Dis­pa­ran agen­tes de EPPD con­tra hom­bre ar­ma­do

No obe­de­ció ór­de­nes de ba­jar pis­to­la; fue hos­pi­ta­li­za­do

El Diario de El Paso - - PORTADA - Jai­me To­rres/el Dia­rio de El Pa­so

Un hom­bre ar­ma­do fue le­sio­na­do a ti­ros por agen­tes po­li­cia­cos, des­pués de que fue in­ter­cep­ta­do en la in­ter­sec­ción de Peb­ble Hills y Rich Beem en el ex­tre­mo Es­te de la ciu­dad.

Un vi­deo de un tes­ti­go en el lu­gar re­ve­la có­mo la per­so­na ba­lea­da te­nía en su po­der un ar­ma en su mano iz­quier­da, apun­tan­do al pi­so, mien­tras es­cu­cha­ba a me­dia ca­lle las ins­truc­cio­nes de los agen­tes que lo te­nían en la mi­ra.

Di­cho vi­deo cap­tu­ró el mo­men­to exac­to en que el in­di­vi­duo le­van­tó su ar­ma y le apun­tó a los ofi­cia­les, quie­nes an­te tal si­tua­ción des­car­ga­ron sus ar­mas ha­cien­do im­pac­to en el su­je­to que que­dó in­mó­vil en el pi­so.

El in­di­vi­duo, cu­ya edad os­ci­la en­tre los 25 y 30 años de edad, fue tras­la­da­do en có­di­go ro­jo a un hos­pi­tal de la lo­ca­li­dad, don­de per­so­nal mé­di­co lu­cha­ba por sal­var­le la vi­da al cie­rre de es­ta edi­ción.

El sar­gen­to En­ri­que Ca­rri­llo dio a co­no­cer que al­re­de­dor del me­dio­día del jue­ves dos ofi­cia­les abrie­ron fue­go des­pués de que el hom­bre, quien ves­tía un sa­co os­cu­ro, hi­zo ca­so omi­so a las ór­de­nes de ti­rar el ar­ma.

Has­ta el mo­men­to no se ha da­do a co­no­cer si el ar­ma que por­ta­ba es­ta­ba car­ga­da, pe­ro los ofi­cia­les res­pon­die­ron an­te una ame­na­za di­rec­ta a su in­te­gri­dad y dispararon.

Se di­jo que el su­je­to no al­can­zó a dis­pa­rar la pis­to­la, por lo que los po­li­cías no re­sul­ta­ron he­ri­dos y pu­die­ron au­xi­liar­lo de in­me­dia­to.

Has­ta el mo­men­to no se ha da­do a co­no­cer por qué el hom­bre es­ta­ba a mi­tad de ca­lle con un ar­ma en la mano, “no ha­bía ra­zón pa­ra que al­guien es­tu­vie­ra pa­ra­do allí con una pis­to­la”, sos­tu­vo el vo­ce­ro de EPPD.

Aun­que la Po­li­cía ha si­do her­mé­ti­ca en tan­to avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes, tes­ti­gos en el lu­gar afir­ma­ron que es­cu­cha­ron al me­nos 10 dis­pa­ros.

“Yo es­ta­ba aquí en el pa­tio cuan­do es­cu­ché el fre­na­do de un au­to que iba a al­ta velocidad y lue­go se es­cu­cha­ron va­rios ba­la­zos, un pro­me­dio de 5 a 6 ba­la­zos”, di­jo Erick Guz­mán, uno de los tes­ti­gos en el lu­gar.

Agre­gó que a la distancia ob­ser­vó que al re­ti­rar­se los ca­rros que cir­cu­la­ban por el sec­tor a esa ho­ra los po­li­cías au­xi­lia­ban a una per­so­na que es­ta­ba ti­ra­da en el sue­lo.

Otro de los tes­ti­gos ma­ni­fes­tó que al igual que Erick es­cu­chó al­re­de­dor de 10 dis­pa­ros mien­tras se en­con­tra­ba en su ca­sa, ubi­ca­da a 400 me­tros de don­de ocu­rrie­ron los he­chos.

“Aun­que no me asus­té sa­lí a ver qué ocu­rría y vi que ya es­ta­ban em­pe­zan­do a cer­car el área pa­ra ini­ciar las in­ves­ti­ga­cio­nes”, co­men­tó el tes­ti­go que se acer­có jun­to con su es­po­sa.

Tras­cen­dió que al­gu­nos de los cu­rio­sos gra­ba­ron la es­ce­na con su ce­lu­lar por lo que los agen­tes re­qui­sa­ron los apa­ra­tos con el fin de in­te­grar­los a la in­ves­ti­ga­ción.

Sin em­bar­go, otros to­ma­ron fo­to­gra­fías mien­tras se en­con­tra­ban en fi­la lue­go de que la Po­li­cía aten­día la es­ce­na del cri­men pa­ra lue­go su­bir­las a las re­des so­cia­les.

En una de las pie­zas se mues­tra có­mo el hom­bre que­dó a mi­tad de la in­ter­sec­ción mien­tras los agen­tes pro­te­gían la zo­na y lo au­xi­lia­ban en es­pe­ra de la am­bu­lan­cia.

Los ve­ci­nos mos­tra­ron te­mor por los cons­tan­tes he­chos vio­len­tos que se han re­gis­tra­do en la ciu­dad e in­clu­so ma­ni­fes­ta­ron que es­to pue­de ser pro­duc­to de lo que es­tá su­ce­dien­do en Ciu­dad Juá­rez con tan­tas muer­tes que se re­gis­tran to­dos los días.

Mu­cho de lo que pa­sa allá –en Juá­rez– po­co a po­co es­tá lle­gan­do a los Es­ta­dos Uni­dos y eso me preo­cu­pa”, co­men­tó Guz­mán, mien­tras rea­li­za­ba sus tra­ba­jos de al­ba­ñi­le­ría.

Du­ran­te un par de ho­ras un he­li­cóp­te­ro ofi­cial so­bre­vo­ló el área pa­ra res­guar­dar la zo­na y co­mo me­di­da cau­te­lar an­te el tra­ba­jo que los pe­ri­tos rea­li­za­ban en el si­tio.

Ade­más va­rias cua­dras a la re­don­da de la in­ter­sec­ción se man­tu­vie­ron ce­rra­das al trá­fi­co en tan­to los in­ves­ti­ga­do­res re­co­gían evi­den­cias pa­ra in­te­grar­las al ex­pe­dien­te.

El he­cho pro­vo­có pér­di­das a los co­mer­cios es­ta­ble­ci­dos en el si­tio de­bi­do al cie­rre de las via­li­da­des.

“Pues aho­ra ten­dre­mos que es­pe­rar un tiem­po, si no ce­rra­re­mos tem­prano”, di­jo uno de los co­mer­cian­tes. “Pues no sé lo que es­tá pa­san­do, lo úni­co que al­can­cé a ver es que es­tá acor­do­na­da con cin­tas ama­ri­llas y ro­jas, di­jo uno de los au­to­mo­vi­lis­tas, quien tu­vo que ro­dear va­rias cua­dras pa­ra po­der lle­gar a su des­tino.

Mien­tras que el hom­bre se de­ba­te en­tre la vi­da y la muer­te, los dos ofi­cia­les fue­ron co­lo­ca­dos ba­jo li­cen­cia ad­mi­nis­tra­ti­va, que es un pro­ce­di­mien­to es­tán­dar en tiroteos que im­ple­men­tan las agen­cias po­li­cia­cas cuan­do sus ele­men­tos se ven in­vo­lu­cra­dos.

OCU­RRIÓ EN Peb­ble Hills y rich Beam

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.