Mé­di­cos

El Diario - - #OPINIÓN -

El es­cán­da­lo en torno de los 15,000 mé­di­cos cu­ba­nos que han tra­ba­ja­do en con­di­cio­nes de vir­tual es­cla­vi­tud en Bra­sil es­tá cre­cien­do: va­rios de ellos pre­sen­ta­ron una de­man­da en Mia­mi con­tra la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), afir­man­do que la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal no so­lo su­per­vi­só el pro­gra­ma, sino que tam­bién se em­bol­só $75 millones de sus fon­dos.

Sam Dub­bin, un abo­ga­do de Mia­mi que re­pre­sen­ta a cua­tro mé­di­cos cu­ba­nos que de­ser­ta­ron en Bra­sil, me di­jo que la de­man­da ale­ga que la OPS, una agen­cia de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de las Na­cio­nes Uni­das con se­de en Was­hing­ton DC, su­per­vi­só y se be­ne­fi­ció de un es­que­ma ile­gal ba­jo el cual los mé­di­cos cu­ba­nos te­nían que tra­ba­jar en con­di­cio­nes que vio­lan las le­yes in­ter­na­cio­na­les con­tra el tra­ba­jo for­za­do.

Dub­bin agre­gó que la OPS ga­nó $75 millones con el acuer­do en­tre Bra­sil y Cu­ba en los úl­ti­mos cin­co años. El pro­gra­ma, co­no­ci­do co­mo Mais Me­di­cos, fue es­ta­ble­ci­do en oc­tu­bre de 2013 por el go­bierno de la ex­pre­si­den­ta bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff. Ba­jo el acuer­do, los mé­di­cos cu­ba­nos han es­ta­do tra­ba­jan­do en áreas re­mo­tas de Bra­sil don­de po­cos mé­di­cos bra­si­le­ños quie­ren vi­vir.

Cu­ba anun­ció la semana pa­sa­da que es­ta­ba co­men­zan­do a re­pa­triar a sus mé­di­cos de Bra­sil, lue­go de que el pre­si­den­te elec­to ul­tra­de­re­chis­ta bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro, de­nun­cia­ra que Mais Me­di­cos es un pro­gra­ma de es­cla­vi­tud mo­der­na. Por el acuer­do en­tre Bra­sil y Cu­ba su­per­vi­sa­do por la OPS, los mé­di­cos cu­ba­nos re­ci­bían Lo que ha ocu­rri­do con los mé­di­cos cu­ba­nos en Bra­sil es una es­pe­cie de es­cla­vi­tud. del 10 % de sus sa­la­rios y Cu­ba con­ser­va­ba la ma­yor par­te del res­to, se­gún la pla­nea­da de­man­da le­gal con­tra la OPS.

Dub­bin me di­jo que sus clien­tes “quie­ren po­ner fin a es­ta prác­ti­ca de que los mé­di­cos cu­ba­nos sean tra­ta­dos co­mo es­cla­vos”. Agre­gó que es­tán bus­can­do el pa­go de sus sa­la­rios com­ple­tos y da­ños, y “quie­ren ex­po­ner a una ins­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal que ope­ra en EEUU y que es­tá in­vo­lu­cra­da en la tra­ta de per­so­nas”. Se­gún el des­pa­cho de Dub­bin, la doc­to­ra Ra­mo­na Ma­tos, una de las de­man­dan­tes, di­jo: “Sim­ple­men­te es­ta­mos pi­dien­do la com­pen­sa­ción to­tal que to­dos me­re­ce­mos”. as, ya que es­tos fue­ron pa­gad

Con­sul­ta­do al res­pec­to, el vocero de la OPS, Luis Fe­li­pe Sar­den­berg, me di­jo en un correo elec­tró­ni­co que los fon­dos “son car­gos co­bra­dos a to­das las con­tri­bu­cio­nes vo­lun­ta­rias re­ci­bi­das por la OPS para cu­brir los cos­tos re­la­cio­na­dos con la ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción de un pro­gra­ma”. Agre­gó que “to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das... im­po­nen es­te ti­po de car­gos”.

Si re­sul­ta que la OPS tam­bién ga­nó $75 millones con es­te pro­gra­ma, es­ta­ría­mos fren­te a una agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das que ha­bría lu­cra­do con un ne­go­cio de es­cla­vi­tud mo­der­na. Eso ya no so­lo se­ría in­mo­ral, sino que po­dría ser cri­mi­nal.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.