EL HI­JO DE ‘CI­RU­GÍA’ MÉNDEZ NO ES DE LUIS MIGUEL, ¡POR FA­VOR!

El Diario - - #PARATI -

Es­toy muy, pe­ro muy eno­ja­da. ¿Có­mo se les ocu­rre de­cir que el hi­jo de ‘Ci­ru­gía’ Méndez po­dría ser de Luis Miguel? Es­toy que echo chis­pas pe­ro no por

sino por Luis­mi, que en da­do ca­so se­ría el más afec­ta­do. Ima­gí­nen­se que les acha­quen la pa­ter­ni­dad de un mu­cha­cho tan feo.

Aun­que a de­cir ver­dad, es­te chis­me es­tá de ri­sa. Y es que el nom­bre de la po­bre­ci­ta de Ci­ru­gía ni si­quie­ra so­na­ría si no fue­ra por el alar­de que ha­ce ca­da ra­to de la su­pues­ta re­la­ción que tu­vo con El Sol. Les ase­gu­ro que si el can­tan­te tie­ne en su ca­sa una lis­ta con los nom­bres de todas sus con­quis­tas, el de ella de­be es­tar ta­cha­do o ni si­quie­ra in­clui­do. Y tam­bién creo que ja­más en la vi­da pen­só en in­cluir­la en la se­rie so­bre su vi­da. ¿Se ima­gi­nan la que­ma­da mo­ral tan fea que se hu­bie­ra da­do al re­la­tar que tu­vo que­re­res con ese esperpento? Us­te­des di­rán que de jo­ven –o sea, ha­ce co­mo 200 años– no es­ta­ba fea, y tie­nen ra­zón, pe­ro aho­ra sí que es­tá co­mo pa­ra con­tra­tar­la pa­ra esos shows de Ha­llo­ween de Uni­ver­sal Stu­dios o al­go así.

El ca­so es que quien se de­be­ría de sen­tir ofen­di­do es Luis Miguel, por­que le an­dan acha­can­do a un mu­cha­cho con el que no tie­ne ningún pa­re­ci­do. Por fa­vor, so­lo ha­ce

Méndez, Lu­cía

fal­ta ver las fo­tos de Pe­dro An­to­nio –el chi­co en cues­tión– pa­ra dar­se cuen­ta de que Luis­mi no tu­vo na­da que ver ahí. Así que es­tá bien que Ci­ru­gía siga ha­cien­do al­ha­ra­ca; es la úni­ca for­ma en que tie­ne las cá­ma­ras y los mi­cró­fo­nos so­bre ella. Por cier­to, ¿ya vie­ron qué ra­ra que­dó lue­go de su más re­cien­te ope­ra­ción? Scary, ¿No les pa­re­ce?

Y en otras co­sas, ya va sa­lien­do en pei­ne con

Aho­ra re­sul­ta que es­tá sa­lien­do con una mu­cha­cha que po­dría ser su hi­ja, o su nie­ta, si con­si­de­ra­mos que en esa fa­mi­lia se ponen a te­ner hi­jos a los 15 años. O sea, el sín­dro­me del hom­bre dan­do en vie­ja­zo. Aun­que se­gún Vi­cen­te Fernández, el macho tie­ne la edad de la mu­jer que aca­ri­cia (per­dón, dé­jen­me ha­cer una pausa pa­ra reír­me de se­me­jan­do ri­di­cu­lez). ¿Se­rá que Lu­pi­llo se la cree? Una co­sa le tie­ne que que­dar cla­ra al can­tan­te: las mu­je­res, sin im­por­tar la edad, no an­dan con él por gua­po, lo pue­do ase­gu­rar. Y si bus­can di­ne­ro pues le van a su­frir, por­que en­tre de­man­das, exes, ocho hi­jos –que son los que se le conocen–, deu­das de ca­sas y de au­tos, lo que que­da es un pe­lón co­mún y co­rrien­te. Allá ellas si le en­tran con to­do y es­tos “ase­gu­nes”.

Ri­ve­ra. Lu­pi­llo

/GETTY IMAGES

Lu­pi­llo Ri­ve­ra.

/GETTY IMAGES

Lu­cía Men­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.