Los be­ne­fi­cios del dre­na­je lin­fá­ti­co en la es­té­ti­ca cor­po­ral

No só­lo me­jo­ran tu cir­cu­la­ción, sino tam­bién tu me­ta­bo­lis­mo

El Diario - - #PARATI - Redacción

El dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual es una téc­ni­ca de ma­sa­je que ofre­ce in­con­ta­bles be­ne­fi­cios para la es­té­ti­ca cor­po­ral. Se en­fo­ca en la me­jo­ra del sis­te­ma lin­fá­ti­co del cuer­po con la fi­na­li­dad de fa­vo­re­cer la cir­cu­la­ción y la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos jun­to con to­xi­nas.

Se rea­li­za me­dian­te sua­ves ma­nio­bras ma­nua­les de mo­vi­mien­tos len­tos y re­pe­ti­ti­vos, so­bre ca­si to­do el cuer­po, in­clui­do el ros­tro.

En la es­té­ti­ca es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo im­pres­cin­di­ble, se la usa co­mo com­ple­men­to de tra­ta­mien­tos de re­duc­ción cor­po­ral, ce­lu­li­tis, pier­nas ede­ma­to­sas y can­sa­das, va­ri­ces, fla­ci­dez, en­tre otras tan­tas. y es­tá com­pues­to por una in­trin­ca­da red de gan­glios, va­sos y ve­nas co­nec­ta­dos en­tre sí. Es­tos son los res­pon­sa­bles de trans­por­tar el lí­qui­do co­no­ci­do co­mo Lin­fa.

La lin­fa pro­ce­de de la san­gre, pe­ro no es lo mis­mo, es com­ple­ta­men­te in­co­lo­ra de­bi­do a que ca­re­ce de gló­bu­los ro­jos y es­ta for­ma­da por una gran can­ti­dad de agua. Es la res­pon­sa­ble de eli­mi­nar desechos y to­xi­nas que se pro­du­cen por los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos, re­si­duos acu­mu­la­dos en los te­ji­dos y res­tos de bac­te­rias en­tre otras tan­tas co­sas.

Su cir­cu­la­ción es po­si­ble gracias a cons­truc­cio­nes mus­cu­la­res ins­tin­ti­vas, pe­ro mu­chas ve­ces es­te pro­ce­di­mien­to se ve trun­ca­do, lo que des­en­ca­de­na un inade­cua­do dre­na­je y la con­se­cuen­te acu­mu­la­ción de lí­qui­dos.

Co­mo re­sul­ta­do la zo­na tra­ta­da se per­ci­be des­in­fla­ma­da, dis­mi­nu­yen las ro­je­ces, au­men­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea y los te­ji­dos pue­den re­ci­bir ma­yor apor­te de nu­trien­tes y de oxí­geno.

El dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual:

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y lin­fá­ti­ca

Es­ti­mu●a el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co

fre­ce un efec­to re­la­jan­te gracias a su ac­cio­nar so­bre el sis­te­ma pa­ra­sim­pá­ti­co

Me­jo­ra la vas­cu­la­ri­za­ción

de las fi­bras mus­cu­la­res

Nor­ma●iza el flu­jo de la lin­fa re­du­cien­do ede­ma e in­fla­ma­cio­nes

El dre­na­je lin­fá­ti­co se re­co­mien­da en ca­sos de:

Lin­fe­de­mas

Ede­mas post trau­ma­tis­mo

Ede­mas post­ope­ra­to­rios

Por afec­cio­nes en la piel co­mo que­ma­du­ras, ci­ca­tri­ces que­loi­des, es­ca­ras, ac­né, etc.

Para com­ba­tir el es­trés y el

in­som­nio

En tra­ta­mien­to de la alo­pe­cia

Co­mo com­ple­men­to de tra­ta­mien­tos an­ti­arru­gas   En ca­so de ce­lu­li­tis

Para com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to y las fla­tu­len­cias

En ca­sos de ce­fa­leas, mi­gra­ñas o neu­ral­gia del tri­gé­mino

En ca­sos de dolores in­ten­sos, apo­ple­jía

Cuan­do hay tras­tor­nos de

la cir­cu­la­ción

Para ali­viar sín­to­mas de

res­fria­dos, si­nu­si­tis, etc.

El dre­na­je lin­fá­ti­co nun­ca de­be ser usa­do en ca­sos de:

Ede­mas lin­fo­di­ná­mi­cos por

des­nu­tri­ción

F●ebi­tis, trom­bo­sis o

trom­bo­fle­bi­tis

Pa­to●ogías re­na­les

Cán­cer   Des­com­pen­sa­ción car­día­ca

Va­ri­ces tor­tuo­sas y con re­lie­ve

In­fec­cio­nes agu­das

Cri­sis as­má­ti­ca

El dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual es un gran alia­do de la sa­lud y la be­lle­za, pe­ro no de­be ser to­ma­do a la li­ge­ra. Su eje­cu­ción siem­pre tie­ne que ser rea­li­za­da por una per­so­na ca­pa­ci­ta­da para tal fin ya que un mal ma­ne­jo de la mis­ma pue­de aca­rrear pro­ble­mas de sa­lud de di­ver­sa se­ve­ri­dad.

Es­te ti­po de ma­sa­jes son muy usa­dos para per­der gra­sa y re­du­cir la ce­lu­li­tis./SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.