TRUMP DI­VI­DE PE­RO EL FÚT­BOL UNE

El Diario - - #OPINIÓN -

Lo que Do­nald Trump di­vi­de el fút­bol une. Esa es la con­clu­sión des­pués de que la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal Aso­cia­do del Fút­bol (FIFA) pu­so a Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co a car­go de la or­ga­ni­za­ción de la Co­pa Mun­dial 2016.

No pu­do lle­gar en me­jor mo­men­to la de­sig­na­ción de un even­to global que exi­ge un mi­nu­cio­sa co­la­bo­ra­ción en­tre los tres paí­ses. El Pre­si­den­te hoy ha­ce pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio, se dis­tan­cia de sus ve­ci­nos.

El Mun­dial del 2026 exi­gi­rá una la­bor eco­nó­mi­ca con­jun­ta, va a cau­sar un mo­vi­mien­to de gen­te a tra­vés de las fron­te­ras. Una pe­sa­di­lla pa­ra quien ame­na­za con des­truir los la­zos co­mer­cia­les exis­ten­tes en­tre los tres paí­ses y le­van­tar un mu­ro en su fron­te­ra.

La or­ga­ni­za­ción de es­te even­to pue­de ser un ejem­plo de uni­dad de Amé­ri­ca del Nor­te, ya cuan­do la pre­si­den­cia de Trump es­té en el re­cuer­do. Se­ría im­por­tan­te que el man­da­ta­rio re­cuer­de que Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta­ba de sus ve­ci­nos pa­ra es­te even­to. Era muy di­fí­cil que lo pue­da or­ga­ni­zar so­lo.

La FIFA va a am­pliar el tor­neo en esa co­pa a 48 equi­pos de los 32 ac­tua­les, 80 par­ti­dos, 60 en Es­ta­dos Uni­dos, 10 en Ca­na­dá y en Mé­xi­co en 16 ciu­da­des. Se es­ti­ma que habrá un in­gre­so global de 14,300 mi­llo­nes de dó­la­res y una im­por­tan­te asis­ten­cia a los es­ta­dios. La Co­pa re­gre­sa a Los An­ge­les y Nue­va York.

A quién tam­bién un Mun­dial le lle­ga en el mo­men­to ideal es al pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin. El even­to es la opor­tu­ni­dad de Pu­tin de mos­trar al mun­do una ca­ra po­si­ti­va, que de­ses­pe­ra­da­men­te ne­ce­si­ta.

La ima­gen ru­sa es­tá da­ña­da por las in­ter­fe­ren­cias en las de­mo­cra­cias in­ter­na­cio­na­les, la in­va­sión a Cri­mea y el en­ve­ne­na­mien­to de opo­si­to­res, una re­elec­ción con­tro­ver­sial de Pu­tin y la ex­clu­sión de la de­le­ga­ción ru­sa de los úl­ti­mos Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno por do­pa­je sis­te­má­ti­co. Los ojos del mun­do es­tán pues­tos allí.

Hay otro impacto fue­ra de Ru­sia que tam­bién es­tá li­ga­do al Mun­dial. La in­fluen­cia del fút­bol im­pac­ta la po­lí­ti­ca por la pa­sión que cau­sa.

Los ana­lis­tas, por ejem­plo, es­ti­man que un mal re­sul­ta­do de la se­lec­ción me­xi­ca­na en la fa­se de gru­pos ayu­da­rá a los can­di­da­tos opo­si­to­res en la elec­ción pre­si­den­cial del 1ro. de ju­lio. Los me­dios en Ar­gen­ti­na y Pe­rú ad­vier­ten que la dis­trac­ción po­pu­lar con el Mun­dial pue­den ser apro­ve­cha­dos por el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y por la opo­si­to­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri, res­pec­ti­va­men­te.

El ba­lón ya ro­dó en Moscú. Co­men­zó la fiesta del es­pec­tácu­lo más vis­to en el mun­do. Es la ho­ra del or­gu­llo na­cio­nal, el en­tu­sias­mo, la esperanza, la alegría, el de­sen­can­to y la tris­te­za. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que al fi­nal del día es un juego y na­da más.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.