Des­tro­zó narco co­exis­ten­cia de mor­mo­nes en Mé­xi­co

Por dé­ca­das man­tu­vie­ron frá­gil tre­gua con cár­te­les; ma­sa­cre de 9 miem­bros de fa­mi­lia Le­ba­ron lo cam­bió to­do

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ke­vin Sieff/ The Washington Post

La Mo­ra, So­no­ra— Du­ran­te dé­ca­das, es­te pe­que­ño pue­blo de mor­mo­nes es­ta­dou­ni­den­ses en las mon­ta­ñas­del­no­roes­te­de­mé­xi­co co­exis­tió pa­cí­fi­ca­men­te con el cár­tel de dro­gas más po­de­ro­so de la re­gión.

Los es­ta­dou­ni­den­ses ba­ja­ban las ven­ta­nas de sus vehícu­los en los pun­tos de con­trol del cár­tel. Le ha­cían re­ve­ren­cia a los si­ca­rios en las ca­rre­ras lo­ca­les de ca­ba­llos y com­par­tían sus gra­na­das du­ran­te la co­se­cha. Cuan­do los vehícu­los del cár­tel ne­ce­si­ta­ban re­pa­ra­ción, el me­cá­ni­co es­ta­dou­ni­den­se de La Mo­ra los arre­gla­ba por la mis­ma tarifa que co­bra­ba a sus ve­ci­nos.

Has­ta es­ta se­ma­na, vi­vir co­mo es­ta­dou­ni­den­se en una de las zo­nas más des­lea­les de Mé­xi­co sig­ni­fi­ca­ba man­te­ner una tre­gua in­có­mo­da con los tra­fi­can­tes: “Bá­si­ca­men­te era: ‘No te mo­les­ta­re­mos si no nos mo­les­tas’”, di­jo Adam Lang­ford, cu­yo bi­sa­bue­lo fue uno de los pri­me­ros mor­mo­nes es­ta­dou­ni­den­ses en mu­dar­se a Mé­xi­co en 1880.

Lue­go, el lu­nes, que­dó cla­ro que nin­gún pac­to po­dría ais­lar a La Mo­ra de la cre­cien­te vio­len­cia de Mé­xi­co. Esa ma­ña­na, hom­bres ar­ma­dos de­tu­vie­ron tres vehícu­los en un ca­mino de te­rra­ce­ría a las afue­ras de la ciu­dad y ma­ta­ron a tres mu­je­res y seis ni­ños, dispararon a be­bés a cor­ta distancia y ata­ca­ron a una ma­dre mien­tras ro­ga­ba por la vi­da de sus hi­jos.

El Go­bierno me­xi­cano ha su­ge­ri­do que los vehícu­los fue­ron ata­ca­dos por error. Pe­ro aquí en La Mo­ra, esa ex­pli­ca­ción tie­ne po­co sen­ti­do, y ha en­fu­re­ci­do a los re­si­den­tes. Di­cen que las fa­mi­lias fue­ron ata­ca­das in­ten­cio­nal­men­te por un cár­tel del ve­cino es­ta­do de Chihuahua, tal vez co­mo ven­gan­za por la pro­xi­mi­dad de la co­mu­ni­dad al cár­tel lo­cal en So­no­ra, don­de se en­cuen­tra La Mo­ra.

La ma­sa­cre se pro­du­ce en me­dio de una gue­rra te­rri­to­rial ca­da vez más in­ten­sa en­tre los cár­te­les que los re­si­den­tes ha­bían ob­ser­va­do ner­vio­sa­men­te du­ran­te más de un año.

“Vi­mos có­mo las co­sas se po­nían más ten­sas, pe­ro pen­sa­mos lo mis­mo que siem­pre ha­cía­mos: no ata­ca­rán a los ame­ri­ca­nos”, di­jo Am­ber Lang­ford, de 43 años, una par­te­ra en La Mo­ra. “Nos de­ten­drían en un re­tén y nos pre­gun­ta­rían qué te­nía­mos. Di­ría­mos miel o pa­pas, y nos de­ja­rían ir”.

La Mo­ra se es­ta­ble­ció en la dé­ca­da de 1950, co­mo par­te de un mo­vi­mien­to de mor­mo­nes fun­da­men­ta­lis­tas que se se­pa­ró de la Iglesia de Je­su­cris­to de los San­tos de los Úl­ti­mos Días (LDS). Du­ran­te dé­ca­das, per­ma­ne­cie­ron en gran par­te ais­la­dos de los Es­ta­dos Uni­dos y el res­to de Mé­xi­co, sin elec­tri­ci­dad ni agua co­rrien­te. Los ni­ños sol­da­ban sus pro­pias bi­ci­cle­tas con va­ri­llas de me­tal.

Los re­si­den­tes desa­rro­lla­ron gran­jas y ran­chos no­ga­le­ros y tra­je­ron el di­ne­ro pro­duc­to de su tra­ba­jo es­ta­cio­nal a tra­vés de la fron­te­ra, y en la dé­ca­da de 1990, la co­mu­ni­dad es­ta­ba pros­pe­ran­do. Cons­tru­ye­ron ca­sas di­se­ña­das pa­ra los su­bur­bios de Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do ami­gos en Es­ta­dos Uni­dos les pre­gun­ta­ron so­bre su se­gu­ri­dad, mu­chos ex­pli­ca­ron que ra­ra vez ce­rra­ban sus puer­tas. Per­mi­tie­ron que sus hi­jos va­ga­ran li­bre­men­te por las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra Ma­dre. Te­nían dos es­cue­las, una en es­pa­ñol y otra en in­glés, y los es­tu­dian­tes, con flui­dez en am­bos idio­mas, di­vi­dían su tiem­po de ma­ne­ra equi­ta­ti­va.pe­ro en me­dio del idi­lio, los re­si­den­tes de La Mo­ra re­co­no­cie­ron la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de su co­mu­ni­dad. Es­ta­ba di­rec­ta­men­te en un ca­mino de tie­rra sin con­trol que con­du­cía a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos: una jo­ya en la co­ro­na de cual­quier tra­fi­can­te.

En 2009, dos hom­bres re­la­cio­na­dos con las fa­mi­lias de La Mo­ra pe­ro que vi­vían en Chihuahua fue­ron se­cues­tra­dos y ase­si­na­dos, su­pues­ta­men­te por el ma­yor cár­tel de dro­gas del es­ta­do.

Fue un du­ro gol­pe, lo que su­gie­re que tal vez la do­ble ciu­da­da­nía de la co­mu­ni­dad no fue su­fi­cien­te pa­ra blin­dar a sus miem­bros del au­men­to de la vio­len­cia.

Pe­ro mu­chos aquí creían que su re­la­ción im­pro­ba­ble con el cár­tel en su es­ta­do los pro­te­ge­ría. Aun­que ha­bía po­ca pre­sen­cia po­li­cial en el área, al­gu­nos sin­tie­ron que el cár­tel, a ve­ces co­no­ci­do co­mo el Cár­tel de So­no­ra, ha­bía lle­ga­do a ser­vir co­mo una es­pe­cie de fuer­za po­li­cial en la som­bra.

“El he­cho es que el es­ta­do no pro­por­cio­nó la ley y el or­den, pe­ro el cár­tel sí”, di­jo Adam Lang­ford, dos ve­ces al­cal­de del mu­ni­ci­pio.

A ve­ces, los hom­bres en los pues­tos de con­trol se dis­cul­pa­ban des­pués de de­te­ner­los. “De­cían: ‘Lo sien­to mu­cha­chos, só­lo es­ta­mos pro­te­gien­do nues­tro te­rri­to­rio’”, di­jo Ken­neth Mi­ller, de 32 años.

En los úl­ti­mos me­ses, hu­bo in­di­cios de que la paz se es­ta­ba de­te­rio­ran­do. Por pri­me­ra vez, el cár­tel lo­cal exi­gió que las fa­mi­lias de La Mo­ra de­ja­ran de comprar com­bus­ti­ble en Chihuahua, lo que fi­nan­cia­ría al cár­tel ri­val.

Hom­bres des­co­no­ci­dos aten­dían los re­te­nes ha­bi­tua­les. Pa­re­cían más ner­vio­sos, a ve­ces apun­tan­do con ar­mas a los tran­seún­tes. Se di­fun­die­ron ru­mo­res so­bre la in­ten­si­fi­ca­ción de la gue­rra te­rri­to­rial en­tre gru­pos cri­mi­na­les. (Ke­vin Sieff/ The Washington Post)

las fa­mi­lias fue­ron ata­ca­das in­ten­cio­nal­men­te por un cár­tel del ve­cino es­ta­do de Chihuahua

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.