LI­DE­RAZ­GO DE­MÓ­CRA­TA CON­TRA EL PO­PU­LIS­MO

El Diario - - #OPINIÓN -

En­tra ya en su cuar­ta se­ma­na el cie­rre par­cial del go­bierno con el ré­cord de ser el más lar­go de la his­to­ria. Y con él si­gue la pu­ja en­tre el pre­si­den­te Do­nald Trump y la ban­ca­da de­mó­cra­ta por la fi­nan­cia­ción de una de las pro­me­sas de cam­pa­ña del man­da­ta­rio: el mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co.

El li­de­raz­go de­mó­cra­ta, im­pul­sa­do por su triun­fo en las pa­sa­das elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y con el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, no ha da­do to­da­vía su bra­zo a tor­cer y pe­se a los des­plan­tes del man­da­ta­rio se ha man­te­ni­do fir­me en su ne­ga­ti­va de con­di­cio­nar la reaper­tu­ra del go­bierno a la apro­ba­ción de más de 5,000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la po­lé­mi­ca obra.

Des­de es­ta tribuna ex­ten­de­mos una voz de so­li­da­ri­dad con el li­de­raz­go de­mó­cra­ta y su fé­rrea opo­si­ción a un pro­yec­to que a to­das lu­ces es in­ne­ce­sa­rio, po­pu­lis­ta y an­ti­in­mi­gran­te.

Tan­to la lí­der de la Cá­ma­ra, Nancy Pe­lo­si, co­mo el lí­der de la mi­no­ría en el Se­na­do, Chuck Shu­mer han sa­bi­do con­tes­tar con fir­me­za a las exi­gen­cias del Eje­cu­ti­vo y es­pe­ra­mos que lo si­gan ha­cien­do.

Pe­ro ne­go­ciar con Trump no es fá­cil. Su es­ti­lo dés­po­ta los co­lo­ca fren­te a una en­cru­ci­ja­da: co­lo­car de nue­vo en mar­cha ser­vi­cios bá­si­cos de la ad­mi­nis­tra­ción y po­ner de nue­vo a tra­ba­jar a mi­les de em­plea­dos fe­de­ra­les que ya sien­ten el pe­so de no re­ci­bir su me­re­ci­do sa­la­rio. Pe­ro tam­bién de ellos de­pen­de que el par­ti­do de opo­si­ción re­to­me por lo me­nos par­te del con­trol per­di­do des­de la elec­ción pre­si­den­cial y ha­ga va­ler su con­di­ción de co­lec­ti­vi­dad ma­yo­ri­ta­ria.

Y es que en bue­na par­te la fal­ta de li­de­raz­go efi­cien­te y con vi­sión, así co­mo un su tra­di­cio­nal ape­go a pa­sa­das es­tra­te­gias en me­dio de un es­ce­na­rio po­lí­ti­co cam­bian­te fue­ron las res­pon­sa­bles de la de­rro­ta en las pre­si­den­cia­les. La re­cien­te elec­ción de Pe­lo­si al fren­te de los des­ti­nos del pa­ti­do no de­jó de ser po­lé­mi­ca en me­dio de unas fi­las par­ti­dis­tas que sien­ten la ne­ce­si­dad de un nue­vo por­taes­tan­dar­te.

La apa­ri­ción de nue­vas fi­gu­ras den­tro de es­ta co­lec­ti­vi­dad, co­mo el exal­cal­de de San An­to­nio, Te­xas, Ju­lián Cas­tro, quien el sá­ba­do se lan­zó co­mo can­di­da­to a las pre­si­den­cia­les de 2020 so­lo de­mues­tran que los de­mó­cra­tas es­tán a la ca­za de nom­bres que en­fren­ten a Trump.

Es fun­da­men­tal que sus ac­tua­les lí­de­res apro­ve­chen el mo­men­to y se sa­cu­dan la pre­sión y el con­trol que ha ejer­ci­do has­ta el mo­men­to el Pre­si­den­te, des­de la có­mo­da po­si­ción de un go­bierno y un Con­gre­so ba­jo el con­trol re­pu­bli­cano. De lo con­tra­rio, es­te es el mo­men­to de un nue­vo li­de­raz­go.

Por lo pron­to no pa­re­ce ha­ber en la mi­ra un acuer­do que pon­ga fin a la sus­pen­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos. Con el pa­so de los días, ser­vi­cios co­mo los par­ques na­cio­na­les o in­clu­so el ser­vi­cio na­cio­nal de ren­tas su­fren por el des­cui­do de una ad­mi­nis­tra­ción rehén de una pro­me­sa po­pu­lis­ta y an­ti­in­mi­gran­te. Los de­mó­cra­tas de­ben evi­tar­lo a to­da cos­ta.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.