ELLOS QUIE­REN UNA MU­JER DI­REC­TA

El Diario - - #PARATI - Ma­ría Ma­rín

Una vez un ami­go si­có­lo­go me di­jo: “Los hom­bres ge­né­ti­ca­men­te no es­tán ca­pa­ci­ta­dos para to­mar in­di­rec­tas”. Y es que ha­blar de for­ma in­di­rec­ta, es una es­pe­cia­li­dad fe­me­ni­na; lo ha­ce­mos por­que no que­re­mos ser per­ci­bi­das co­mo exi­gen­tes y “más que pi­de”.

Los ca­ba­lle­ros tie­nen una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se muy di­fe­ren­te a la nues­tra. Cuan­do ellos quie­ren al­go “van di­rec­to al grano” y lo pi­den sin ro­deos, mien­tras que no­so­tras in­si­nua­mos lo que que­re­mos, pe­ro no lo pe­di­mos di­rec­ta­men­te. Y una de las frus­tra­cio­nes más gran­des de los hom­bres es cuan­do pre­ten­de­mos que ellos nos lean la men­te.

Ha­blar de for­ma in­di­rec­ta fa­vo­re­ce la re­la­ción en­tre las mu­je­res, pe­ro no fun­cio­na con los hom­bres. Si quie­res que tu pa­re­ja te lle­ve a la pla­ya du­ran­te el fin de semana no ha­gas in­si­nua­cio­nes co­mo: “Es­toy tan pá­li­da, ha­ce tiem­po no me aso­leo”. Se di­rec­ta y di: “Ha­ga­mos pla­nes para ir el sá­ba­do a la pla­ya”. Si deseas que te lle­ve de va­ca­cio­nes a Nue­va York en di­ciem­bre no ha­gas in­di­rec­tas co­mo: “Tan her­mo­sa que es la Na­vi­dad en la Gran Man­za­na. Ve al pun­to y pi­de: “Quie­ro que pa­se­mos la Na­vi­dad en Nue­va York”.

Un hom­bre no se ofen­de o se mo­les­ta con tus de­man­das. To­do lo con­tra­rio, res­pe­ta aún más a una mu­jer que no tie­ne mie­do a pe­dir lo que quie­re. Ade­más, una de las co­sas que más dis­fru­tan ellos es com­pla­cer­nos, ya que es­to los ha­ce sen­tir co­mo hé­roes.

¡Qué mu­chos ma­len­ten­di­dos se evi­ta­rían las pa­re­jas si las mu­je­res ha­bla­ran cla­ro! Por eso, de­ja los ro­deos, las in­si­nua­cio­nes o las pis­tas y ¡sé di­rec­ta y ve al grano!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.