Des­cu­bren es­pe­cie de ra­na en la Cor­di­lle­ra del Cón­dor

La zo­na del ha­llaz­go fue el es­ce­na­rio de la es­ca­ra­mu­za bé­li­ca en­tre Ecua­dor y Pe­rú

El Diario - - #NOTICIAS - Fer­nan­do Arro­yo León/EFE QUI­TO

Cien­tí­fi­cos de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Ecua­dor (PUCE) anun­cia­ron el des­cu­bri­mien­to de una nue­va es­pe­cie de ra­na en la Cor­di­lle­ra del Cón­dor, en la fron­te­ra ama­zó­ni­ca con Pe­rú, que en 1995 fue el es­ce­na­rio de una gue­rra no de­cla­ra­da en­tre am­bos paí­ses.

San­tia­go Ron, el in­ves­ti­ga­dor je­fe del equi­po cien­tí­fi­co que des­cu­brió la nue­va es­pe­cie de an­fi­bio, re­sal­tó el ha­llaz­go co­mo par­te de un pro­yec­to más am­plio de­no­mi­na­do AR­CA, que em­pe­zó ha­ce diez años y que ha per­mi­ti­do des­cu­brir un cen­te­nar de nue­vas es­pe­cies en va­rias re­gio­nes de Ecua­dor.

Jus­ta­men­te, la ra­na “Hy­los­cir­tus hi­lli­si”, que ha­bi­ta en una zo­na sel­vá­ti­ca y hú­me­da de El Cón­dor, es la nú­me­ro cien en ser des­cu­bier­ta en el mar­co del pro­gra­ma AR­CA, pre­ci­só Ron en en­tre­vis­ta y ase­gu­ró que es­ta lis­ta es só­lo una pe­que­ña mues­tra de lo que Ecua­dor tie­ne es­con­di­do en su gran bio­di­ver­si­dad.

Con­tó que el ha­llaz­go su­pu­so un gran es­fuer­zo pa­ra el gru­po de in­ves­ti­ga­do­res que acu­die­ron a la Cor­di­lle­ra del Cón­dor pa­ra re­co­ger ejem­pla­res de la ra­na en unas con­di­cio­nes ex­tre­mas.

El Cón­dor es una pe­que­ña cor­di­lle­ra que fue el es­ce­na­rio de la es­ca­ra­mu­za bé­li­ca de 1995, por la dispu­ta de una zo­na no de­bi­da­men­te de­mar­ca­da en la di­vi­so­ria ama­zó­ni­ca en­tre Ecua­dor y Pe­rú.

Los dos paí­ses fir­ma­ron la paz en 1998 y lue­go re­ti­ra­ron las mi­nas con­tra per­so­nas que ha­bían en­te­rra­do en la zo­na. Ese pa­so per­mi­tió que se re­ge­ne­ra­ra la zo­na.

Ron ex­pli­có que las ra­nas tie­nen cua­tro dedos, pe­ro que la ha­lla­da en El Cón­dor po­see un ru­di­men­to a ma­ne­ra de quin­to de­do, en for­ma de ga­rra, que se cree pue­de ser usa­da pa­ra de­fen­der­se de de­pre­da­do­res o de su mis­ma es­pe­cie.

Y es que “de es­ta es­pe­cie no se co­no­ce mu­cho, más allá de las pri­me­ras re­co­lec­cio­nes”, aña­dió el cien­tí­fi­co al ex­pli­car que el ha­llaz­go se efec­tuó en 2017, pe­ro que en 2018 se hi­cie­ron otras ex­pe­di­cio­nes pa­ra re­co­ger más in­for­ma­ción.

Lo cier­to es que es­ta es­pe­cie es­tá “con­si­de­ra­da en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción”, so­bre to­do por­que a unos diez ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de su há­bi­tat se en­cuen­tra una con­ce­sión pa­ra la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra a cie­lo abier­to a car­go de una em­pre­sa chi­na.

“Se ha des­trui­do mu­cha ex­ten­sión de bos­ques” en ese sec­tor que es el há­bi­tat de una in­fi­ni­dad de es­pe­cies, mu­chas de ellas aún no co­di­fi­ca­das, agre­gó Ron.

Pe­ro, las ra­nas, al te­ner un ba­ja ca­pa­ci­dad de dis­per­sión, son tam­bién vul­ne­ra­bles a fe­nó­me­nos co­mo la de­fo­res­ta­ción. “Más del 30 por cien­to de an­fi­bios es­tán ame­na­za­dos” en Ecua­dor, aler­tó el in­ves­ti­ga­dor y re­mar­có que, en ge­ne­ral, las ra­nas son con­si­de­ra­das co­mo “far­ma­cias am­bu­lan­tes”, pues por sus re­sis­ten­cias a los fe­nó­me­nos me­dioam­bien­ta­les ge­ne­ran sus­tan­cias que pue­den dar lu­gar a la pro­duc­ción de me­di­ca­men­tos pa­ra uso hu­mano.

EFE

Se ob­ser­va un ejem­plar de la ra­na “Hy­los­cir­tus hi­lli­si”.

San­tia­go Ron, el in­ves­ti­ga­dor je­fe del equi­po cien­tí­fi­co que des­cu­brió la nue­va es­pe­cie de an­fi­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.