EL ACUER­DO TRUMP-KIM JOUNG

El Diario - - #OPINIÓN -

El diá­lo­go di­rec­to en­tre EEUU y Corea del Nor­te es un avan­ce im­por­tan­te en una re­la­ción es­tan­ca­da y hos­til. La reunión en­tre el pre­si­den­te Do­nald Trump y el lí­der nor­co­reano Kim Joung-un es un acon­te­ci­mien­to po­si­ti­vo.

Es inusual que el ini­cio de una re­la­ción en­tre dos na­cio­nes se ha­ga al más al­to ni­vel. Es­te ti­po de en­cuen­tro se re­ser­va pa­ra cuan­do ya hay un acuer­do o pa­ra sal­var una ne­go­cia­ción. En es­te ca­so, se adap­ta al es­ti­lo de los dos lí­de­res, y al pro­pó­si­to in­me­dia­to que am­bos tie­nen pa­ra es­ta oca­sión.

El cul­to a la per­so­na­li­dad es una ca­rac­te­rís­ti­ca que com­par­ten am­bos lí­de­res. El nor­co­reano pro­vie­ne de un ré­gi­men di­nás­ti­co en que co­mo el ter­cer “lí­der su­pre­mo” es ido­la­tra­do. El es­ta­dou­ni­den­se no tie­ne una exal­ta­ción sis­te­má­ti­ca, aun­que es su­fi­cien­te con su ego y los adu­la­do­res que lo ro­dean.

La reunión fue un éxi­to to­man­do en cuen­ta las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da uno.

Kim, lí­der de un país pa­ria en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal por la bru­ta­li­dad del ré­gi­men, es­tu­vo de igual a igual con el pre­si­den­te de EEUU. Su po­lí­ti­ca de ar­mas y prue­bas nu­clea­res tu­vo éxi­to pa­ra con­se­guir el re­co­no­ci­mien­to que nin­gún lí­der es­ta­dou­ni­den­se le qui­so dar, a me­nos que eli­mi­ne sus ar­mas.

Trump pa­sa a la his­to­ria co­mo el pri­mer pre­si­den­te que se reúne con su par nor­co­reano des­de el fin de la gue­rra de Corea. La ele­va­ción de su per­fil in­ter­na­cio­nal es el pre­mio a su ma­ne­ra po­co con­ven­cio­nal de go­ber­nar. Hoy asegura que el to­dos es­tán a sal­vo de un pe­li­gro nu­clear, que el mis­mo Trump con­tri­bu­yó con sus ame­na­zas. Se sien­te sal­va­dor del mun­do y can­di­da­to al pre­mio No­bel.

La rea­li­dad es que Corea del Nor­te por aho­ra no ha­ce prue­bas nu­clea­res y Es­ta­dos Uni­dos le pro­me­tió no ha­cer ejer­ci­cios mi­li­ta­res con Corea del Sur y na­da más.

Es­to úl­ti­mo po­ne a Chi­na y Ru­sia con­ten­tos por­que re­du­ce la in­fluen­cia de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión. Le da tran­qui­li­dad a Nor­co­rea y una sor­pre­sa des­agra­da­ble pa­ra el alia­do sur­co­reano.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que Nor­co­rea ha­bla va­ga­men­te de una des­nu­clea­ri­za­ción. Aho­ra em­pie­za el lar­go pro­ce­so de los de­ta­lles ya co­no­ci­do, en don­de ocu­rre el es­tan­ca­mien­to de otras épo­cas.

Kim cree que esas ar­mas son la ga­ran­tía pa­ra evi­tar una in­va­sión, de su su­per­vi­ven­cia. Esa fue la lla­ve pa­ra es­ta reunión. Es di­fí­cil que se des­ha­ga de ellas, in­clu­so con las pro­me­sas de una se­gu­ri­dad que es­tá fue­ra de las ma­nos de Trump.

La reunión Trump y Kim re­fle­ja la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la Ca­sa Blan­ca.

In­sul­ta al lí­der de una de­mo­cra­cia co­mo Ca­na­dá y le abre los bra­zos a un dic­ta­dor. Al pri­me­ro lo acu­sa de “dé­bil”, al se­gun­do al se­gun­do lo ad­mi­ra. En la dispu­ta con Jus­tin Tru­deau se pue­de per­der em­pleos y un alia­do muy im­por­tan­te, con Kim ga­nó una foto con quien no me­re­ce nin­gu­na con­fian­za.

No hay na­da pa­ra can­tar vic­to­ria.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.