Año nue­vo, cla­ve nue­va

Con­se­jos pa­ra crear las me­jo­res con­tra­se­ñas se­gu­ra

El Diario - - #CONSUMIDOR - Gui­ller­mo Ma­yo­raz/La Na­ción

Es una bue­na idea uti­li­zar cier­tos mo­men­tos o si­tua­cio­nes del año pa­ra cam­biar al­gu­nos há­bi­tos o cos­tum­bres. Al­go así co­mo sis­te­ma­ti­zar o pro­gra­mar ac­cio­nes. En es­te ca­so creo que es un buen mo­men­to (fra­se futbolera si las hay) el ini­cio de ca­da año pa­ra cam­biar la con­tra­se­ña de los ser­vi­cios más im­por­tan­tes, o del ser­vi­cio más im­por­tan­te, si usan un ges­tor de con­tra­se­ñas.

Aun­que, si ha­cen es­to, tam­po­co se­ría ma­la idea cam­biar tam­bién las con­tra­se­ñas de los ser­vi­cios más im­por­tan­tes, co­mo el ac­ce­so al co­rreo elec­tró­ni­co y las re­des so­cia­les, en­tre otras pla­ta­for­mas online.

Es­to es muy im­por­tan­te por­que he co­no­ci­do mu­cha gen­te que se acos­tum­bró a nun­ca cam­biar el pass­word de Fa­ce­book, es al que ter­mi­nan hac­kean­do por ha­ber si­do siem­pre el mis­mo des­de 2007: 123456 o al­gu­na otra si­mi­lar.

Y aun­que pa­rez­ca una lo­cu­ra - bueno, de he­cho lo es - re­co­men­dar el cam­bio de con­tra­se­ña una vez por año cuan­do por lo ge­ne­ral los mis­mos ser­vi­cios re­co­mien­dan cam­biar­la ca­da 2 me­ses, to­dos sa­be­mos muy bien que pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te nor­mal cam­biar la con­tra­se­ña ca­da 2 me­ses ter­mi­na en claves ol­vi­da­das y en cuen­tas inac­ce­si­bles.

El ser hu­mano pro­me­dio no pue­de man­te­ner tan­tas claves: el pin del ca­je­ro au­to­má­ti­co y la tar­je­ta de dé­bi­to, la del co­rreo elec­tró­ni­co, la de Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­tra­gram y el pin o cla­ve de su te­lé­fono ce­lu­lar.

En fin, lo que su­ce­de es que por lo ge­ne­ral se ter­mi­na por ele­gir so­la­men­te un pass­word pa­ra to­do. Es así, nos gus­te o no a los que so­mos un po­qui­to más “cui­da­do­sos” con la se­gu­ri­dad: al­gu­nas per­so­nas usan la mis­ma con­tra­se­ña pa­ra to­do. Y lo ha­ce por­que acor­dar­se mu­chas con­tra­se­ñas es una ta­rea ti­tá­ni­ca, ca­si im­po­si­ble.

Sea co­mo fue­re, el ob­je­ti­vo de es­te pe­que­ño ar­tícu­lo es con­cien­ti­zar el cam­bio de con­tra­se­ñas, y me­jo­rar­las. Pa­ra eso, va­mos a dar al­gu­nos con­se­jos que son bas­tan­te bá­si­cos pe­ro que sir­ven y bas­tan­te. Va­mos con ellos.

Usa un ges­tor de con­tra­se­ñas

No es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio, cla­ro. Pe­ro si, ex­tre­ma­da­men­te re­co­men­da­do. Hoy que te­ne­mos mil cuen­tas dis­tin­tas, des­de las más im­por­tan­tes a la cuen­ta del fo­ro del club, pa­san­do por cuen­tas de me­dia­na se­gu­ri­dad co­mo la de la obra so­cial ¿Es po­si­ble re­cor­dar to­das es­tas cuen­tas? Pa­ra na­da, y lo peor es que una vez al mes, al me­nos, so­le­mos en­trar y si no te­ne­mos un ges­tor que las re­cuer­de por no­so­tros nos vol­ve­mos lo­cos.

Un ges­tor de con­tra­se­ñas es una es­pe­cie de baúl en don­de guar­da­mos to­das las claves que no­so­tros que­re­mos. Es­te baúl de­be es­tar ase­gu­ra­do con una lla­ve maes­tra lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra po­der te­ner se­gu­ras to­das las claves den­tro y se lo lla­ma “mas­ter pass­word”.

Lo ge­nial de es­tos ges­to­res es que se in­te­gran de una ma­ne­ra muy in­tui­ti­va con los na­ve­ga­do­res. Por ejem­plo, su­pon­ga­mos que te­ne­mos ya un ges­tor. Una vez ins­ta­la­do y con la cla­ve maes­tra in­gre­sa­da, el sis­te­ma “apren­de” los nom­bres de usua­rio y con­tra­se­ñas de las cuen­tas que no­so­tros que­ra­mos, y la pró­xi­ma vez que las va­mos a usar el com­ple­men­to las in­gre­sa de for­ma au­to­má­ti­ca por no­so­tros mis­mos (con as­te­ris­cos o pun­ti­tos y un ico­ni­to que nos avi­sa que la mis­ma ha si­do guar­da­da por el com­ple­men­to).

Ca­be acla­rar des­de ha­ce un tiem­po, Ch­ro­me, gra­cias a su sis­te­ma de ini­cio de se­sión con­jun­to con la cuen­ta de Goo­gle, tie­ne un sis­te­ma de “guar­da de con­tra­se­ñas” si­mi­lar a Las­tPass o Kee­pass. Fun­cio­na, pe­ro es me­nos po­ten­te, cla­ro. Lo ge­nial es que al sin­cro­ni­zar­se en­tre dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos po­de­mos en­trar a nues­tras cuen­tas des­de el smartp­ho­ne o la ta­blet co­mo si na­da. No pa­sa lo mis­mo con los ges­to­res tra­di­cio­na­les, que por lo ge­ne­ral son pa­gos en sus ver­sio­nes mó­vi­les.

Lo im­por­tan­te en es­te ca­so es re­cor­dar ce­rrar se­sión cuan­do se uti­li­ce en una PC aje­na (si es que al­guien sin­cro­ni­za el na­ve­ga­dor en una cuen­ta aje­na) ya que ins­ta­lar una ex­ten­sión no es al­go que uno ha­ce en una má­qui­na que no es de uno, por eso, por cos­tum­bre y por­que siem­pre me fun­cio­nó per­fec­ta­men­te, yo re­co­mien­do Las­tPass, pe­ro siem­pre y cuan­do se use una con­tra­se­ña maes­tra lar­ga, com­ple­ja y ade­más un sis­te­ma de do­ble ve­ri­fi­ca­ción.

El sis­te­ma de do­ble ve­ri­fi­ca­ción com­pa­ti­ble con Las­tPass más sim­ple esGoo­gle Aut­hen­ti­ca­tor. Bas­ta so­la­men­te con te­ner la App ins­ta­la­da en un smartp­ho­ne de nues­tra pro­pie­dad y se nos pa­sa­rá un nú­me­ro cuan­do ini­cie­mos se­sión en un nue­vo equi­po ¿Per­di­mos el te­lé­fono o fue ro­ba­do? Bas­ta­rá con que el sis­te­ma nos lla­me a un nú­me­ro fi­jo, con­fi­gu­ra­do pre­via­men­te. Tam­bién exis­ten sis­te­mas de do­ble au­ten­ti­ca­ción bio­mé­tri­cos com­pa­ti­bles con Las­tPass, co­mo lla­ves USB o tam­bién lectores de hue­llas di­gi­ta­les, pe­ro por lo me­nos, si vas a usar al­go tan im­por­tan­te pa­ra sal­va­guar­dar to­da tu vi­da online de­trás, te­nes que te­ner una do­ble vía de se­gu­ri­dad.

Re­glas nme­mo­téc­ni­cas

La mne­mo­tec­nia o ne­mo­tec­nia es una téc­ni­ca de me­mo­ri­za­ción ba­sa­da en la aso­cia­ción men­tal de la in­for­ma­ción a me­mo­ri­zar con da­tos que ya sean par­te de nues­tra me­mo­ria.

Es­ta téc­ni­ca apro­ve­cha la ca­pa­ci­dad na­tu­ral que tie­ne nues­tro ce­re­bro pa­ra re­cor­dar imá­ge­nes y pa­ra pres­tar­le más aten­ción a los su­ce­sos po­co co­mu­nes o ex­tra­or­di­na­rios.

Eso di­ce Wi­ki­pe­dia. Y co­mo ha­bía­mos di­cho, uses o no un ges­tor de con­tra­se­ñas, es bue­na idea te­ner claves se­gu­ras en los ser­vi­cios que más usas y cam­biar­las ha­bi­tual­men­te, pe­ro. ¿có­mo me­mo­ri­zar­lo?

El gran pro­ble­ma acá es que si por ejem­plo quie­res una con­tra­se­ña fuer­te, un sis­te­ma de ge­ne­ra­ción te va a lar­gar al­go así co­mo #43!oj­xa) B92?Xa2 que si bien es una cla­ve tre­men­da, es im­po­si­ble de re­cor­dar. Aho­ra, ¿es po­si­ble crear una cla­ve que sea tan fuer­te co­mo esa y la po­da­mos re­cor­dar? Sí, es po­si­ble.

Hay que to­mar en cuen­ta:

Si tie­nes una cla­ve con un key­log­ger, mal­wa­re o ata­que de avan­za­da, por más que ten­gas una con­tra­se­ña im­po­si­ble y de 40 ca­rac­te­res, te la ro­ban con un sim­ple copy­pas­te.

¿Ata­que de dic­cio­na­rio? Con la re­gla nme­mo­téc­ni­ca es im­pro­ba­ble que al­guien ha­ya usa­do tu mis­ma cla­ve al­gu­na vez.

¿Fuer­za bru­ta? Si usa­mos CAPS, mi­nús­cu­las, ca­rac­te­res y nú­me­ros, la cla­ve es tan fuer­te co­mo una de las inen­ten­di­bles.

En­ton­ces, una bue­na idea es crear una re­gla con es­te es­ti­lo:

Mi nom­bre + Pa­la­bra en CAPS + Nú­me­ro + Le­tra ini­cial y fi­nal del ser­vi­cio + 2 ca­rac­te­res ra­ro.

Por ejem­plo: Gui­ller­moVENTILADOR2019+TR!$

Ahí te­ne­mos un pass­word que nun­ca na­die usó (o eso se su­po­ne) por lo que es fuer­te an­te ata­ques de dic­cio­na­rio, es lar­go, por lo que es fuer­te an­te ata­ques de fuer­za bru­ta y ade­más, es sen­ci­llo de apren­der. Es fun­da­men­tal re­cor­dar, bá­si­ca­men­te los 2 ca­rac­te­res ra­ros, que no de­be­rían re­pe­tir­se.

Exis­ten mu­chas al­ter­na­ti­vas, cla­ro. Al­gu­nos es­cri­ben una fra­se, usan­do por ejem­plo la 3 en lu­gar de la E y el 1 en lu­gar de la I, al­go así có­mo: M3 Gus­ta La P3ps1!. Allí te­ne­mos las pa­la­bras que co­mien­zan con ma­yús­cu­la, un fi­nal con un ca­rac­ter ra­ro y los nú­me­ros por le­tras.

Con tan­tos ser­vi­cios online dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, la ges­tiónde claves pue­de ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.