Ras­gos de be­lle­za de la mu­jer 100% real

El Diario - - #PARATI - Pa­tri­cia Prieto

Un cuer­po 90-60-90, un ca­be­llo li­so y lar­go, una piel sin man­chas ni arru­gas…. Así es la ima­gen de la “mu­jer per­fec­ta” que los avi­sos pu­bli­ci­ta­rios mues­tran a me­nu­do y que no re­fle­ja la reali­dad de la ma­yo­ría de las chi­cas, que cuan­do se ven al es­pe­jo mi­den su apa­ri­cien­cia per­so­nal con “una be­lle­za que en reali­dad no exis­te” y que las lle­van a sen­tir­se in­se­gu­ras.

Pa­ra con­tra­rres­tar es­te efec­to ne­ga­ti­vo, el pro­yec­to Do­ve Self-Es­teem lan­zó a ini­cios de es­te mes la cam­pa­ña “No Di­gi­tal Dis­tor­tion” (No a la dis­tor­sión di­gi­tal), que bus­ca re­tra­tar a las mu­je­res tal co­mo real­men­te son en la vi­da real.

“Es­ta es una cam­pa­ña ins­pi­ra­do­ra que se pro­du­ce en me­dio de una afluen­cia de es­fuer­zos si­mi­la­res pa­ra me­jo­rar la au­to­es­ti­ma y la ima­gen cor­po­ral [de las mu­je­res]”, di­ce Se­li­ne She­noy, au­to­ra de ‘Beauty Re­de­fi­ned’. “La no­ción de la be­lle­za de hoy en día de­be ver­se co­mo al­go que abar­ca to­do. No se tra­ta so­lo de lo bo­ni­ta que te ves o có­mo es­tás, sino que se tra­ta de lo qué tú eres co­mo per­so­na”, agre­ga.

Y pa­ra en­ten­der es­ta nue­va pers­pec­ti­va de la be­lle­za, pa­ra di­cha cam­pa­ña la coach de vi­da creó un per­so­na­je lla­ma­do True Beauty (TB), una mu­jer fic­ti­cia que ejem­pli­fi­ca los es­tán­da­res de la be­lle­za mo­der­na, que in­clu­ye en sus creen­cias, ideo­lo­gías y va­lo­res per­so­na­les.

She­noy des­cri­be, a con­ti­nua­ción, ca­da uno de esos ras­gos, “pa­ra que to­da mu­jer, des­de ni­ña, as­pi­re a ellos e irra­die be­lle­za de aden­tro ha­cia afue­ra”.

1. No se de­fi­ne por su for­ma de cuer­po

Du­ran­te mu­cho tiem­po, las mu­je­res se han sen­ti­do pre­sio­na­das pa­ra adap­tar­se a un ti­po de cuer­po, for­ma o ta­ma­ño es­pe­cí­fi­cos pa­ra que se les con­si­de­ren atrac­ti­vas. La reali­dad es que las mu­je­res vie­nen en to­do ti­po de for­mas y ta­ma­ños. “A True Beauty no le ob­se­sio­na cam­biar las co­sas de su cuer­po que no se pue­den cam­biar. Ella ca­na­li­za esa ener­gía ha­cia la sa­lud y le da a su cuer­po el cui­da­do y la nu­tri­ción que ne­ce­si­ta pa­ra que pue­da ex­pe­ri­men­tar una vi­ta­li­dad to­tal, ener­gía es­ta­ble y una cons­ti­tu­ción só­li­da en to­do mo­men­to”, ex­pli­ca She­noy.

2. Desa­rro­lla su in­te­lec­to

Muy a me­nu­do, las mu­je­res creen erró­nea­men­te que con su ca­ra bo­ni­ta o su cuer­po atrac­ti­vo les es su­fi­cien­te pa­ra sa­lir ade­lan­te. Pe­ro True Beauty sa­be que en la vi­da ella tie­ne que dar­le prio­ri­dad al en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal a tra­vés de la edu­ca­ción y el au­to­de­sa­rro­llo cons­tan­te.

3. Es or­gu­llo­sa de su he­ren­cia ét­ni­ca

“Atrás que­da­ron los días en que la be­lle­za se de­fi­nía por un de­ter­mi­na­do co­lor de piel o ras­go fa­cial de una ra­za es­pe­cí­fi­ca”, re­sal­ta She­noy. “True Beauty se ba­sa en los va­lo­res mo­der­nos de la di­ver­si­dad cul­tu­ral y no se aver­güen­za ni to­ma con­cien­cia de nin­guno de sus pro­nun­cia­dos ras­gos ét­ni­ca­men­te de­fi­ni­dos, co­mo el co­lor de su piel, la tex­tu­ra del ca­be­llo, el ta­ma­ño y la for­ma de su na­riz, o el co­lor de sus ojos. Ella sa­be que sus ca­rac­te­rís­ti­cas ét­ni­cas dis­tin­ti­vas con­for­man su be­lle­za per­so­nal”.

4. Su vi­da es­tá e im­pul­sa­da por sus as­pi­ra­cio­nes, es­pe­ran­zas y pro­pó­si­tos

“True Beauty vi­ve con un fuer­te sen­ti­do de pro­pó­si­to en su vi­da. Ella no se per­mi­te vi­vir sin un rum­bo de­fi­ni­do, sin una idea de quién es y qué quie­re lo­grar en el mun­do”, ex­pli­ca la en­tre­vis­ta­da. “Ella sa­be que hay mu­cho más en la vi­da que tra­tar de pa­re­cer bo­ni­ta y ob­te­ner elo­gios de las per­so­nas. Ella tie­ne cla­ri­dad acer­ca de sus me­tas y una vi­sión con­vin­cen­te pa­ra su vi­da ideal, que per­si­gue de for­ma proac­ti­va a dia­rio”.

5. No se de­ja in­ti­mi­dar por el pro­ce­so del en­ve­je­ci­mien­to

Mu­chas mu­je­res lu­chan con el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to por­que te­men que su be­lle­za fí­si­ca se des­va­nez­ca. “True Beauty, por el con­tra­rio, acep­ta la inevi­ta­bi­li­dad del pro­ce­so de en­ve­je­cer con una sen­sa­ción de paz. Ella no se re­sis­te o pe­lea y, de­bi­do a es­ta ac­ti­tud, en­ve­je­ce con gra­cia. Es­tá con­ven­ci­da que su be­lle­za no es­tá des­apa­re­cien­do, sino que sim­ple­men­te se es­tá trans­for­man­do en otra for­ma que es pro­duc­to de to­da la sa­bi­du­ría que ha acu­mu­la­do a lo lar­go de los años”.

6. Mar­ca una di­fe­ren­cia en los de­más

True Beauty siem­pre es­tá bus­can­do opor­tu­ni­da­des pa­ra to­car las vi­das de las per­so­nas —den­tro de su fa­mi­lia, co­mu­ni­dad, país o in­clu­so el mun­do— de una for­ma po­si­ti­va, ha­cien­do. las co­sas de co­ra­zón y ali­nea­das con sus va­lo­res.

7. Es se­gu­ra de sí mis­ma

True Beauty no ne­ce­si­ta de la va­li­da­ción de las otras per­so­nas. Ella es se­gu­ra de sí mis­ma por­que es­tá con­ven­ci­da de su va­lor co­mo mu­jer. Ella no sien­te la ne­ce­si­dad de ser rui­do­sa o do­mi­nan­te en su co­mu­ni­ca­ción, ges­tos, mo­vi­mien­tos… Su be­lle­za es dis­cre­ta, ho­nes­ta y ge­nui­na por­que se ba­sa en el fuer­te sen­ti­do de res­pe­tar­se a sí mis­ma.

8. Se au­to­cui­da

True Beauty ha­ce que su ré­gi­men de au­to­cui­da­do sea una prio­ri­dad en su vi­da. Ella pro­te­ge su sa­lud emo­cio­nal al es­ta­ble­cer lí­mi­tes sa­lu­da­bles en las re­la­cio­nes y amis­ta­des y nun­ca per­mi­te que otras per­so­nas la mal­tra­ten o la fal­ten al res­pe­to. Ella se tra­ta con amor y no se cas­ti­ga al co­me­ter erro­res. Ella es su me­jor ami­ga, ani­ma­do­ra y di­rec­to­ra, y se ase­gu­ra que to­das sus ne­ce­si­da­des per­so­na­les, emo­cio­na­les, fí­si­cas y es­pi­ri­tua­les se sa­tis­fa­gan ade­cua­da­men­te.

9. Es com­pa­si­va

True Beauty ema­na em­pa­tía, ama­bi­li­dad y mues­tra una preo­cu­pa­ción real por los de­más. Su ob­je­ti­vo es ha­cer que los de­más se sien­tan es­pe­cia­les, en lu­gar de tra­tar de ha­cer que los de­más la ha­gan sen­tir de la mis­ma ma­ne­ra.

10. De­fi­ne sus es­tán­da­res de be­lle­za

A True Beauty no le preo­cu­pa el con­sen­so ge­ne­ral so­bre lo que se con­si­de­ra atrac­ti­vo o po­co atrac­ti­vo. Ella es­ta­ble­ce sus pro­pios es­tán­da­res de be­lle­za y de­fi­ne su pro­pio es­ti­lo úni­co. Ella de­ci­de si su ca­be­llo afro es mo­derno o no. Ella de­ci­de si la for­ma de su na­riz es en­can­ta­do­ra o no. Ella ha­ce lo me­jor de lo que tie­ne y no sien­te la ne­ce­si­dad de de­mos­trar su va­lía o va­lor a na­die.

“Al adop­tar es­tas creen­cias y va­lo­res de la ver­da­de­ra be­lle­za, que ca­rac­te­ri­zan a True Beauty, las mu­je­res reales se en­con­tra­ran ca­da vez más en con­tac­to con la ver­da­de­ra esen­cia de lo que son. Po­drán re­co­no­cer sus do­nes y se da­rán cuen­ta que son her­mo­sas por­que po­seen un ti­po de be­lle­za que se ori­gi­na en su es­pí­ri­tu, su in­te­rior y su per­so­na­li­dad úni­ca”, con­clu­ye She­noy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.