In­mi­gran­tes ile­ga­les son el mo­tor de EU

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go— A mi ver, el mo­men­to de­ci­si­vo de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump tu­vo lu­gar mu­cho an­tes de que ga­na­ra la Ca­sa Blan­ca. Era enero del 2016, y mos­tró sus ver­da­de­ros co­lo­res cuan­do di­jo, “me po­dría pa­rar en me­dio de la Quin­ta Ave­ni­da y dis­pa­rar­le a al­guien y no per­de­ría a nin­guno de mis vo­tan­tes. Es in­creí­ble”.

Aque­llos de no­so­tros que lo to­ma­mos en se­rio y li­te­ral­men­te des­de el ini­cio nos es­tre­me­ci­mos. Sa­bía­mos que se­me­jan­te fan­fa­rro­na­da po­dría ve­nir úni­ca­men­te de al­guien que en­ten­día que la mis­ma gen­te que acep­ta­ba la in­sen­sa­tez de sus co­men­ta­rios tam­bién acep­ta­ría la in­di­fe­ren­cia de sus ac­cio­nes.

Es por eso na­die en la ba­se de Trump se ha in­dig­na­do so­bre los re­por­tes de que su or­ga­ni­za­ción ha con­tra­ta­do a in­mi­gran­tes que vi­ven o tra­ba­jan de ma­ne­ra ile­gal en Es­ta­dos Unidos.

La com­pa­ñía de Trump des­pi­dió a por lo me­nos 18 tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos en cin­co cam­pos de golf en Nue­va York y Nue­va Jer­sey en los úl­ti­mos dos me­ses, de acuer­do con el Was­hing­ton Post.

La his­to­ria de que Trump ha­bía con­tra­ta­do a tra­ba­ja­do­res ile­ga­les en pri­mer lu­gar fue pre­sen­ta­da por el New York Ti­mes, des­cri­bien­do el in­ce­san­te ni­vel de hi­po­cre­sía co­mo “una ver­güen­za pa­ra la or­ga­ni­za­ción de Trump, al­go que sa­lió a la luz mien­tras Trump se ma­ni­fies­ta en con­tra de la in­mi­gra­ción ile­gal, cul­pa a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos de la de­lin­cuen­cia y pro­me­te que cons­trui­rá un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra me­xi­ca­na pa­ra evi­tar que más gen­te en­tre de ma­ne­ra ile­gal al país”.

No es ver­dad. De nin­gu­na ma­ne­ra la or­ga­ni­za­ción de Trump ha mos­tra­do al­go que si­quie­ra se le acer­que a una ac­ción ver­gon­zo­sa en torno a la do­ble mo­ral de sus prácticas em­pre­sa­ria­les.

De he­cho, al­gu­nas de las pro­pie­da­des de Trump que fue­ron ex­pues­tas de­fen­die­ron sus ac­cio­nes cul­pan­do a los em­plea­dos por pre­sen­tar do­cu­men­ta­ción fal­sa, a pe­sar de que los mis­mos em­plea­dos ase­ve­ra­ron que sus su­per­vi­so­res no só­lo es­ta­ban en­te­ra­dos de su es­ta­tus mi­gra­to­rio, sino que tam­bién los ayu­da­ron a ad­qui­rir pa­pe­les fal­sos.

La tris­te ver­dad es que es­te ti­po de re­la­cio­nes dis­fun­cio­na­les en­tre em­plea­do­res y em­plea­dos son muy comunes. Los po­de­ro­sos em­plea­do­res ha­cen uso de la mano de obra co­mo si no só­lo fue­ra ba­ra­ta, sino tam­bién desecha­ble. Eso se de­be a que hay mu­cha gen­te es­pe­ran­do y dis­pues­ta a re­em­pla­zar a cual­quier otro tra­ba­ja­dor que ya ha si­do uti­li­za­do y que fue des­pe­di­do.

Oh, y de­bi­do a que es­tá li­te­ral­men­te es­cri­to en nues­tras le­yes de in­mi­gra­ción.

“An­tes de la dé­ca­da de los ochen­tas, no ha­bía le­yes so­bre con­tra­tar a in­mi­gran­tes ile­ga­les; no fue has­ta des­pués de la [Ley de Re­for­ma y Con­trol de In­mi­gra­ción de 1986] am­nis­tía que a los em­plea­do­res se les im­pu­sie­ron lí­mi­tes so­bre a quién po­dían con­tra­tar”, di­jo Mu­zaf­far Chish­ti, un abo­ga­do y el di­rec­tor de la ofi­ci­na del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca In­mi­gra­to­ria en la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. “Pe­ro to­dos sa­bían que ha­bía un tec­ni­cis­mo lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra que cu­pie­ra una fur­go­ne­ta: El Con­gre­so só­lo po­día san­cio­nar a los em­plea­do­res si es­tos sa­bían que es­ta­ban con­tra­tan­do in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. Así que mien­tras que el em­plea­do pre­sen­ta­ra pa­pe­les y el em­plea­dor los re­vi­sa­ra pa­ra ver si eran vá­li­dos, to­do es­ta­ba bien, de­bi­do a que el em­plea­dor con­ta­ría con de­ne­ga­bi­li­dad. Una se­ria vio­la­ción a la ley, con con­for­mi­dad de do­cu­men­ta­ción”.

Chish­ti di­jo que la far­sa es una vía en dos sen­ti­dos, de­bi­do a que los in­mi­gran­tes que quie­ren tra­ba­jar —in­clu­so ba­jo el ries­go de que se les pa­gue mal, sean mal­tra­ta­dos, sean pues­tos en pe­li­gro, o de otro mo­do sean ex­plo­ta­dos— acep­tan los tér­mi­nos de es­te tra­to con el dia­blo.

De he­cho, na­die —ni si­quie­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de­fen­so­ras de los in­mi­gran­tes— se atre­ve a me­ter­se con la ley. Ta­les or­ga­ni­za­cio­nes se han que­ja­do por lar­go tiem­po de que cier­tas he­rra­mien­tas, co­mo el sistema fe­de­ral E-Ve­rify, se ba­san en in­for­ma­ción im­pre­ci­sa que po­dría iden­ti­fi­car erró­nea­men­te a tra­ba­ja­do­res le­ga­les. Ul­ti­ma­da­men­te, la de­ten­te man­tie­ne a sie­te mi­llo­nes del es­ti­ma­do de 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que vi­ven de ma­ne­ra ile­gal en Es­ta­dos Unidos lu­cra­ti­va­men­te con tra­ba­jo, de acuer­do con Chish­ti.

Aun así, la ley con­tra los em­plea­do­res que con­tra­tan tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos es en ver­dad una san­ción con­tra los tra­ba­ja­do­res en sí, de­bi­do a que, cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les, son los tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes —co­mo aque­llos que fue­ron em­plea­dos en las pro­pie­da­des de Trump— cu­yas vi­das son pues­tas de ca­be­za.

“Pe­ro si las em­pre­sas son mul­ta­das con un par de mil dó­la­res por con­tra­tar tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos, eso no re­sul­ta ser más que una li­ge­ra amo­nes­ta­ción… prác­ti­ca­men­te se­me­jan­tes pér­di­das ya se con­tem­plan en los cos­tos del ne­go­cio o em­pre­sa”, se­gún me di­jo Chish­ti.

Uno po­dría in­dig­nar­se —es­can­da­li­zar­se, in­clu­so— al pen­sar en ello en el con­tex­to de una pro­pie­dad de lu­jo de un mul­ti­mi­llo­na­rio.

Pe­ro la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res ile­ga­les su­ce­de to­dos los días en las plan­tas don­de nues­tra car­ne es pro­ce­sa­da, en las fá­bri­cas que ela­bo­ran nues­tra ro­pa, y en los mi­llo­nes de ho­ga­res don­de los tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes se es­fuer­zan tras puer­tas ce­rra­das pa­ra cui­dar de ni­ños, adul­tos ma­yo­res y de los en­fer­mos.

Qui­zás ya he­mos co­no­ci­do al enemi­go de las le­yes de re­for­ma al em­pleo en re­la­ción con la in­mi­gra­ción —y so­mos no­so­tros mis­mos—.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.