‘No ma­men’: men­ti­ras, migración, po­der y trá­fi­co

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ge­rar­do Ro­drí­guez Ji­mé­nez

Muy al es­ti­lo de Hitler y ya en ple­na cam­pa­ña por con­ser­var el po­der, el se­ñor pre­si­den­te Do­nald Trump vie­ne hoy a la fron­te­ra con Mé­xi­co pa­ra ca­len­tar la ca­rre­ra pre­si­den­cial, y se espera que uti­li­ce su desafian­te re­tó­ri­ca an­ti­mi­gran­te de odio, mie­do, men­ti­ras, xe­no­fo­bia y di­vi­sión pa­ra se­guir re­pi­tien­do su pro­me­sa de un mu­ro fron­te­ri­zo: y así jus­ti­fi­car su ver­gon­zo­so man­da­to –pa­ra al­gu­nos– o su efec­ti­vo man­da­to –pa­ra otros—.

Pa­sa­da la dis­trac­ción del fut­bol ame­ri­cano, Trump, acom­pa­ña­do del se­ñor gobernador Greg Ab­bott, el se­na­dor te­xano Ted Cruz y otros re­pu­bli­ca­nos, vie­ne a co­co­rear al ex con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Be­to O’Rour­ke –quien has­ta ayer no se de­ci­día ofi­cial­men­te a par­ti­ci­par en la con­tien­da pre­si­den­cial, pe­ro quien si es tan lis­to co­mo pen­sa­mos, po­dría ha­cer­lo hoy mis­mo– en su propio te­rri­to­rio.

Mien­tras tan­to, O’Rour­ke res­pon­de­rá li­de­ran­do una mar­cha pa­cí­fi­ca “por la ver­dad” cer­ca de la es­cue­la Bo­wie, acom­pa­ña­do por la con­gre­sis­ta que re­pre­sen­ta a El Pa­so, Ve­ró­ni­ca Es­co­bar, y quien goza de la fa­ma vi­ral que pro­por­cio­na el In­ter­net mo­men­tá­nea­men­te gra­cias a su cla­ro co­men­ta­rio en que di­ce “No ma­mes”, gra­ba­do por las in­fa­li­bles cá­ma­ras en un dis­cur­so de Trump.

Se espera que em­pie­ce a lle­gar la gen­te pa­ra re­unir­se en las in­me­dia­cio­nes de la Bo­wie High School a eso de las 5pm, y que la mar­cha se di­ri­ja has­ta una cua­dra cer­ca del Co­li­seo, en don­de es­ta­rán el Pre­si­den­te y sus se­gui­do­res. Los dos po­lí­ti­cos co­men­za­rán sus dis­cur­so, se­gún fuen­tes, a las 7 de la no­che.

Por es­tos dos even­tos, la ex­pec­ta­ti­va es que ha­ya mu­cho trá­fi­co en las in­me­dia­cio­nes del puen­te ‘Li­bre’, por lo que se recomienda uti­li­zar vías al­ter­nas si tie­ne que cru­zar la fron­te­ra.

Es­ta con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca se da en el mar­co de ca­ra­va­nas mi­gra­to­rias de mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos que vie­nen a la fron­te­ra a bus­car su pa­so co­mo sea ha­cia el nor­te, y que so­lo agra­van un sen­ti­mien­to ya ra­cis­ta y an­ti­mi­gran­te pre­sen­te por dé­ca­das, tan­to en los Es­ta­dos Unidos co­mo en Mé­xi­co, ayu­dan­do al dis­cur­so exa­ge­ra­do de mie­do, cri­mi­na­li­za­ción y migración vio­len­ta del sr. Trump y sus sim­pa­ti­zan­tes, quie­nes re­cien­te­men­te rea­li­za­ron una ca­de­na “pro­tec­to­ra” en la lí­nea fron­te­ri­za.

No hay du­da que el Pre­si­den­te ha con­ta­do con suer­te, el des­em­pleo es ba­jo. La ga­so­li­na es­ta ba­ra­ta –gra­cias por cier­to a de­ci­sio­nes to­ma­das por Oba­ma– y las gran­des ven­ta­jas fis­ca­les que dio a las cor­po­ra­cio­nes y em­pre­sa­rios lo man­tie­nen en el po­der a pe­sar de sus es­cán­da­los. Sus fans lo de­fien­den con to­do.

Pa­ra los es­tu­dio­sos las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, es­tos even­tos son un la­bo­ra­to­rio po­lí­ti­co y cul­tu­ral del cual es ne­ce­sa­rio es­tar pen­dien­tes. Un re­flec­tor de las ten­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que se dan en to­das las fron­te­ras en­tre paí­ses desa­rro­lla­dos y los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo.

Por lo pron­to, es­ta pa­re­ce so­lo una gue­rra me­diá­ti­ca y pa­cí­fi­ca, pe­ro oja­lá no sea más que so­lo eso. Sa­be­mos que en es­te ti­po de si­tua­cio­nes la vio­len­cia pue­de pre­sen­tar­se es­pon­tá­ne­men­te y que se to­man me­di­das de se­gu­ri­dad se­rias. Fuen­tes ex­tra­ofi­cia­les pe­ro cer­ca­nas al Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Unidos nos avi­sa­ron que, cuan­do vi­si­tó la fron­te­ra el en­ton­ces pre­si­den­te Oba­ma pa­ra desafiar al nar­co en Mé­xi­co, ya ha­ce unos años, el fuer­te mi­li­tar de El Pa­so –Fort Bliss–, se pu­so en aler­ta má­xi­ma por ór­de­nes su­pe­rio­res.

Y es­ta oca­sión se­gu­ra­men­te no se­rá la ex­cep­ción. Y si se si­guen po­la­ri­zan­do es­tos sen­ti­mien­tos de odio y mie­do que pro­mue­ve el pre­si­den­te, y que ca­da día se des­bor­dan mas en nues­tras so­cie­da­des, no me sor­pren­de­ría que vol­vié­ra­mos a vi­vir en una épo­ca tan mi­li­ta­ri­za­da y di­vi­di­da co­mo lo fue en sus tiem­pos la Alemania na­zi, o co­mo lo es ac­tual­men­te Is­rael y el Orien­te Me­dio. Ja­más ima­gi­né que pu­die­ra lle­gar a la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Unidos un po­lí­ti­co tan ra­di­cal co­mo el se­ñor Trump.

So­cie­da­des tan vio­len­tas co­mo las del Me­dio Orien­te no se pue­den dar en una so­cie­dad oc­ci­den­tal prin­ci­pal­men­te ca­tó­li­ca y cris­tia­na co­mo lo son Es­ta­dos Unidos o Eu­ro­pa, ¿o sí? To­do de­pen­de del te­rror que se sien­ta.

La his­to­ria, di­cen, se re­pi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.