3

El Diario - - #PARATI - Redacción

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que vi­ven mu­chas per­so­nas es el no lle­var­se del to­do bien con al­gún (o al­gu­nos) miem­bros de la fa­mi­lia de la pa­re­ja, lo cual pue­de pro­vo­car que la­re­la­ción pa­se por mu­chos mo­men­tos de ten­sión.

Pue­de que se ame mu­cho a la otra per­so­na; sin em­bar­go, el que no exis­ta res­pe­to y afec­to con sus sus fa­mi­lia­res pue­de lle­gar a desatar una se­ve­ra cri­sis, que a su vez pue­de pro­vo­car, co­mo les ha pa­sa­do a mu­chos, una se­pa­ra­ción.

Para no lle­gar a es­te ex­tre­mo, Ch­ris Vi­ta­le, ge­ren­te de Peo­ple­loo­ker, da tres bue­nos con­se­jos para so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción.

. Ha­bla con tu pa­re­ja so­bre el te­ma

sin­ce­ra. De he­cho, la pa­re­ja po­dría te­ner la so­lu­ción al pro­ble­ma, ya que quién me­jor para co­no­cer a su pro­pia fa­mi­lia.

Re­cuer­da que es­te ti­po de con­ver­sa­ción es de­li­ca­da, por lo que de­bes te­ner cui­da­do con lo que di­ces. Evi­ta ha­cer acu­sa­cio­nes, com­par­te tus in­quie­tu­des de ma­ne­ra di­rec­ta pe­ro di­plo­má­ti­ca, y con­fía en que su pa­re­ja se­rá ho­nes­to.

. Bus­ca al­go que tú y su fa­mi­lia ten­gan en co­mún

En al­gún mo­men­to, de­be­rás con­vi­vir con la fa­mi­lia de tu pa­re­ja. Cuan­do lle­gue el mo­men­to, es bueno es­tar pre­pa­ra­do con al­gu­nos te­mas de con­ver­sa­ción li­ge­ros y agra­da­bles que po­drían dar pa­so a la vin­cu­la­ción.

An­tes de tu pró­xi­ma vi­si­ta, in­ves­ti­ga un po­co so­bre la fa­mi­lia de tu pa­re­ja. Mi­ra sus cuen­tas de re­des so­cia­les para ver si tie­ne in­tere­ses o gus­tos co­mu­nes que pue­dan dis­cu­tir, co­mo pe­lí­cu­las, mú­si­ca, deportes, co­mi­da, etc.

Los es­fuer­zos ho­nes­tos y ge­nui­nos para lle­var­se bien con al­guien, a me­nu­do, son re­co­no­ci­dos y re­com­pen­sa­dos; e in­clu­so, si no se lo­gra, al me­nos tu pa­re­ja ve­rá que lo es­tás in­ten­tan­do.

. Ja­más pon­gas a tu pa­re­ja a ele­gir

Los úl­ti­ma­tums pue­den arrui­nar la re­la­ción. Si es im­po­si­ble que ten­gas una re­la­ción con su fa­mi­lia, pue­de que tú no los veas o con­vi­vas con ellos, pe­ro ja­más de­bes exi­gir, pe­dir­le u or­de­nar que tu pa­re­ja no lo ha­ga. Pue­de que los vi­si­te sin que ten­gas que ir tú.

Re­cuer­da, no es el fin del mundo si a los pa­dres de tu pa­re­ja no les gus­tas. Ten con­ver­sa­cio­nes abier­tas y ho­nes­tas so­bre los pro­ble­mas de raíz que cau­san ten­sión en­tre tú y la fa­mi­lia. Lue­go, in­ten­ta co­rre­gir el rum­bo y lle­var­se bien por el bien de tu com­pa­ñe­ro. Pue­de que no sien­tas amor, pe­ro con el tiem­po, pue­des lle­gar a apre­ciar­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.