A TRUMP LE IM­POR­TA PO­CO

El Diario - - #OPINIÓN - Jor­ge Del­ga­do CO­LUM­NIS­TA

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción si­guen sin asu­mir su rol. En la se­ma­na an­te­rior, le ce­die­ron es­pa­cio a Trump pa­ra que du­ran­te 9 mi­nu­tos nos des­pa­cha­ra con una re­tahí­la de men­ti­ras re­fe­ren­tes al te­ma mi­gra­to­rio.

El en­fo­que prin­ci­pal fue pin­tar la si­tua­ción en la fron­te­ra co­mo una cri­sis de se­gu­ri­dad que sim­ple­men­te no exis­te. Hay una cri­sis, sí, de ca­rác­ter hu­ma­ni­ta­ria y tie­ne que ver es­pe­cí­fi­ca­men­te con el he­cho de que a pe­sar de ha­ber te­ni­do mu­chos me­ses pa­ra pre­pa­rar un con­tin­gen­te de em­plea­dos fe­de­ra­les pa­ra re­ci­bir y pro­ce­sar a los apli­can­tes de asi­lo po­lí­ti­co cen­troa­me­ri­ca­nos, pre­fi­rió ig­no­rar el pro­ble­ma.

Se re­fi­rió ade­más al pro­ble­ma de la dro­ga. Afir­mó, min­tien­do, que a tra­vés de la fron­te­ra, y par­ti­cu­lar­men­te en los pun­tos en don­de no hay una ba­rre­ra fí­si­ca, in­gre­sa to­do ti­po de dro­gas des­de Mé­xi­co. Sin em­bar­go, los re­por­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción Pa­ra el Con­trol de Dro­gas , se­ña­lan que el 95% de la dro­ga que in­gre­sa por la fron­te­ra sur, lo ha­ce por puer­tos de en­tra­da. Es de­cir, uti­li­zan­do vehícu­los y ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses que cru­zan a tra­vés de las lí­neas de in­gre­so des­de te­rri­to­rio me­xi­cano ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos.

Acu­só tam­bién, co­mo era de es­pe­rar­se, a los de­mó­cra­tas por opo­ner­se a la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za. Na­da más ale­ja­do de la ver­dad. Los de­mó­cra­tas no se opo­nen a un plan de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, de he­cho han co-aus­pi­cia­do pro­yec­tos de Ley que han asig­na­do al­tos va­lo­res pa­ra cons­truir seg­men­tos de una ba­rre­ra fron­te­ri­za, y pa­ra la com­pra de tec­no­lo­gía. Así co­mo pa­ra do­tar de ma­yo­res re­cur­sos a la pa­tru­lla fron­te­ri­za, y au­men­tar el nú­me­ro de em­plea­dos ad­mi­nis­tra­ti­vos y jue­ces de in­mi­gra­ción. Sin em­bar­go cuan­do ya ha­bía un acuer­do bi­par­ti­dis­ta, él, Trump, se he­cho pa­ra atrás y se ne­gó a sus­cri­bir una po­si­ble Ley.

Pe­ro la no­ta más in­tere­san­te de su dis­cur­so, fue su afir­ma­ción de que Mé­xi­co iba, efec­ti­va­men­te a pa­gar por la cons­truc­ción del mu­ro a tra­vés del acuer­do de In­te­gra­ción re­gio­nal con Mé­xi­co y Ca­na­dá que se en­cuen­tra pen­dien­te de ser ra­ti­fi­ca­do por el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se.

Es ci­nis­mo del más pu­ro, y su ba­se ig­no­ran­te lo re­pi­te sin co­no­ci­mien­to ni pu­dor al­guno. Mien­tras tan­to el go­bierno si­gue sin fun­cio­nar por la fal­ta de fon­dos, y mi­les de fun­cio­na­rios fe­de­ra­les se en­cuen­tran im­pa­gos y sin po­der so­lu­cio­nar sus di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras.

A Trump le im­por­ta po­co el su­fri­mien­to ajeno. Ca­re­ce to­tal­men­te de em­pa­tía por los que se en­cuen­tran atra­ve­san­do por es­ta cri­sis. Le im­por­tan po­co los in­mi­gran­tes des­pla­za­dos. Le im­por­tan po­co los es­ta­dou­ni­den­ses que mue­ren por la epi­de­mia de la dro­ga. Le im­por­tan po­co los em­plea­dos fe­de­ra­les im­pa­gos. To­dos so­mos peo­nes en su aje­drez po­lí­ti­co y su tes­ta­ru­dez en cons­truir un mu­ro que ser­vi­rá úni­ca y ex­clu­si­va­men­te pa­ra sus pro­pios in­tere­ses elec­to­ra­les.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.