Gra­ves con­se­cuen­cias al no te­ner una ayu­da

El Diario - - #METRO -

Los de­fen­so­res de la re­for­ma del bie­nes­tar in­fan­til han cri­ti­ca­do du­ran­te mu­cho tiem­po el he­cho de que los pa­dres en las in­ves­ti­ga­cio­nes de pro­tec­ción in­fan­til tie­nen me­nos de­re­chos que los sos­pe­cho­sos en los ca­sos pe­na­les, a pe­sar de que lo que es­tá en jue­go pue­de ser ma­yor. “La gen­te di­ce: ‘To­me mi li­ber­tad, pe­ro quie­ro man­te­ner a mis hi­jos’”, ex­pli­có Em­ma Ket­te­ri­ng­ham, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Di­vi­sión de De­fen­sa Fa­mi­liar de The Bronx De­fen­der.

En los úl­ti­mos 40 años, el nú­me­ro de de­nun­cias de mal­tra­to se ha mul­ti­pli­ca­do por 50 en to­do el país, lo que lle­va a ca­si uno de ca­da 20 ni­ños a ser ob­je­to de una in­ves­ti­ga­ción, si­mi­lar a las in­fla­das ta­sas de en­car­ce­la­mien­to, que tie­nen los pa­dres, de­fen­so­res y sis­te­mas de bie­nes­tar in­fan­til. Alar­mar­se ca­da vez más por el im­pac­to que es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes tie­nen en las fa­mi­lias y por la des­pro­por­cio­na­li­dad ra­cial de quié­nes son los afec­ta­dos.

En la ciu­dad de Nue­va York, tres cuar­tas par­tes de los ni­ños en ho­ga­res de cui­da­do son ne­gros o la­ti­nos, mien­tras que otro 18% se cla­si­fi­ca co­mo de ori­gen ét­ni­co o ra­za des­co­no­ci­da. Só­lo el 6% son blan­cos.

El sis­te­ma de bie­nes­tar in­fan­til de la ciu­dad de Nue­va York ha ga­na­do elo­gios por man­te­ner sus ín­di­ces de cui­da­do de crian­za en un ni­vel his­tó­ri­co ba­jo, mien­tras que el nú­me­ro de ni­ños en cui­da­do de crian­za au­men­ta a ni­vel na­cio­nal, pe­ro los crí­ti­cos di­cen que no to­do es me­jor en Nue­va York, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de in­ves­ti­ga­cio­nes.

Se­ña­lan el he­cho de que en la ciu­dad de Nue­va York, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las re­mo­cio­nes se rea­li­zan sin su­per­vi­sión ju­di­cial, a ve­ces por­que los ni­ños se en­cuen­tran en un pe­li­gro tan in­mi­nen­te que los in­ves­ti­ga­do­res no pue­den es­pe­rar la apro­ba­ción de un juez, pe­ro a me­nu­do por­que las in­ves­ti­ga­cio­nes se rea­li­zan de no­che o en el fin de se­ma­na cuan­do los tri­bu­na­les es­tán ce­rra­dos.

Tam­bién no­tan que el es­ta­do de Nue­va York es uno de los sie­te es­ta­dos más el Dis­tri­to de Co­lum­bia, don­de el es­tán­dar más ba­jo es “al­gu­na evi­den­cia creí­ble”; to­do lo que se ne­ce­si­ta es que los pa­dres ten­gan al­gu­na de­nun­cia de un ca­so por abu­so o ne­gli­gen­cia y sus nom­bres en el Re­gis­tro Cen­tral del Es­ta­do.

En la ciu­dad de Nue­va York, el 40% de to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes ter­mi­nan en que en­cuen­tran in­di­cios, en com­pa­ra­ción con el 20% a ni­vel na­cio­nal.

Un te­ma cen­tral en el de­ba­te so­bre la pro­tec­ción del de­bi­do pro­ce­so du­ran­te una in­ves­ti­ga­ción de pro­tec­ción in­fan­til es si a los pa­dres se les de­be pro­por­cio­nar un abo­ga­do, o cual­quier me­dio pa­ra ac­ce­der a ase­so­ra­mien­to le­gal, du­ran­te esa in­ves­ti­ga­ción.

En es­te mo­men­to, ese de­re­cho so­lo se ac­ti­va cuan­do un ca­so va a la cor­te de fa­mi­lia, e in­clu­so en­ton­ces, en mu­chas par­tes del es­ta­do, es un de­re­cho de que es­tá es­cri­to pe­ro que no se ha­ce efec­ti­vo en la prác­ti­ca.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.