Aler­ta FBI vs es­ta­fas ro­mán­ti­cas en lí­nea

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ivan­na Leos / El Dia­rio de El Pa­so

El Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes de El Pa­so (FBI) realizó una mesa re­don­da pa­ra dia­lo­gar con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción acerca de las lla­ma­das ‘es­ta­fas ro­mán­ti­cas’ que po­nen en ries­go el bol­si­llo de los ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos y que han au­men­ta­do en los úl­ti­mos años en es­ta ciu­dad, es­pe­cial­men­te en fe­chas cer­ca­nas al Día de San Va­len­tín.

En un even­to rea­li­za­do el jue­ves por la ma­ña­na, el FBI ex­pu­so con de­te­ni­mien­to las ca­rac­te­rís­ti­cas que com­po­nen es­te ti­po de ‘men­ti­ras en lí­nea’ en las que los usua­rios de dis­tin­tas re­des so­cia­les pue­den ser víc­ti­mas, así co­mo el pro­ce­di­mien­to que de­ben se­guir al iden­ti­fi­car que ‘han caí­do en la es­ta­fa’.

“Es una for­ma de pes­ca en que el es­ta­fa­dor crea un per­fil fal­so con fo­to­gra­fías e in­for­ma­ción atrac­ti­va de otras per­so­nas con el ob­je­ti­vo de cap­tu­rar a las víc­ti­mas. Re­gu­lar­men­te son per­so­nas adul­tas que vi­ven so­las o per­so­nas viu­das que bus­can un in­gre­so eco­nó­mi­co ‘fácil’, en­ton­ces es­tos es­ta­fa­do­res se en­car­gan de enamo­rar a la víc­ti­ma con ha­la­gos y de­ta­lles pa­ra que ‘cai­ga’ en la men­ti­ra”, di­jo Da­niel Ramos, agen­te es­pe­cial del FBI en El Pa­so.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas pro­por­cio­na­das por el FBI, desde 2019 has­ta la fe­cha, en Es­ta­dos Uni­dos hay al­re­de­dor de 20 mil víc­ti­mas de ‘es­ta­fas ro­mán­ti­cas’ con un to­tal de 475 mi­llo­nes de dó­la­res en pér­di­das.

Re­por­tan al al­za es­te ti­po de en­ga­ños, en es­pe­cial por estas fe­chas

El es­ta­do de Te­xas ocu­pa el ter­cer lu­gar con mayor nú­me­ro al re­gis­trar­se mil 300 víc­ti­mas con 32 mi­llo­nes de dó­la­res en pér­di­das. En el área de El Pa­so la su­ma se ha tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos años con 48 víc­ti­mas y un mi­llón de dó­la­res en pér­di­das.

De acuer­do con Da­niel Ramos, agen­te es­pe­cial a car­go del FBI en El Pa­so, los frau­des ro­mán­ti­cos co­mien­zan en las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Match.com, Ins­ta­gram, y otras pla­ta­for­mas pa­ra ci­tas en lí­nea, en las que los es­ta­fa­do­res crean per­fi­les fal­sos pa­ra atraer a las víc­ti­mas con un mé­to­do lla­ma­do “Cat­fis­hing” o “Pes­ca”.

An­te mu­je­res, los es­ta­fa­do­res se pue­den pre­sen­tar co­mo ‘un hom­bre pro­fe­sio­nal de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, “viu­do con un be­bé pe­que­ño” o bien, un es­ta­dou­ni­den­se en “ser­vi­cio mi­li­tar en el ex­tran­je­ro”. Pa­ra los hom­bres las es­ta­fa­do­ras pue­den pre­sen­tar­se co­mo ‘mu­je­res atrac­ti­vas me­no­res de 30 años en ne­ce­si­dad de ayu­da fi­nan­cie­ra o se pre­sen­tan co­mo “ho­nes­tas y dig­nas de con­fian­za”, in­for­mó el FBI.

Ramos afir­ma que la pre­pa­ra­ción pa­ra es­tos frau­des ini­cia al es­ta­ble­cer la con­fian­za con las víc­ti­mas al en­viar­le flo­res o regalos, en­viar­le men­sa­jes de amor y ha­blar dia­ria­men­te con la víc­ti­ma pa­ra es­ta­ble­cer un víncu­lo amo­ro­so pa­ra lue­go co­men­zar a ob­te­ner di­ne­ro.

“El es­ta­fa­dor tra­ta de es­ta­ble­cer una con­fian­za que lue­go se con­vier­te en pe­que­ños fa­vo­res con can­ti­da­des mí­ni­mas de di­ne­ro, sin em­bar­go, és­tas van au­men­tan­do con el pa­so del tiem­po y cuan­do el es­ta­fa­dor ya tie­ne la con­fian­za ga­na­da, en­ton­ces re­cu­rre a pe­dir can­ti­da­des mu­cho ma­yo­res con ex­cu­sas de emer­gen­cias fa­mi­lia­res o de otro ti­po”, aña­dió.

Es en­ton­ces cuan­do las víc­ti­mas co­mien­zan a com­par­tir sus cuen­tas ban­ca­rias, rea­li­zar trans­fe­ren­cias o man­dan di­ne­ro por tar­je­tas de regalo. “Y ahí es cuan­do em­pie­za la es­ta­fa que con­ti­nua­rá por años si no se de­tec­ta”, di­jo Ramos. El FBI afir­ma que la úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir es­te ti­po de es­ta­fas ro­mán­ti­cas es me­dian­te la edu­ca­ción a la co­mu­ni­dad pa­ra sa­ber­có­moi­den­ti­fi­car­cuán­does­tá sien­do víc­ti­ma de es­te de­li­to.

El agen­te Ramos fue en­fá­ti­co al se­ña­lar que no hay ma­ne­ra de re­cu­pe­rar el di­ne­ro, una vez que el es­ta­fa­dor lo ha re­ci­bi­do.

“Nohay­ma­ne­ra­de­re­cu­pe­rar­lo, es muy di­fí­cil por­que la ma­yo­ría de los es­ta­fa­do­res no es­tán en Es­ta­dos Uni­dos. Lo mejor que se pue­de ha­cer es pre­ve­nir a nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos y de­cir­les que no en­víen di­ne­ro a ese ti­po de per­so­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.