Re­gre­so del de­por­te uni­ver­si­ta­rio pu­die­ra fa­vo­re­cer a Trump

Pre­sio­nes del man­da­ta­rio ha­cia la Big Ten lo­gra­ron que se re­vir­tie­ra la de­ci­sión de apla­zar la tem­po­ra­da has­ta la pri­ma­ve­ra

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Wa­shing­ton— El pre­si­den­te Do­nald Trump no per­dió tiem­po pa­ra ce­le­brar cuan­do la Big Ten —una de las con­fe­ren­cias po­de­ro­sas que im­pul­san el ne­go­cio de los de­por­tes uni­ver­si­ta­rios— anun­cio el re­gre­so del fút­bol ame­ri­cano co­le­gial en al­gu­nos de los es­ta­dos del cen­tro de Es­ta­dos Uni­dos, que son crí­ti­cos pa­ra sus in­ten­tos de lo­grar la re­elec­ción en no­viem­bre, di­cien­do: “Yo soy quien lo tra­je de re­gre­so”.

Sin em­bar­go, sus ges­tio­nes pa­ra re­ver­tir la de­ci­sión el mes pa­sa­do —de apla­zar los de­por­tes de oto­ño en la con­fe­ren­cia de­bi­do a la pan­de­mia— dis­tan mu­cho de ser el úni­co fac­tor que lle­vó a los fun­cio­na­rios a cam­biar de cur­so.

La Big Ten ya es­ta­ba ba­jo enor­mes pre­sio­nes de de­por­tis­tas, pa­dres de fa­mi­lia, en­tre­na­do­res y ciu­da­des universita­rias que de­pen­den del fút­bol ame­ri­cano los sá­ba­dos pa­ra lle­nar res­tau­ran­tes y ho­te­les, así co­mo pa­ra pro­veer los ne­ce­sa­rios in­gre­sos por im­pues­tos.

Du­ran­te se­ma­nas, Trump se alió con ese es­fuer­zo. Pú­bli­ca y pri­va­da­men­te pre­sio­nó a la con­fe­ren­cia pa­ra que re­vir­tie­ra su de­ci­sión del 11 de agos­to, de apla­zar la tem­po­ra­da has­ta la pri­ma­ve­ra. Cuan­do la con­fe­ren­cia anun­ció el miér­co­les que co­men­za­rá a ju­gar el 23 de oc­tu­bre ba­jo es­tric­tos pro­to­co­los pa­ra pre­ve­nir con­ta­gios por co­ro­na­vi­rus, Trump es­ta­ba de­seo­so de ca­pi­ta­li­zar el anun­cio po­lí­ti­ca­men­te.

“Yo lla­mé al co­mi­sio­na­do ha­ce un par de se­ma­nas y co­men­za­mos a pre­sio­nar mu­cho, fran­ca­men­te”, di­jo Trump du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa.

Los ase­so­res de Trump di­cen que el epi­so­dio re­sal­ta có­mo el es­ti­lo po­co con­ven­cio­nal del pre­si­den­te —sus re­pri­men­das en Twit­ter y sus fan­fa­rro­na­das re­tó­ri­cas— lo­gran re­sul­ta­dos.

Es un mo­men­to que pu­die­ra ayu­dar a Trump en es­ta­dos cla­ves co­mo Pen­sil­va­nia, Io­wa, Mi­chi­gan, Min­ne­so­ta, Ohio y Wis­con­sin, don­de los co­le­gios van aho­ra a ju­gar sus pri­me­ros par­ti­dos me­nos de dos se­ma­nas an­tes de la elec­ción pre­si­den­cial, di­jo Alex Co­nant, un es­tra­te­ga re­pu­bli­cano.

“Hay vo­tan­tes que vo­ta­ron por él en 2016 y que no quie­ren vo­tar por él es­ta vez, ma­yor­men­te por­que no les gus­ta per­so­nal­men­te”, di­jo Co­nant. “Esos vo­tan­tes ne­ce­si­tan un re­cor­da­to­rio de por qué lo res­pal­da­ron ini­cial­men­te. Es en asun­tos co­mo és­te en los que él adop­ta una po­si­ción con­tro­ver­ti­da con la que ellos es­tán de acuer­do y lo­gra re­sul­ta­dos”.

La de­ci­sión de la Big Ten se co­rres­pon­de ade­más con los es­fuer­zos de Trump de in­di­car que la na­ción es­tá en el sen­de­ro ha­cia la nor­ma­li­dad ba­jo su guía. El pre­si­den­te ha cri­ti­ca­do a los de­mó­cra­tas di­cien­do que “no quie­ren el re­gre­so del fút­bol por ra­zo­nes po­lí­ti­cas” y acu­só a la go­ber­na­do­ra de Mi­chi­gan, la de­mó­cra­ta Gret­chen Whit­mer, de im­pe­dir el re­gre­so al te­rreno de los equi­pos de Mi­chi­gan y Mi­chi­gan Sta­te.

Lo que no se di­ce es que las 14 uni­ver­si­da­des en la Big Ten han op­ta­do por re­du­cir el apren­di­za­je en per­so­na y que pi­die­ron a los es­tu­dian­tes ce­sar fies­tas y con­gre­ga­cio­nes en gru­pos gran­des en mo­men­tos en que las muer­tes por el vi­rus en Es­ta­dos Uni­dos se acer­can a 200 mil.

Y aun­que Trump reite­ra­da­men­te cri­ti­có a la con­fe­ren­cia, has­ta el miér­co­les, tu­vo mu­cho me­nos que de­cir so­bre el apla­za­mien­to de los de­por­tes de oto­ño en la Pac-12, que in­clu­ye uni­ver­si­da­des en es­ta­dos ma­yor­men­te de­mó­cra­tas co­mo Ca­li­for­nia, Co­lo­ra­do, Ore­gon y Wa­shing­ton, ade­más del dispu­tado Ari­zo­na. El miér­co­les, Trump ex­hor­tó a la Pac-12 a arran­car la tem­po­ra­da.

Whit­mer di­jo que la de­ci­sión de la Big Ten de re­ver­tir cur­so fue to­ma­da por los miem­bros de la con­fe­ren­cia. Di­jo que ella ha­bía ha­bla­do con otros go­ber­na­do­res so­bre las po­si­bi­li­da­des de per­mi­tir es­pec­ta­do­res en los par­ti­dos, pe­ro ad­vir­tió que el CO­VID-19 “si­gue sien­do una ame­na­za muy real”.

“Si que­re­mos pre­ser­var eso co­mo op­ción, te­ne­mos que ser se­rios so­bre la ne­ce­si­dad de usar mas­ca­ri­llas”, di­jo.

Las au­to­ri­da­des de la Big Ten men­cio­na­ron la me­jo­ra en las ca­pa­ci­da­des de prue­bas que de­tec­tan el co­ro­na­vi­rus en el mis­mo día co­mo un fac­tor cla­ve pa­ra su de­ci­sión. A la pre­gun­ta so­bre el pa­pel de Trump en el cam­bio de cur­so, el en­tre­na­dor de Wis­con­sin Barry Al­va­rez di­jo que Trump de­jó cla­ro que “la Big Ten era im­por­tan­te pa­ra él”.

“Creo que él atra­jo aten­ción al de­por­te de la Big Ten y te­nía una so­lu­ción”, di­jo Al­va­rez. “Cuán­to tie­ne eso que ver con nues­tro re­gre­so al te­rreno, no lo sé”.

El je­fe de la cam­pa­ña de Trump, Bill Ste­pien, fue inequí­vo­co: los es­ta­dou­ni­den­ses en la re­gión de Big Ten tie­nen que agra­de­cer­le a Trump.

“El fút­bol ame­ri­cano uni­ver­si­ta­rio es una par­te enor­me del sá­ba­do pa­ra mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses y va a re­gre­sar, en gran par­te gra­cias al li­de­raz­go del pre­si­den­te Trump”, di­jo Ste­pien. “Sa­be­mos que Joe Bi­den no ha­bría pre­sio­na­do por es­to, to­da vez que él ha bus­ca­do cual­quier ra­zón pa­ra man­te­ner ce­rra­do nues­tro país du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble, por­que él cree que lo ayu­da­rá po­lí­ti­ca­men­te”.

Tras lla­mar al co­mi­sio­na­do de la con­fe­ren­cia Ke­vin Wa­rren el 1 de sep­tiem­bre, Trump ex­pre­só con­fian­za en que los de­por­tis­tas re­gre­sa­rían pron­to a las can­chas, di­cien­do en un tuit que el re­gre­so es­ta­ba “en la pri­me­ra yar­da”. Más ade­lan­te di­jo que Whit­mer, ade­más del go­ber­na­dor re­pu­bli­cano de Mary­land Larry Hogan y el go­ber­na­dor de­mó­cra­ta de Illi­nois J.B. Pritz­ker es­ta­ban fre­nan­do las co­sas.

A su vez, el can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, ex vi­ce­pre­si­den­te Bi­den, cul­pó a Trump por la can­ce­la­ción de los even­tos de­por­ti­vos, con un anun­cio trans­mi­ti­do días an­tes de la lla­ma­da de Trump al co­mi­sio­na­do.

“Trump ha pues­to a Es­ta­dos Uni­dos en la ban­da. Te­ne­mos que vol­ver al par­ti­do” se ve en la pan­ta­lla jun­to con imá­ge­nes de es­ta­dios va­cíos en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mi­chi­gan y otras par­tes. El miér­co­les, Trump cri­ti­có el anun­cio, di­cien­do que era “to­tal­men­te fal­so”.

Ka­ren Ke­drows­ki, pro­fe­so­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Io­wa, di­jo que el re­gre­so de la ac­ti­vi­dad en la Big Ten es bueno po­lí­ti­ca­men­te pa­ra Trump, si la con­fe­ren­cia con­si­gue rea­li­zar la tem­po­ra­da con in­te­rrup­cio­nes mí­ni­mas y si po­cos de­por­tis­tas se en­fer­man.

La tien­da de ar­tícu­los de­por­ti­vos The Hus­ker Hounds en Omaha, Ne­bras­ka, mues­tra en pan­ta­llas de te­le­vi­sión el 16 de sep­tiem­bre del 2020 una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra anun­ciar la reaper­tu­ra de la tem­po­ra­da de fút­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.