Me­re­ci­da pau­sa

El Diario - - #OPINIÓN -

De mo­men­to, por lo me­nos por un ins­tan­te, ha­ga­mos a un la­do la po­lí­ti­ca, los pro­ble­mas del Estado, los ra­cis­tas que apo­yan a Do­nald Trump, la po­la­ri­za­ción que ago­bia a nues­tra so­cie­dad, la nu­clea­ri­za­ción o des­nu­clea­ri­za­ción de Corea del Nor­te o Irán, etc. etc.

Ocu­pé­mo­nos del fút­bol, de la co­sa más di­vi­na del pla­ne­ta, de las gam­be­tas de Lio­nel Mes­si, la pul­ga ar­gen­ti­na; el quie­bre en­dia­bla­do de la cin­tu­ra del co­lom­biano Juan Gui­ller­mo Cua­dra­do, de la ve­lo­ci­dad de Cris­tiano Ro­nal­do; de los dien­tes de ra­tón del uru­gua­yo Luís Suá­rez, quien, de vez en cuan­do pier­de los es­tri­bos y muer­de a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en vez de me­ter go­les.

Se­ño­res y se­ño­ras, el fút­bol, a di­fe­ren­cia de otras co­sas que hay en el mun­do, nos ha uni­do, nos ha her­ma­na­do, nos ha he­cho sen­tir que so­mos igua­les a pe­sar de la pig­men­ta­ción de nues­tra tez; nos ha he­cho pen­sar que la po­bre­za o la ri­que­za no im­por­ta en el mo­men­to de pa­tear una pe­lo­ta.

A pe­sar de que mis dos se­lec­cio­na­dos pre­fe­ri­dos –Bo­li­via y Es­ta­dos Uni­dos— no van a es­tar pre­sen­tes en es­te Mun­dial de Ru­sia, yo le apues­to a la se­lec­ción de quién es mi com­pa­ñe­ra de vi­da, mi es­po­sa co­lom­bia­na. reo que es­ta vez Co­lom­bia va a lle­gar a las se­mi­fi­na­les. Y si es que la suer­te le acom­pa­ña, es­ta­rá ju­gan­do el úl­ti­mo par­ti­do del Mun­dial.

Tam­bién es­ta­ré ha­cien­do “co­ne­ji­tos” por el se­lec­cio­na­do me­xi­cano, a cu­yo país de­bo mu­cho. Mé­xi­co me ha da­do mu­chos ami­gos, me ha per­mi­ti­do

CEl tor­neo más po­pu­lar del pla­ne­ta nos da la opor­tu­ni­dad de ha­cer una pau­sa an­te tan­tas co­sas que ago­bian a nues­tra so­cie­dad. aten­der a esa fa­bu­lo­sa uni­ver­si­dad que me ha aco­gi­do y me ha ge­ne­ra­do tan­to co­no­ci­mien­to. Soy un fe­liz egre­sa­do de la UNAM, del pro­gra­ma de doc­to­ra­do en Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les. or su­pues­to que voy a apo­yar a Pe­rú, el cual du­ran­te tan­to tiem­po fue, jun­to con el la ma­yo­ría del te­rri­to­rio de Bo­li­via y par­te nor­te de Chi­le, cu­na de una de las más le­gen­da­rias, hos­pi­ta­la­rias y mi­le­na­rias cul­tu­ras de Amé­ri­ca La­ti­na: la Ay­ma­ra.

Tam­bién es­ta­ré ha­cien­do “ca­chi­tos” por Pa­na­má, un país pe­que­ño que por pri­me­ra vez asis­te a un mun­dial de fut­bol. Los bra­sile­ños son el equi­po pre­fe­ri­do de la ma­yo­ría la­ti­noa­me­ri­ca­na; yo tam­bién los apo­yo.

Fi­nal­men­te, a pe­sar de que de vez en cuan­do uno se cho­ca con un ar­gen­tino que no es tan sim­pá­ti­co co­mo la ma­yo­ría de su gen­te, yo tam­bién me uno a la hin­cha­da ar­gen­ti­na.

Un gran ami­go ar­gen­tino, Car­los M. Vi­las, una de las men­tes más re­co­no­ci­das en el mun­do aca­dé­mi­co fue mi men­tor en la UNAM y hoy vi­ve en Bue­nos Ai­res. Es­ta­ré ha­cien­do po­rras por to­dos los equi­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.•

P

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.