Ava­la Su­pre­ma Cor­te res­trin­gir asi­lo en EU

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ro­bert Bar­nes

Was­hing­ton— La ad­mi­nis­tra­ción Trump pue­de co­men­zar a de­ne­gar las so­li­ci­tu­des de asi­lo de los mi­gran­tes en la fron­te­ra sur que han via­ja­do a tra­vés de Mé­xi­co u otro país sin bus­car pro­tec­ción allí, des­pués de que la Cor­te Su­pre­ma le­van­tó el blo­queo de un tri­bu­nal in­fe­rior a la nue­va res­tric­ción.

Los jue­ces sus­pen­die­ron la de­ci­sión de un tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia de que el cam­bio de re­glas de la ad­mi­nis­tra­ción no po­día ha­cer­se cum­plir en es­pe­ra de una ac­ción le­gal adi­cio­nal por­que pro­ba­ble­men­te vio­la­ba los re­qui­si­tos de la ley ad­mi­nis­tra­ti­va.

So­lo los jue­ces So­nia So­to­ma­yor y Ruth Ba­der Gins­burg mos­tra­ron su des­apro­ba­ción a la ac­ción.

“Una vez más el Po­der Eje­cu­ti­vo emi­tió una re­gla que bus­ca anu­lar las prác­ti­cas de lar­ga da­ta con res­pec­to a los re­fu­gia­dos que bus­can re­fu­gio de la per­se­cu­ción”, es­cri­bió So­to­ma­yor.

Un nú­me­ro ré­cord de fa­mi­lias cen­troa­me­ri­ca­nas ha so­li­ci­ta­do asi­lo en el úl­ti­mo año, y la ma­yo­ría ha si­do li­be­ra­da pa­ra es­pe­rar au­dien­cias ju­di­cia­les, frus­tran­do los es­fuer­zos de Trump pa­ra fre­nar una nue­va ola de mi­gran­tes.

De­be­rán mi­gran­tes pe­dir­lo en paí­ses por don­de pa­san, co­mo Mé­xi­co

Was­hing­ton— “Aun­que es­ta na­ción ha man­te­ni­do sus puer­tas abier­tas du­ran­te mu­cho tiem­po a los re­fu­gia­dos, y aun­que lo que es­tá en jue­go pa­ra los so­li­ci­tan­tes de asi­lo no po­dría ser ma­yor, el Go­bierno im­ple­men­tó su re­gla sin pri­me­ro dar avi­so pú­bli­co e in­vi­tar a la opi­nión pú­bli­ca ge­ne­ral­men­te re­que­ri­da por la ley”, agre­gó So­to­ma­yor.

La po­lí­ti­ca de Trump es uno de los es­fuer­zos más im­por­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra di­sua­dir a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo en la fron­te­ra sur, y es una de las múl­ti­ples he­rra­mien­tas que los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción han des­ple­ga­do pa­ra evi­tar que las fa­mi­lias y otros so­li­ci­tan­tes de asi­lo in­gre­sen a los Es­ta­dos Uni­dos.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia di­ce que más de 436 mil ca­sos pen­dien­tes in­clu­yen una so­li­ci­tud de asi­lo.

De­man­da rá­pi­da

La ad­mi­nis­tra­ción Trump anun­ció el cam­bio en ju­lio, y cua­tro gru­pos de de­re­chos de los in­mi­gran­tes lo cues­tio­na­ron rá­pi­da­men­te. Un juez fe­de­ral de dis­tri­to en Ca­li­for­nia dic­ta­mi­nó que la ley pro­ba­ble­men­te no era vá­li­da por­que es in­com­pa­ti­ble con la ley fe­de­ral. Tam­bién di­jo que vio­la­ba la Ley de Pro­ce­di­mien­tos Ad­mi­nis­tra­ti­vos (APA), y emi­tió una or­den ju­di­cial a ni­vel na­cio­nal.

Un pa­nel del No­veno Cir­cui­to di­jo que el juez fue de­ma­sia­do le­jos. La po­lí­ti­ca pro­ba­ble­men­te vio­ló la APA, di­jo, pe­ro la or­den ju­di­cial de­be­ría li­mi­tar­se a los es­ta­dos den­tro de la ju­ris­dic­ción del No­veno Cir­cui­to. Eso sig­ni­fi­ca­ba que el cam­bio de re­glas no po­día im­ple­men­tar­se a lo lar­go de las fron­te­ras de Ca­li­for­nia y Arizona. Los otros es­ta­dos fron­te­ri­zos del sur, Nue­vo Mé­xi­co y Te­xas, es­tán en di­fe­ren­tes cir­cui­tos, y un fun­cio­na­rio de los Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción (US­CIS), ha­blan­do en se­gun­do plano, di­jo que la nue­va re­gla se es­tá apli­can­do en esas áreas fron­te­ri­zas.

Pe­ro el juez de Dis­tri­to de los Es­ta­dos Uni­dos Jon Ti­gar res­ta­ble­ció el lu­nes el man­da­to na­cio­nal, di­cien­do que era la úni­ca for­ma de pro­por­cio­nar a las or­ga­ni­za­cio­nes el ali­vio que di­jo que me­re­cían, y man­te­ner uni­for­me la ley de asi­lo de la na­ción.

In­clu­so an­tes del úl­ti­mo fa­llo de Ti­gar, el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Noel Fran­cis­co ha­bía pe­di­do a la Cor­te Su­pre­ma que per­mi­tie­ra que las nue­vas re­glas se im­ple­men­ta­ran en to­das par­tes mien­tras con­ti­núa la ba­ta­lla le­gal.

El Con­gre­so otor­ga a los de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS) au­to­ri­dad pa­ra im­po­ner res­tric­cio­nes adi­cio­na­les a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo más allá de los es­ta­ble­ci­dos en la ley fe­de­ral, ar­gu­men­tó Fran­cis­co. Di­jo que el nue­vo re­qui­si­to “ali­via una car­ga aplas­tan­te en el sis­te­ma de asi­lo de Es­ta­dos Uni­dos al prio­ri­zar a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo que más lo ne­ce­si­tan en los Es­ta­dos Uni­dos”.

“A su vez, la re­gla di­sua­de a los ex­tran­je­ros sin una ne­ce­si­dad ge­nui­na de asi­lo de ha­cer el ar­duo y po­ten­cial­men­te pe­li­gro­so via­je des­de Amé­ri­ca Cen­tral a los Es­ta­dos Uni­dos”, agre­gó.

Des­de 1980 la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ra que quie­nes di­cen que hu­yen de la per­se­cu­ción y la vio­len­cia en sus paí­ses de ori­gen tie­nen de­re­cho al me­nos a so­li­ci­tar asi­lo. El ca­so ac­tual fue el se­gun­do in­ten­to de la ad­mi­nis­tra­ción Trump de cam­biar esa ga­ran­tía.

En di­ciem­bre el tri­bu­nal en una vo­ta­ción de 5 a 4 se ne­gó a le­van­tar una sus­pen­sión en el pri­mer in­ten­to de Trump. Hu­bie­ra de­ne­ga­do las so­li­ci­tu­des de asi­lo de cual­quier per­so­na que in­gre­só al país en cual­quier lu­gar que no sea un “puer­to de en­tra­da” au­to­ri­za­do.

Un pa­nel di­fe­ren­te del No­veno Cir­cui­to di­jo que el cam­bio es­ta­ba cla­ra­men­te en desacuer­do con la ley fe­de­ral. El pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, John Ro­berts, se unió a los cua­tro li­be­ra­les de la cor­te pa­ra man­te­ner la sus­pen­sión mien­tras con­ti­nua­ba la ba­ta­lla le­gal.

La ad­mi­nis­tra­ción aún no ha pre­sen­ta­do una pe­ti­ción an­te la Cor­te Su­pre­ma pa­ra pe­dir­le que re­vi­se los mé­ri­tos de ese ca­so.

El nue­vo ca­so es Barr v. East Bay San­ctuary Co­ve­nant.

Mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos bus­can in­ter­nar­se a los Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.