Yda­nis Ro­drí­guez: ‘Soy el can­di­da­to de los in­mi­gran­tes’

El Diario - - #METRO -

Mu­chos di­cen que la me­jor for­ma de co­nec­tar cul­tu­ras es a tra­vés de las re­des so­cia­les, sin em­bar­go, un re­co­rri­do en el tren A del Sub­way des­de la es­ta­ción World Tra­de Cen­ter, en el Ba­jo Man­hat­tan, has­ta la ca­lle Dyck­man, en In­wood, po­dría ocu­par el se­gun­do lu­gar en el ran­king de las re­des so­cia­les ur­ba­nas de la Gran Man­za­na.

Y es que en me­nos de 45 mi­nu­tos el anun­cio de la lle­ga­da a es­ta zo­na del Al­to Man­hat­tan se con­vier­te en un via­je cul­tu­ral a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Ahí, en la es­qui­na de la Ave­ni­da Sher­man y la ca­lle Tha­yer, en me­dio de res­tau­ran­tes his­pa­nos y el cons­tan­te pa­so de vehícu­los con mú­si­ca ba­cha­ta, un gé­ne­ro de mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na que mez­cla ele­men­tos mu­si­ca­les afri­ca­nos, eu­ro­peos e in­dí­ge­nas, ca­da lu­nes, des­de ha­ce 14 años, se ve al con­ce­jal Yda­nis Ro­drí­guez cor­tar­se el pe­lo.

Was­hing­ton Heights, In­wood y Mar­ble Hill en Man­hat­tan, y quien ac­tual­men­te libra una ba­ta­lla elec­to­ral pa­ra ocu­par la De­fen­so­ría del Pue­blo de Nue­va York, es Raúl Po­lan­co, un do­mi­ni­cano que se po­ne al día con las no­ti­cias po­lí­ti­cas de la ciu­dad ca­da vez que el con­ce­jal lo vi­si­ta en su bar­be­ría.

“El hom­bre siem­pre es­tá en to­dos esos te­mas y sa­be bien lo que se mue­ve”, di­jo Po­lan­co, en me­dio de ri­sas mien­tras alis­ta a Ro­drí­guez pa­ra uno de los de­ba­tes más im­por­tan­tes de la con­tien­da. “Pe­ro lo que más va­lo­ro de él es que siem­pre es­tá en­tre­ga­do a ayu­dar a per­so­nas ne­ce­si­ta­das”.

Y es que Ro­drí­guez ase­gu­ra que tie­ne cla­ro que su com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad es pri­mor­dial. No es al­go nue­vo, re­cal­có. Ha si­do un ca­mino largo que, cuan­do lle­gó a Nue­va York en 1986, nun­ca ima­gi­nó que va­rias dé­ca­das des­pués su nom­bre que­da­ría mar­ca­do co­mo “uno de los do­mi­ni­ca­nos con ma­yor im­pac­to en la his­to­ria de la Gran Man­za­na”.

Lu­cha por la De­fen­so­ría

Al otro la­do de la bar­be­ría un res­tau­ran­te do­mi­ni­cano “se dis­fra­za de ofi­ci­na”. Aden­tro, una ca­fe­te­ra, va­rias cá­ma­ras y al­gu­nas si­llas. En el bar no hay li­cor, tan so­lo hay afi­ches y mar­ca­do­res. Al fon­do, un gru­po de mu­je­res his­pa­nas se di­vi­den lis­tas de ba­rrios, en­vían co­rreos elec­tró­ni­cos y lla­man por te­lé­fono.

“Es­ta­mos lis­tos pa­ra lle­gar a la De­fen­so­ría”, es lo pri­me­ro que Ro­drí­guez afir­ma. Jun­to a él, al­gu­nos re­si­den­tes lo in­te­rrum­pen en bus­ca de ayu­da. “Es­to es ba­si­ca­men­te lo que que­re­mos lle­var a la De­fen­so­ría. Es­ta ofi­ci­na no es pa­ra la cla­se al­ta. Es­ta ofi­ci­na es pa­ra la cla­se tra­ba­ja­do­ra”.

El can­di­da­to de 53 años, oriun­do de Li­cey al Me­dio, un mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia de San­tia­go en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, no ti­tu­beó al mo­men­to de ex­pli­car su apo­yo a la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te neo­yor­qui­na, he­cho que ase­gu­ra “es per­so­nal”, y que mar­ca una par­te prin­ci­pal de su cam­pa­ña.

“Yo creo que co­mo al­guien que ha si­do ese in­mi­gran­te, que ca­mi­nó de la uni­ver­si­dad has­ta Dyc­kam mu­chas ve­ces por­que no te­nía el di­ne­ro pa­ra com­prar un pa­sa­je de tren, que ca­mi­nó por la ca­fe­te­ría de la uni­ver­si­dad sin te­ner di­ne­ro pa­ra com­prar co­mi­da, yo creo que esa voz es im­por­tan­te te­ner­la”, re­fle­xio­nó Ro­drí­guez.

Pa­ra él, la edu­ca­ción en te­mas de in­mi­gra­ción es im­por­tan­te, de ahí que, se­gún cuen­ta, su cam­pa­ña se ha­ya cen­tra­do en torno al slo­gan “Uni­te Im­mi­grants o Une a In­mi­gran­tes”, un te­ma que, des­de su tiem­po co­mo maes­tro lo apa­sio­na.

“Pa­ra mi es im­por­tan­te que nues­tra gen­te se­pa que co­rre­mos ba­jo Uni­te Im­mi­grants no so­la­men­te por el 38% de no­so­tros que he­mos na­ci­do en otros pai­ses, es tam­bién por re­cla­mar que es­te es un país de in­mi­gran­tes”, apun­tó el lí­der do­mi­ni­cano.

Y es es­ta “in­jus­ti­cia con­tra los in­mi­gran­tes” la que lo ha lle­va­do a aper­so­nar­se de la lu­cha so­cial, ad­vir­tió Ro­drí­guez, quien aún re­cuer­da cuan­do en no­viem­bre de 2011 fue arres­ta­do jun­to con otros 200 ma­ni­fes­tan­tes de Oc­cupy Wall Street en el Par­que Zuc­cot­ti, mien­tras pro­tes­ta­ban en con­tra de la inequi­dad eco­nó­mi­ca.

“Hoy la ciu­dad de Nue­va York no es la mis­ma del año 1900, cuan­do en ese cen­so era 96% blan­co, 2% afro­ame­ri­cano y los la­ti­nos no era­mos con­ta­dos”, ex­pli­có Ro­drí­guez. “El úl­ti­mo cen­so es­ta­ble­ció que los la­ti­nos so­mo el 29%, 27% afro­ame­ri­cano y más de un 13% asiá­ti­co, en­ton­ces co­mo de­fen­sor del pue­blo mi lu­cha es ase­gu­rar­me de se­guir ha­cien­do to­da la vi­da, lu­char por los de­más, ade­más me va a lle­var a te­ner una ofi­ci­na don­de yo me voy a de­di­car a que to­das las agen­cias de la Ciu­dad les den el res­pe­to y los ser­vi­cios a los neo­yor­qui­nos”.

Pa­ra el do­mi­ni­cano, pa­dre de dos hi­jas, y quien se con­vir­tió en pro­fe­sio­nal mien­tras con­du­cía un ta­xi, sus prio­ri­da­des es­tán re­la­cio­na­das con la me­jo­ra de la ca­li­dad en las es­cue­las pú­bli­cas, la es­ta­bi­li­za­ción de las ren­tas y cam­bios en re­gu­la­cio­nes que per­mi­tan que pe­que­ñas em­pre­sas no ter­mi­nen ce­rran­do.

“Ya te­ne­mos un pro­yec­to Small Bu­si­ness Sur­vi­val Act por me­dio del cual los pe­que­ños ne­go­cian­tes po­drán sen­tir­se más se­gu­ros a la ho­ra de ne­go­ciar los con­tra­tos de ren­ta y eso es lo que es­pe­ra­mos que co­mo de­fen­sor yo pue­da traer: una voz in­de­pen­dien­te, que sa­be pe­lear los in­tere­ses es­pe­cia­les, pe­ro ade­más una voz que tie­ne ex­pe­rien­cia le­gis­la­ti­va por­que he es­ta­do en es­ta ofi­ci­na por 10 años”, con­clu­yó el lí­der po­lí­ti­co, quien pi­dió a la co­mu­ni­dad que sal­ga a vo­tar el pró­xi­mo 26 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.