LU­CHA DE LI­BROS PA­RA UN PAÍS DI­VI­DI­DO

El Diario - - #OPINIÓN -

El as­cen­so al po­der de Do­nald Trump su­pues­ta­men­te lle­vó al sur­gi­mien­to de una ra­ma li­te­ra­ria se­cun­da­ria pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va: los li­bros so­bre su pre­si­den­cia. Ale­ga­tos y tes­ti­mo­nios de una era irra­zo­na­ble y asom­bro­sa don­de Trump es un per­so­na­je ca­si mi­to­ló­gi­co.

Nos sen­ti­mos atraí­dos a esa li­te­ra­tu­ra, con cu­rio­si­dad ra­ya­na en el ma­so­quis­mo. Lee­mos do­cu­men­tos que prue­ban que la fi­gu­ra pú­bli­ca de Trump es un es­pe­jo de su vi­da real. Que des­cri­ben có­mo se con­du­ce en­tre co­no­ci­dos y alle­ga­dos, co­mo lo des­cri­be Bob Wood­ward en “Fear”, que ven­dió 1.1 mi­llo­nes en su pri­me­ra se­ma­na.

En­ton­ces con­su­mi­mos esos li­bros con sed de co­no­ci­mien­to. Al­gu­nos son best se­llers an­tes de es­tar a dis­po­si­ción del pú­bli­co. Se ven­den por mi­llo­nes a ve­ces sin si­quie­ra ha­ber­se dis­tri­bui­do, co­mo “Let Me Fi­nish” del ex­go­ber­na­dor Chris Ch­ris­tie.

Es­to a su vez ali­men­ta un ci­clo. Quien al­go sa­be, o cree que sa­be, so­bre lo que su­ce­de en las (pe­que­ñas) ha­bi­ta­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, es­cri­be un li­bro. O ha­ce que se lo es­cri­ban. Son de to­do, des­de in­ves­ti­ga­do­res se­rios has­ta fun­cio­na­rios que al­gún día es­tu­vie­ron en la Ca­sa Blan­ca, co­mo “Team of Vi­pers” de Cliff Sims.

Pe­ro por ca­da li­bro se­rio crí­ti­co de Trump, hay mu­chos que son tan po­pu­la­res co­mo los pri­me­ros, que lo ala­ban y lo apo­yan in­con­di­cio­nal­men­te. Co­mo “The Trump Prop­he­cies” de Mark Tay­lor, or “God and Do­nald Trump” de S. Strang, di­ri­gi­dos al pú­bli­co cre­yen­te.

Más no­to­rios son los li­bros es­pe­cu­la­ti­vos y es­cri­tos pa­ra aten­ción de un pú­bli­co de una per­so­na (Trump) por quie­nes quie­ren go­zar de su fa­vor. Ro­ger Sto­ne, hoy acu­sa­do en la “Tra­ma ru­sa” es­tá por pu­bli­car “El mi­to de la co­lu­sión ru­sa”. Je­ro­me Cor­si, otro in­ves­ti­ga­do, re­cién sa­có “Si­lent no mo­re: how I be­ca­me a po­li­ti­cal pri­so­ner of Mue­ller’s Witch Hunt”. Y si­guen los nom­bres: Co­rey Le­wan­dows­ki, Newt Gin­grich, Lau­ra In­graham.

Son pu­bli­ca­cio­nes he­chi­zas, he­chas a las apu­ra­das y con éxi­to y lu­cro ase­gu­ra­dos.

To­dos es­tos li­bros re­pre­sen­tan dos la­dos de un es­pe­jo per­ver­so que nos de­mues­tra una reali­dad in­ne­ga­ble: vi­vi­mos en un país di­vi­di­do y sor­do.

Por­que, ¿quién los lee? Los ya con­ven­ci­dos. Los que no es­cu­chan al otro.

Los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán di­vi­di­dos en dos cam­pos dia­me­tral­men­te opues­tos. No se atraen, no se ha­blan, sino que se ale­jan más y más. Nie­gan la le­gi­ti­mi­dad uno del otro. Ma­ne­jan los he­chos de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ig­no­ran los que no con­fir­me sus pre­su­po­si­cio­nes.

Con el tiem­po, to­dos es­tos tex­tos se con­ver­ti­rán en fuen­tes pri­ma­rias pa­ra los his­to­ria­do­res. De­fi­ni­rán es­tos años tur­bu­len­tos.

Pe­ro eso se­rá en el fu­tu­ro. Pa­ra en­ton­ces, ya se sa­brá (¿sa­bre­mos?) cuál fue el fin de la pre­si­den­cia ac­ci­den­ta­da de Do­nald Trump.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.