Con­se­jos para sa­car­le pro­ve­cho al champú se­co

El Diario - - #PARATI - Li­seth Pé­rez-Al­mei­da

¿Te has pre­gun­ta­do al­gu­na vez si es­tás usan­do el champú en se­co de for­ma co­rrec­ta?

Si crees que sí, tal vez ten­gas que re­vi­sar tu ru­ti­na. Se­gu­ro que te lle­vas una sor­pre­sa.

Pres­ta aten­ción, por­que hay una for­ma más efec­ti­va que te ha­rá des­per­tar con un ca­be­llo in­creí­ble, si­guien­do unos con­se­jos fá­ci­les.

Pri­me­ro, an­tes de to­do. ¿Sa­bes lo que es el champú en se­co?

Así es có­mo se su­po­ne que fun­cio­na el pro­duc­to: lo echas en las raí­ces y un mon­tón de pol­vos ab­sor­ben­tes de acei­te se en­vuel­ven al­re­de­dor de las he­bras para chu­par la gra­sa y neu­tra­li­zar los olo­res. Así que cuan­do te ce­pi­llas el pe­lo unos mi­nu­tos más tar­de, el pol­vo (los res­tos de champú se­co), en teo­ría tam­bién se eli­mi­nan con el ce­pi­lla­do. Fá­cil, ¿ver­dad?

El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría de no­so­tras so­le­mos Fies­tas, fies­tas y más fies­tas. Así es la Na­vi­dad, épo­ca lle­na de to­do ti­po de ce­le­bra­cio­nes que te obli­gan a lu­cir lo me­jor po­si­ble.

Y co­mo se­gu­ra­men­te no te so­bra el tiem­po y el di­ne­ro para ir al sa­lón de be­lle­za en ca­da oca­sión, el es­ti­lis­ta de las ce­le­bri­da­des de Sua­ve Pro­fes­sio­nals, Leo­nar­do Roc­co, nos com­par­tió un par de ideas de pei­na­dos fá­ci­les que pue­des ha­cer­te en la ofi­ci­na, de ma­ne­ra rá­pi­da.

“Lo pri­me­ro es pre­pa­rar el ca­be­llo en ca­sa por­que so­bre esa ba­se pue­des ju­gar con los di­fe­ren­tes es­ti­los”, co­mien­za ex­pli­can­do Roc­co. “Lá­va­te con un buen champú y un buen acon­di­cio­na­dor, que te de­jen el ca­be­llo bri­llan­te”.

Para dar vo­lu­men, el es­ti­lis­ta re­co­mien­da se­car el ca­be­llo con un ce­pi­llo re­don­do. Si se quie­re un aca­ba­do la­cio, re­co­mien­da usar lue­go una plan­cha o si se quie­ren on­das usar una te­na­za bu­clea­do­ra. “Hoy las on­das se usan que­bra­das o abier­tas, no ro­ciar­nos el champú se­co, es­pe­rar exac­ta­men­te tres se­gun­dos y lue­go fro­tar­nos de ma­ne­ra des­cui­da­da las raí­ces cuan­do sa­li­mos co­rrien­do por la puer­ta, lo que da al pol­vo prác­ti­ca­men­te nu­lo tiem­po para ha­cer su ma­gia.

La cla­ve es­tá en usar el champú en se­co por la no­che, en lu­gar de ha­cer­lo por la ma­ña­na, para dar­le al pol­vo mu­cho más tiem­po para tra­ba­jar.

“Si tus raí­ces son muy gra­sas, pue­des ro­ciar­las con

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.