En Whi­te Sands, las hue­llas hu­ma­nas más an­ti­guas

El Diario de El Paso - - PORTADA - De la Re­dac­ción/el Dia­rio de El Pa­so

Whi­te Sands, el her­mo­so par­que na­cio­nal ubi­ca­do en­tre Ala­mo­gor­do y Las Cru­ces, no só­lo es cé­le­bre por las are­nas blancas, de ye­so, que le dan su nom­bre, sino tam­bién por el le­ga­do his­tó­ri­co mun­dial que que­dó gra­ba­do en su sue­lo.

Du­ran­te la Era del Hie­lo –las fa­mo­sas gla­cia­cio­nes–, ha­ce unos 10 mil años, una mu­jer o un ado­les­cen­te y un ni­ño ca­mi­na­ban por las ori­llas fan­go­sas de lo que al­gu­na vez fue el la­go Ote­ro. El la­go se se­có, de­jan­do atrás las du­nas de ye­so que aho­ra co­no­ce­mos co­mo el Par­que Na­cio­nal Whi­te Sands.

La evi­den­cia de la ca­mi­na­ta es vi­si­ble en nues­tros días y un nue­vo ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Qua­ter­nary Scien­ce Re­views lo do­cu­men­ta co­mo el sen­de­ro hu­mano fo­si­li­za­do más lar­go del mun­do.

Es­tas hue­llas an­ti­guas, en­con­tra­das en una pla­ya en Whi­te Sands en 2018, mues­tran lo que los in­ves­ti­ga­do­res creen que es una mu­jer o un hom­bre jo­ven que ca­mi­na ca­si una mi­lla, con las hue­llas de un ni­ño pe­que­ño apa­re­cien­do pe­rió­di­ca­men­te al la­do.

Es­tán fo­si­li­za­das y da­tan de la Edad del Hie­lo

La evi­den­cia re­ve­la que la per­so­na al­ter­nó de car­gar al ni­ño, mo­vien­do al pe­que­ño de un la­do a otro, por có­mo las hue­llas se en­san­cha­ron y se des­li­za­ron en el ba­rro con el pe­so adi­cio­nal.

De­sig­na­do un me­ga­si­tio pa­ra ras­treo en 2014, Whi­te Sands con­tie­ne la co­lec­ción más gran­de de hue­llas fo­si­li­za­das de la Edad de Hie­lo (épo­ca del Pleis­to­ceno) en el mun­do, que han si­do de­ja­das atrás por más que só­lo hu­ma­nos. En Whi­te Sands se han en­con­tra­do hue­llas de ma­mut, pe­re­zo­sos gi­gan­tes, lo­bos y leo­nes ame­ri­ca­nos.

“Me com­pla­ce mu­cho des­ta­car es­ta ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria que atra­vie­sa mi­le­nios. Ver las hue­llas de un ni­ño de mi­les de años nos re­cuer­da por qué es tan im­por­tan­te cui­dar es­tos lu­ga­res es­pe­cia­les”, di­jo la su­pe­rin­ten­den­te del Par­que Na­cio­nal Whi­te Sands, Ma­rie Sau­ter, en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

Aun­que se des­cu­brie­ron ha­ce más de 60 años, las hue­llas fo­si­li­za­das han si­do el fo­co de una in­ten­sa in­ves­ti­ga­ción du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, ya que las hue­llas se es­tán per­dien­do rá­pi­da­men­te de­bi­do a la ero­sión del sue­lo.

“Lo que ha­ce que las hue­llas fo­si­li­za­das en Whi­te Sands sean tan úni­cas son las in­ter­ac­cio­nes in­creí­bles que ve­mos en­tre los hu­ma­nos y otros ani­ma­les de la Edad de Hie­lo”, di­ce el ge­ren­te del pro­gra­ma de re­cur­sos de Whi­te Sands, Da­vid Bus­tos.

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos, en co­la­bo­ra­ción con per­so­nal del Ser­vi­cio de Par­ques Na­cio­na­les, pue­de ver có­mo se com­por­tan los ani­ma­les y los hu­ma­nos al es­tu­diar las hue­llas fo­si­li­za­das. Hay hue­llas de ni­ños ju­gan­do en char­cos que se for­ma­ron en hue­llas de pe­re­zo­sos gi­gan­tes, ami­gos sal­tan­do en­tre hue­llas de ma­mut y el ace­cho cons­tan­te de hu­ma­nos en bus­ca de gran­des pre­sas.

El Par­que Na­cio­nal Whi­te Sands es el par­que na­cio­nal más nue­vo de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta­ble­ci­do el 20 de di­ciem­bre de 2019. (De la Re­dac­ción/el Dia­rio de El Pa­so) news­room@dia­riou­sa.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.