos en los que los ín­di­ces de de­lin­cuen­cia de la ciu­dad de he­cho se in­cre­men­ta­ron año con año, a pe­sar de las nue­vas ba­rre­ras y mu­ros.

Las enor­mes ba­rre­ras no evi­tan que Juá­rez pa­rez­ca sim­ple­men­te otro ve­cin­da­rio en El Pa­so. Des­de mu­chos lu­ga­res, uno pue­de ver au­to­bu­ses ur­ba­nos re­co­rrer las ca­lles al otro la­do de la fron­te­ra y se pue­den leer los se­ña­la­mien­tos en co­lor ver­de que mar­can los nom­bres en es­pa­ñol de las ar­te­rias prin­ci­pa­les de la ciu­dad. Al­gu­nos edi­fi­cios de unos cuan­tos pi­sos de al­to en El Pa­so, ofre­cen sor­pren­den­tes vis­tas de la zo­na cen­tro de Juá­rez.

La ca­sa de una so­la plan­ta de Mic­kie Su­bia en el his­tó­ri­co ve­cin­da­rio de Chihuahui­ta se ubi­ca a so­lo unos pa­sos de la ba­rre­ra, y des­de ahí se pue­de ver Mé­xi­co a tra­vés del cer­ca­do me­tá­li­co. Ella di­jo que el mu­ro no la ha­ce sen­tir más se­gu­ra.

“No te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma con la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za”, di­jo Su­bia. “Tam­po­co te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma con cual­quie­ra que ven­ga de Mé­xi­co.”

Dee Mar­go, el al­cal­de de El Pa­so, tui­teó des­pués del in­for­me pre­si­den­cial que su ciu­dad “NUN­CA ha si­do una de las MÁS pe­li­gro­sas ciu­da­des en Es­ta­dos Unidos”, agre­gan­do que los mu­ros fron­te­ri­zos son só­lo par­te de la ra­zón.

“Es­toy muy con­ten­to de que el pre­si­den­te Trump ven­ga aquí”, di­jo en una en­tre­vis­ta. “So­lo es­pe­ro que ten­ga­mos la opor­tu­ni­dad de mos­trar­le có­mo son las co­sas en reali­dad en la fron­te­ra”.

Co­mu­ni­dad fron­te­ri­za mues­tra des­con­ten­to an­te de­cla­ra­cio­nes de Do­nald Trump

DO­NaLD tRUMP, pre­si­den­te de EU

tRa­Ba­Ja­DO­REs EN fran­ja fron­te­ri­za

Ha­Bi­taN­tE DEL ve­cin­da­rio de Chihuahui­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.