Acu­san a cien­tos de lí­de­res y em­plea­dos de Bau­tis­tas del Sur: re­por­te

El Diario de El Paso - - TEXAS -

San Antonio– Cien­tos de lí­de­res y tra­ba­ja­do­res de la Con­ven­ción Bautista del Sur han si­do acu­sa­dos de com­por­ta­mien­to se­xual inade­cua­do du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, in­clu­yen­do a do­ce­nas que re­gre­sa­ron a la­bo­rar en esa Igle­sia, se­gún una in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de dos pe­rió­di­cos.

El San Antonio Ex­press-News y el Hous­ton Ch­ro­ni­cle re­por­ta­ron el do­min­go que su in­ves­ti­ga­ción de seis me­ses en­con­tró que unos 380 lí­de­res y tra­ba­ja­do­res de es­ta Igle­sia Bautista del Sur ha­bían si­do acu­sa­dos de mal com­por­ta­mien­to se­xual des­de 1998, con más de 700 víc­ti­mas. Al­gu­nas víc­ti­mas te­nían 3 años de edad cuan­do su­frie­ron los abusos, mien­tras que otras ya eran adul­tos, re­por­ta­ron los diarios.

Unos 220 trans­gre­so­res –en­tre ellos pas­to­res, mi­nis­tros, pro­fe­so­res es­co­la­res do­mi­ni­ca­les, diá­co­nos y vo­lun­ta­rios de la Igle­sia– han si­do de­cla­ra­dos cul­pa­bles o han acep­ta­do su cul­pa­bi­li­dad a cam­bio de una pe­na me­nor, y hay do­ce­nas de ca­sos pen­dien­tes. Ca­si 100 si­guen en la cár­cel, se­gún re­gis­tros es­ta­ta­les y fe­de­ra­les.

Do­ce­nas más lle­ga­ron a acuer­dos ex­tra­ju­di­cia­les y no fue­ron a la cár­cel. Más de 100 es­tán fichados co­mo de­lin­cuen­tes se­xua­les, y al­gu­nos de ellos han vuel­to a pre­di­car.

Al me­nos 35 pas­to­res de la Igle­sia, em­plea­dos y vo­lun­ta­rios que mos­tra­ron un com­por­ta­mien­to de­pre­da­dor lo­gra­ron en­con­trar em­pleos en tem­plos.

Va­rios pre­si­den­tes y des­ta­ca­dos lí­de­res de la Con­ven­ción Bautista del Sur han si­do acu­sa­dos de ocul­tar o las de­nun­cias de abu­so den­tro de sus igle­sias o se­mi­na­rios, re­por­ta­ron los pe­rió­di­cos.

Pro­ble­ma añe­jo

En 2008, una víc­ti­ma le ro­gó a los lí­de­res de la Con­ven­ción que ras­trea­ran a los de­pre­da­do­res se­xua­les, ac­tua­ran con­tra las con­gre­ga­cio­nes que al­ber­ga­ron u ocul­ta­ron a per­so­nas que co­me­tie­ron de­li­tos se­xua­les, y que es­ta­ble­cie­ran po­lí­ti­cas pa­ra pre­ve­nir es­tos abusos, tal co­mo las adop­ta­das por otras re­li­gio­nes, in­clui­da la Igle­sia ca­tó­li­ca. Pe­ro el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la Con­ven­ción re­cha­zó las pro­pues­tas.

El pre­si­den­te in­te­ri­no del co­mi­té, Au­gust Bo­to, quien re­dac­tó el do­cu­men­to de re­cha­zo, ex­pre­só su ‘do­lor’ por el ha­llaz­go de los pe­rió­di­cos.

“Se­ría do­lor si fue­ran 200 o 600 ca­sos. Do­lor. De lo que es­ta­mos ha­blan­do es de de­li­tos. El he­cho de que la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal ocu­rra den­tro de un con­tex­to ecle­siás­ti­co siem­pre es fuen­te de do­lor. Pe­ro va a ocu­rrir. Y esa afir­ma­ción (él re­dac­tó el bo­rra­dor en 2008) no sig­ni­fi­ca que nos de­ba­mos re­sig­nar a ello”, le di­jo a los pe­rio­dis­tas.

El re­ve­ren­do J.D. Greear, ele­gi­do co­mo pre­si­den­te de la Con­ven­ción en ju­nio pa­sa­do, di­jo que los abusos des­cri­tos en el re­por­te “son mal­dad pu­ra”.

“Es­toy des­tro­za­do por lo que se re­ve­ló hoy”, es­cri­bió Greear en una se­rie de pu­bli­ca­cio­nes en Twit­ter.

“Las vo­ces en es­te ar­tícu­lo de­be­rían ser es­cu­cha­das co­mo una ad­ver­ten­cia enviada por Dios, ex­hor­tan­do a la Igle­sia a arre­pen­tir­se”, agre­gó.

En los úl­ti­mos años, va­rios so­bre­vi­vien­tes de di­ver­sos abusos, así co­mo otras per­so­nas quie­nes los apo­yan, han efec­tua­do al­gu­nas cam­pa­ñas con­tra abusos se­xua­les den­tro de la co­mu­ni­dad de la Con­ven­ción Bautista del Sur.

Al­gu­nos han se­gui­do con sus la­bo­res en el gru­po

Gwen Ca­sa­dos en la ca­ma de su hi­ja, quien su­frió de abu­so en Hous­ton y mu­rió de so­bre­do­sis en 1994

deb­bie Vasz­quez ase­gu­ra que fue mo­les­ta­da cuan­do te­nía 14 años por el pas­tor de una igle­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.