Mano de obra la­ti­na de­trás de la Se­ma­na de la Mo­da

Cos­tu­re­ras y cor­ta­do­res dan el to­que his­pano a di­se­ños que se ex­hi­ben en la pa­sa­re­la de la Gran Man­za­na

El Diario - - #METRO - Jo­sé Mar­tí­nez

Las trans­mi­sio­nes de los des­fi­les de mo­da de Ralph Lau­ren y Ch­ris­tian Dior no eran par­te del ‘Pri­me Ti­me’ del ca­nal de te­le­vi­sión Ecua­vi­sa que veía Sa­bri­na Ro­sa­do en su ca­sa en Gua­ya­quil, Ecua­dor en la dé­ca­da de los 80.

Sin In­ter­net, ni re­des so­cia­les, acer­car­se a la mo­da de las gran­des pa­sa­re­las era ca­si im­po­si­ble pa­ra la en­ton­ces jo­ven de 30 años, que de­di­ca­ba sus días en so­ñar en gran­de des­de la sa­la de su ca­sa don­de crea­ba di­se­ños y co­cía pa­ra clien­tas lo­ca­les.

La li­ber­tad del ar­te de crear y con­fec­cio­nar pren­das de ves­tir era la fuer­za que la im­pul­sa­ba a con­ti­nuar su ca­mino, sin ima­gi­nar que al­gún día se co­dea­ría con los di­se­ña­do­res más im­por­tan­tes de la mo­da in­ter­na­cio­nal. Pe­ro hoy ese sue­ño es una reali­dad y ella lo ce­le­bra.

Con una son­ri­sa gi­gan­tes­ca y una ca­be­lle­ra do­ra­da re­cién arre­gla­da, la ecua­to­ria­na que al­gu­na vez, po­co des­pués de su lle­ga­da a Nue­va York en 1992, atra­ve­sa­ra por cir­cuns­tan­cias que so­lo aque­llos in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos po­drían ex­pre­sar, es hoy en día una pie­za cla­ve en la pró­xi­ma co­lec­ción de oto­ño del di­se­ña­dor co­lom­biano Raúl Pe­ña­ran­da, que se pre­sen­ta­rá du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da 2019 que ac­tual­men­te se rea­li­za en la Gran Man­za­na.

Aún no lo cree, pe­ro es real. Han si­do años de ár­duo tra­ba­jo que han da­do fru­tos ju­go­sos. No so­lo Ro­sa­do es hoy ciu­da­da­na ame­ri­ca­na, sino que sus ma­nos han si­do crea­do­ras de ves­ti­dos de gran­des mar­cas co­mo Jo­nes New York, Don­na Ka­ran y Bad­gley Misch­ka.

“Al prin­ci­pio fue muy du­ro por­que ve­nía de tra­ba­jar en mi pro­pia em­pre­sa”, co­men­tó Ro­sa­do, quien al po­co tiem­po de re­ci­bir su ‘Green Card’ lo­gró su pri­mer “gran tra­ba­jo”.

“En 1999 fui a un fas­hion show de la di­se­ña­do­ra Don­na Ka­ran y es­ta­ban ne­ce­si­tan­do per­so­nas [pa­ra tra­ba­jar] y en­tré co­mo free­lan­ce, pe­ro ahí mis­mo co­no­cí a una chi­ca que me di­jo: por qué no te vas a tra­ba­jar a Jo­nes New York y lle­vé mi apli­ca­ción y me con­tra­ta­ron. Ahí co­men­zó to­do es­te sue­ño”, se­ña­ló la ecua­to­ria­na mien­tras ade­lan­ta uno de los tra­jes prin­ci­pa­les del des­fi­le.

A sus 66 años, la cos­tu­re­ra tie­ne cla­ro que aún fal­ta mu­cho por ha­cer, y “por mos­trar”. Ca­da año se lle­na de or­gu­llo cuan­do ve a las mo­de­los ca­mi­nar por la pa­sa­re­la con sus tra­jes, y quie­re que eso con­ti­núe.

“Es­toy ha­cien­do mi sue­ño reali­dad. Pa­ra mi ha si­do muy im­por­tan­te tra­ba­jar pa­ra es­tas gran­des mar­cas por­que me han ayu­da­do a se­guir avan­zan­do y cre­cien­do en es­ta in­dus­tria”, apun­tó Ro­sa­do, quien vi­ve en El Bronx jun­to a una de sus hi­jas que tra­jo de Ecua­dor el año pa­sa­do. “To­do es­to me en­can­ta y cuan­do veo el des­fi­le y veo mis ves­ti­dos en la pa­sa­re­la me sien­to muy or­gu­llo­sa de que al­gu­nos de ellos han lle­ga­do has­ta Holly­wood”.

La prác­ti­ca ha­ce al maes­tro

Si al­guien se ha ga­na­do el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción en la in­dus­tria de la mo­dis­te­ría de al­ta cos­tu­ra en el Dis­tri­to Gar­ment, tam­bién co­no­ci­do co­mo el Cen­tro Gar­ment, el Fas­hion Dis­trict o el Fas­hion Cen­ter, un ve­cin­da­rio ubi­ca­do en Man­hat­tan don­de se con­cen­tra gran par­te de los ta­lle­res de mo­da de la ciu­dad, es So­nia He­rre­ra de Bur­gas.

A sus 73 años, He­rre­ra, ori­gi­na­ria tam­bién de Gua­ya­quil, Ecua­dor, si­gue en­tre­ga­da al ofi­cio del cor­te y la con­fec­ción de tra­jes pa­ra mu­je­res. Tra­ba­jan­do al la­do de su pai­sa­na, Ro­sa­do, la his­pa­na re­si­den­te en Queens no ocul­ta su emo­ción por ser par­te de una se­ma­na más de la mo­da en la ciu­dad que la adop­tó ha­ce más de 50 años.

“A ver si el pró­xi­mo año ya me re­ti­ro”, bro­meó la his­pa­na, quien, pe­se a que sus dos hi­jos le han pe­di­do que se pen­sio­ne, la pa­sión por la mo­da y las te­las la si­gue tra­yen­do de vuel­ta a los ta­lle­res del cen­tro de Man­hat­tan.

No han si­do años fá­ci­les, pe­ro tam­po­co se que­ja. Ate­rri­zó en el mun­do de la al­ta cos­tu­ra “por ac­ci­den­te”, y se enamo­ró.

“En esa épo­ca yo iba y ve­nía ven­dien­do ro­pa que com­pra­ba aquí en Es­ta­dos Uni­dos a mis clien­tes en Ecua­dor pe­ro mis ami­gas se vi­nie­ron a vi­vir y ellas eran mo­dis­tas, así que me vi­ne con ellas y me que­dé tam­bién. Te­nía so­lo 21 años”, re­cor­dó He­rre­ra. “An­da­ba siem­pre con ellas y así apren­dí a co­cer”.

Y sí que apren­dió. Las ma­nos de la cos­tu­re­ra no so­lo es­tán de­trás de los di­se­ños de ves­ti­dos de no­via de la di­se­ña­do­ra Pau­la Var­sa­lo­na, y los de ga­la de Pe­ña­ran­da, sino tam­bién de los de su pro­pia lí­nea que co­mer­cia en Es­pa­ña y Sui­za a tra­vés de su fa­mi­lia y que, se­gún cuen­ta, con­ti­nua­rá ha­cien­do tras su re­ti­ro de las gran­des mar­cas en Nue­va York.

Sin em­bar­go, esa po­si­bi­li­dad de ale­jar­se de los ta­lle­res aún es­tá le­ja­na. He­rre­ra dis­fru­ta ca­da se­gun­do del mun­do de­trás del lino, el chi­fón y la se­da y no se pier­de un even­to de la Se­ma­na de la Mo­da. Su ma­yor ale­gría es cuan­do lo­grar asis­tir a un des­fi­le y com­par­tir con sus hi­jas esas crea­cio­nes.

“Esa sen­sa­ción es muy bo­ni­ta cuan­do va des­fi­lan­do la mo­de­lo por la pa­sa­re­la y to­do el mun­do di­ce: qué bo­ni­to ves­ti­do y lo aplau­den, y uno se sien­te bien tam­bién de que el di­se­ña­dor ha­ya triun­fa­do por nues­tra ayu­da”, in­di­có He­rre­ra.

“Yo lle­vo a mis hi­jas y les di­go: mi­ren ese ves­ti­do lo hi­ce yo y ellas se emo­cio­nan y ha­cen videos di­cien­do: es­te ves­ti­do lo hi­zo mi ma­mi y eso es al­go muy bo­ni­to pa­ra mi”.

De la mú­si­ca a la mo­da

En 1990 Freddy Ti­ra­do to­mó

FOTOS JO­SÉ MAR­TÍ­NEZ

La al­ta cos­tu­ra tam­bién cuen­ta con mano de obra la­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.