To­me no­ta

El Diario - - #OPINIÓN -

Ape­sar de que los pa­dres de­man­dan op­cio­nes en la edu­ca­ción de sus hi­jos, exis­ten mu­chos mi­tos al­re­de­dor del te­ma, es­pe­cial­men­te cuan­do son ofre­ci­das por ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das.

Uno de los mi­tos más po­pu­la­res su­gie­re que, cuan­do los pa­dres op­tan por una be­ca, un va­le edu­ca­ti­vo o cual­quier otro me­ca­nis­mo que le per­mi­te tras­la­dar a sus hi­jos de una es­cue­la pú­bli­ca a una pri­va­da, el sis­te­ma pú­bli­co se em­po­bre­ce. En ver­dad, ocu­rre lo con­tra­rio.

Le cues­ta más al con­tri­bu­yen­te y al Es­ta­do edu­car a un ni­ño en los dis­tri­tos es­co­la­res tra­di­cio­na­les que fue­ra de ellos. La sub­ven­ción pa­ra edu­car a ca­da pu­pi­lo com­bi­na el in­gre­so pro­ve­nien­te de tres fuentes pú­bli­cas: el go­bierno fe­de­ral, es­ta­tal y lo­cal o mu­ni­ci­pal.

A prin­ci­pios del año es­co­lar, cuan­do la es­cue­la ha­ce el fa­mo­so con­teo co­no­ci­do en in­glés co­mo the head­count, se bus­ca es­ta­ble­cer el nú­me­ro exac­to de es­tu­dian­tes que ser­vi­rá du­ran­te un año es­co­lar de­ter­mi­na­do. Por ca­da una de esas ca­be­ci­tas con­ta­das, el go­bierno le man­da a la es­cue­la un che­que. l va­lor del che­que se con­se­gui­rá mul­ti­pli­can­do el nú­me­ro to­tal de ni­ños (1,000 por ejem­plo) por el cos­to por pu­pi­lo, al cual se lle­ga cal­cu­lan­do una se­rie de va­ria­bles que no va­mos a con­tem­plar aquí y que in­clu­ye to­dos los ser­vi­cios que el in­di­vi­duo re­ci­be (do­cen­cia, co­mi­da, trans­por­ta­ción, aco­mo­da­cio­nes, li­bros, úti­les, etc.).

Aho­ra bien, si una em­pre­sa pri­va­da ha­ce una do­na­ción a un pro­gra­ma de becas em-

ELos pa­dres de­ben es­tar aten­tos pa­ra ase­so­rar y en­ca­mi­nar a sus hi­jos en el ca­mino aca­dé­mi­co. Hay que re­gir­se a los he­chos no a los mi­tos. plean­do una tax cre­dit scho­lars­hip y es­ta be­ca se in­vier­te en la co­le­gia­tu­ra pa­ra pa­gar por una edu­ca­ción pri­va­da, el Es­ta­do ha­brá edu­ca­do un ni­ño más sin re­que­rir un cen­ta­vo de nin­gu­na de las tres fuentes arri­ba ci­ta­das.

Di­ga­mos que, en lu­gar de pa­gar la co­le­gia­tu­ra con una be­ca, el pa­dre de­ci­de usar un va­le edu­ca­ti­vo. Di­cho va­le no ten­drá el mis­mo va­lor que el cos­to pú­bli­co por pu­pi­lo, sino que val­drá me­nos. ¿Por qué me­nos? De los do­ce pro­gra­mas de va­les edu­ca­ti­vos en exis­ten­cia en los Es­ta­dos Uni­dos, nin­guno pue­de to­car la par­te de los fon­dos pro­ce­den­tes del go­bierno fe­de­ral, te­nien­do que va­ler­se úni­ca­men­te de la por­ción lo­cal y -par­cial o to­tal­men­te- de la es­ta­tal.

Cos­to por pu­pi­lo

De es­ta ma­ne­ra, un es­tu­dian­te de es­cue­la pú­bli­ca, cu­yo cos­to por pu­pi­lo su­pon­ga­mos era de $7,000, re­ci­bi­rá $5,700 al op­tar por un va­le, ya que el va­le no in­clui­rá la par­te co­rres­pon­dien­te a fon­dos fe­de­ra­les.

De he­cho, en los Es­ta­dos don­de ac­tual­men­te se en­cuen­tran im­ple­men­tan­do pro­gra­mas de va­les edu­ca­ti­vos ha ha­bi­do un aho­rro de 13-120 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Lo an­te­rior es la reali­dad, no un mi­to.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.