‘Ma­tan’ en NM le­ga­li­za­ción de ma­ri­gua­na re­crea­ti­va

El Diario de El Paso - - PORTADA - Mor­gan Lee / As­so­cia­ted Press

Santa Fe, NM— La ini­cia­ti­va de ley en Nue­vo Mé­xi­co pa­ra con­ver­tir­se en el duo­dé­ci­mo es­ta­do de EU en le­ga­li­zar el uso re­crea­ti­vo de la ma­ri­gua­na, ca­yó abrup­ta­men­te des­pués de que los se­na­do­res es­ta­ta­les –en una Le­gis­la­tu­ra do­mi­na­da por de­mó­cra­tas– re­cha­za­ron un pro­yec­to de ley que ha­bría for­za­do el per­mi­so pa­ra las ven­tas en todas las ciu­da­des y pue­blos del es­ta­do.

En una vo­ta­ción de co­mi­té, rea­li­za­da a úl­ti­ma ho­ra la no­che del miér­co­les, dos se­na­do­res de­mó­cra­tas se unie­ron a los re­pu­bli­ca­nos en una vo­ta­ción de 6-4 pa­ra de­te­ner el pro­yec­to de ley de le­ga­li­za­ción, que tam­bién ha­bría eli­mi­na­do de ma­ne­ra re­tro­ac­ti­va las con­de­nas por po­se­sión de ma­ri­gua­na y ayu­da­ba al pro­gra­ma de can­na­bis me­di­ci­nal exis­ten­te en el es­ta­do con exen­cio­nes de im­pues­tos y sub­si­dios pa­ra pa­cien­tes.

La de­ci­sión mar­có el se­gun­do fra­ca­so de los de­fen­so­res de la le­ga­li­za­ción pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo en Nue­vo Mé­xi­co, desde que los de­mó­cra­tas arre­ba­ta­ron en 2018 la gu­ber­na­tu­ra a los re­pu­bli­ca­nos y am­plia­ron su ma­yo­ría le­gis­la­ti­va.

La vo­ta­ción casi con­de­nó un pro­yec­to de ley pa­ra le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na que im­pli­có un año de pre­pa­ra­ción y es­fuer­zo por par­te de la go­ber­na­do­ra Mi­che­lle Lujan Gris­ham. Tam­bién mos­tró las di­fi­cul­ta­des de usar el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo pa­ra le­ga­li­zar com­ple­ta­men­te la ma­ri­gua­na.

Trein­ta y tres es­ta­dos y Wa­shin­gton, D.C., han le­ga­li­za­do el can­na­bis pa­ra uso mé­di­co o re­crea­ti­vo. Mi­chi­gan e Illi­nois son los más re­cien­tes de 11 es­ta­dos en acep­tar ven­tas re­crea­ti­vas, pe­ro só­lo Illi­nois y Ver­mont lo han le­ga­li­za­do a tra­vés de sus le­gis­la­tu­ras.

El res­to de las ven­tas re­crea­ti­vas pa­ra los es­ta­dos se ob­tu­vie­ron me­dian­te la apro­ba­ción di­rec­ta de los vo­tan­tes, al­go que Nue­vo Mé­xi­co só­lo per­mi­te pa­ra en­mien­das a la Cons­ti­tu­ción es­ta­tal.

Lujan Gris­ham ha acep­ta­do los es­fuer­zos de le­ga­li­za­ción mien­tras su ad­mi­nis­tra­ción se es­fuer­za por atraer y cons­truir nue­vas in­dus­trias en un es­ta­do con una fuer­te de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de la pro­duc­ción de pe­tró­leo, lo cual con­du­ce a ci­clos de au­ge y caí­da.

A prin­ci­pios del año pa­sa­do, pu­so a un alia­do de con­fian­za, el con­ce­jal de la ciu­dad de Al­bu­quer­que, Pat Da­vis, a car­go de una fuer­za de tra­ba­jo iti­ne­ran­te que des­cri­bió mi­nu­cio­sa­men­te un mar­co re­gu­la­to­rio pa­ra abor­dar las preo­cu­pa­cio­nes pú­bli­cas so­bre el can­na­bis re­crea­ti­vo, el ma­ne­jar bajo el in­flu­jo de al­gu­na sus­tan­cia tó­xi­ca, la se­gu­ri­dad en el lu­gar de tra­ba­jo y cómo ne­gar el ac­ce­so a los jó­ve­nes a la dro­ga.

Pe­ro la la­bor del gru­po de tra­ba­jo no su­peró la opo­si­ción en al­gu­nas par­tes del es­ta­do y al­gu­nos le­gis­la­do­res di­je­ron que se les dio po­co tiem­po pa­ra di­ge­rir un pro­yec­to de ley en­men­da­do de 186 pá­gi­nas que ex­pli­ca­ba cómo fun­cio­na­rían las ven­tas.

Mo­ver pro­yec­tos de ley com­ple­jos a tra­vés de la Le­gis­la­tu­ra es di­fí­cil por­que los le­gis­la­do­res no asa­la­ria­dos tie­nen só­lo 30 días pa­ra lle­var a ca­bo la se­sión le­gis­la­ti­va de es­te año.

El pre­si­den­te del Co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do, el de­mó­cra­ta Joseph Cer­van­tes, se opu­so a las dis­po­si­cio­nes de li­cen­cia pa­ra las em­pre­sas de ma­ri­gua­na que re­que­rían un acuer­do con la mano de obra or­ga­ni­za­da y la con­ce­sión de li­cen­cias co­mer­cia­les a per­so­nas con con­de­nas an­te­rio­res por nar­co­trá­fi­co, in­clui­dos de­li­tos de dis­tri­bu­ción.

Y el se­na­dor re­pu­bli­cano Ron Griggs di­jo que ha­bía crí­ti­cas so­bre el re­qui­si­to de que los con­da­dos, ciu­da­des y pue­blos per­mi­tan la ven­ta re­crea­ti­va de ma­ri­gua­na don­de las ven­tas lo­ca­les de al­cohol pue­den prohi­bir­se y dos con­da­dos es­ta­ban “se­cos” –de­bi­do a que prohí­ben la ven­ta de al­cohol– has­ta el año pa­sa­do.

El re­pre­sen­tan­te Paul Bandy, tam­bién re­pu­bli­cano, di­jo que ha­bía una re­sis­ten­cia sig­ni­fi­ca­ti­va a la le­ga­li­za­ción en su dis­tri­to que li­mi­ta con Co­lo­ra­do y su pio­ne­ra eco­no­mía de la ma­ri­gua­na re­crea­ti­va.

“Creo que los pro­gre­sis­tas se die­ron cuen­ta de que pro­ba­ble­men­te se ex­tra­li­mi­ta­ron en un año elec­to­ral”, di­jo.

El pro­yec­to de ley de Nue­vo Mé­xi­co exi­gía un im­pues­to es­pe­cial es­ta­tal del 9 por cien­to so­bre las ven­tas de ma­ri­gua­na pa­ra ayu­dar a fi­nan­ciar la apli­ca­ción de la ley lo­cal, la edu­ca­ción con­tra ma­ne­jar bajo la in­fluen­cia de dro­gas o al­cohol y el tra­ta­mien­to del abu­so de sus­tan­cias.

Una par­te de los in­gre­sos por im­pues­tos in­di­rec­tos de las ven­tas de ma­ri­gua­na se ha­bría des­ti­na­do a cau­sas de jus­ti­cia so­cial di­se­ña­das pa­ra ayu­dar a las co­mu­ni­da­des afec­ta­das de ma­ne­ra ne­ga­ti­va y des­pro­por­cio­na­da por las an­te­rio­res po­lí­ti­cas fe­de­ra­les de dro­gas. Mu­chas de las con­de­nas an­te­rio­res que no in­vo­lu­cra­ban el trá­fi­co ha­brían si­do eli­mi­na­das au­to­má­ti­ca­men­te.

El he­cho de que el pro­yec­to no avan­za­ra se pro­du­jo des­pués de una me­di­da bi­par­ti­dis­ta el año pa­sa­do pa­ra la ven­ta de can­na­bis re­crea­ti­vo en las tien­das es­ta­ta­les, a pe­sar del res­pal­do de tres se­na­do­res es­ta­ta­les re­pu­bli­ca­nos.

El pro­yec­to de ley de es­te año pe­día un es­que­ma de ven­tas de ma­ri­gua­na del sec­tor pri­va­do que hu­bie­ra re­que­ri­do ven­tas de can­na­bis me­di­ci­nal en to­dos los dis­pen­sa­rios.

La sus­pen­sión del pro­yec­to de ley de le­ga­li­za­ción pu­so en es­pe­ra los pla­nes del maes­tro ju­bi­la­do y as­pi­ran­te a agri­cul­tor de ma­ri­gua­na Bob Ro­gers. Que­ría co­men­zar un in­ver­na­de­ro co­mer­cial de ma­ri­gua­na en su ran­cho de 160 acres (65 hec­tá­reas) cerca de la fron­te­ra es­ta­tal con Te­xas.

Ro­gers ya cul­ti­va can­na­bis me­di­ci­nal pa­ra su pro­pio con­su­mo bajo una li­cen­cia es­ta­tal de pro­duc­ción per­so­nal pa­ra tra­tar el dolor cró­ni­co diag­nos­ti­ca­do en una pier­na le­sio­na­da. Te­nía la es­pe­ran­za de traer a Nue­vo Mé­xi­co a uno –o am­bos– de sus hi­jos adul­tos, quie­nes ra­di­can en Nue­va York y Ca­li­for­nia, pa­ra ayu­dar a ad­mi­nis­trar el ne­go­cio.

“Es­toy or­gu­llo­so de es­tar aquí y con ga­nas de cul­ti­var ma­ri­gua­na si el es­ta­do nos da la opor­tu­ni­dad”, di­jo.

A pe­sar del vo­to en con­tra del pro­yec­to de ley y casi nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que se re­vi­va du­ran­te la se­sión le­gis­la­ti­va ac­tual, Lujan Gris­ham di­jo en un co­mu­ni­ca­do que “la le­ga­li­za­ción del can­na­bis re­crea­ti­vo en Nue­vo Mé­xi­co es inevi­ta­ble”.

“La gen­te de Nue­vo Mé­xi­co ha di­cho que lo quie­re. Una eco­no­mía es­ta­tal di­ver­si­fi­ca­da lo exi­ge”, di­jo.

la de­ci­sión mar­có el se­gun­do fra­ca­so de los de­fen­so­res de la le­ga­li­za­ción en NM

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.