Cre­cien­do al rit­mo de los aho­rros

Car­los Gar­cía creó Fin­ha­bits en In­ter­net en 2016 pa­ra crear el há­bi­to del aho­rro, hoy en­tra en su ter­cer año con un fuer­te cre­ci­mien­to en­tre los la­ti­nos

El Diario - - #NEGOCIOS - Ana B. Nie­to

En 2016 Car­los Gar­cía pu­so en mar­cha Fin­ha­bits, una em­pre­sa de in­ver­sión a la que se ac­ce­de a tra­vés de In­ter­net. Su idea era crear un há­bi­to de aho­rro a per­so­nas po­co acos­tum­bra­das a po­der ha­cer­lo, ma­yo­ri­ta­ria­men­te la­ti­nos co­mo él.

Con pe­que­ñas can­ti­da­des si es el ca­so. Con $5 a la se­ma­na, $10, $20. Lo que se pue­da.

Gar­cía, que tra­ba­jó en un ban­co de Wall Street (Me­rril Lynch) an­tes de lan­zar otras em­pre­sas en el sec­tor de fi­nan­zas y tec­no­lo­gía, se preo­cu­pa de que ese aho­rro se in­vier­ta y ge­ne­re in­tere­ses ma­yo­res que los que dan los ban­cos en las cuen­tas de aho­rro. Hay un ni­vel de ries­go que se eli­ge por el aho­rra­dor y que es­ta em­pre­sa del emer­gen­te sec­tor fin­tech (tec­no­lo­gía de las fi­nan­zas) ges­tio­na. A sus clien­tes les pi­de que pien­sen a largo pla­zo.

Y el men­sa­je, en es­pa­ñol e in­glés, es­tá lle­gan­do.

Es­te pe­rió­di­co ha­bló con Gar­cía po­co des­pués de la crea­ción de Fin­ha­bits, cuan­do da­ba sus pri­me­ros pa­sos, y aho­ra que la em­pre­sa en­tra en su ter­cer año de vi­da, el lan­za­mien­to de una apli­ca­ción (App), que fa­ci­li­ta el ac­ce­so a la web a tra­vés del ce­lu­lar ha da­do un gran im­pul­so a su pro­pues­ta de aho­rro e in­ver­sión.

Son ya 60,000 clien­tes los que es­tán po­co a po­co aho­rran­do con es­ta em­pre­sa, pa­ra un fon­do de emer­gen­cias, pa­ra ha­cer un via­je o pa­ra su jubilación. El 75% de ellos son la­ti­nos y el 96% en­tra a tra­vés de la App. Gar­cía di­ce que el per­fil de su clien­te es de una per­so­na de 35 años, “por igual hom­bres y mu­je­res con un suel­do pro­me­dio de $40,000”.

El otro mo­ti­vo del cre­ci­mien­to es que Fin­ha­bits ha em­pe­za­do a acep­tar el ITIN. Es­to per­mi­te que quie­nes tie­nen es­te nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción fis­cal pe­ro no son ele­gi­bles pa­ra te­ner un nú­me­ro de se­gu­ro so­cial pue­dan te­ner la opor­tu­ni­dad de aho­rrar.

“Au­toem­plea­dos, tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes sin W2 pe­ro con 1099, due­ños de ne­go­cios”, son per­so­nas que es­tán in­tere­sa­das en el ser­vi­cio que ofre­ce es­ta em­pre­sa se­gún Gar­cía por­que se pue­de aho­rrar pa­ra la jubilación a tra­vés de un IRA o IRA Roth que son cuen­tas que no ne­ce­si­tan a un em­plea­dor que las pa­tro­ci­ne co­mo las cuen­tas 401k.

“Es mi his­to­ria per­so­nal, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar no sa­bía qué era el [aho­rro pa­ra la jubilación] 401k”, ad­mi­te. “Hay dos pro­ble­mas, la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res la­ti­nos tra­ba­ja­mos en em­pre­sas pe­que­ñas que no ofre­cen las cuen­tas 401k y no se tie­ne ese be­ne­fi­cio de aho­rro y cuan­do te lo ofre­cen no en­ten­de­mos lo que es por­que nues­tros pa­pás no lo te­nían”.

“El sis­te­ma hoy en día asu­me que co­mo tra­ba­ja­dor ya sa­bes qué es, dón­de es­co­ger y qué fon­dos com­prar y no es así”, afir­ma Gar­cía. Ade­más, el 401k es un be­ne­fi­cio que se aca­ba cuan­do se cam­bia de em­pre­sa, el IRA no es­tá li­ga­do al tra­ba­jo y es por­ta­til. “Si te vas de tu tra­ba­jo si­gues con tu plan de pen­sio­nes, el mis­mo”. De he­cho, cuan­do se de­ja un tra­ba­jo los aho­rros del 401k se sue­len tras­la­dar a un IRA.

“Nues­tra mi­sión es ha­cer que las per­so­nas ten­gan el há­bi­to de aho­rrar y por ello no es ne­ce­sa­rio que se em­pie­ce con gran­des can­ti­da­des, si tu pa­trón no te ofre­ce un plan, no­so­tros da­mos la so­lu­ción pa­ra el re­ti­ro”, ex­pli­ca.

“Al prin­ci­pio pen­sá­ba­mos que era un sue­ño que la gen­te vi­nie­ra a abrir la cuen­ta. Pe­ro he­mos vis­to que hay una ne­ce­si­dad muy gran­de”. “El tra­ba­ja­dor la­tino tra­ba­ja mu­cho, le echa mu­chas ga­nas y el di­ne­ro que ga­na­mos lue­go se gas­ta en te­le­vi­sio­nes, za­pa­tos, pe­ro en vez de ha­cer eso hay que de­jar un aho­rro al la­do pa­ra que el di­ne­ro tra­ba­je pa­ra ti”, ex­pli­ca Gar­cía.

“No te acos­tum­bres a pa­gar in­tere­ses acos­túm­bra­te a que te pa­guen in­tere­ses a tí”, es par­te del men­sa­je que quie­re trans­mi­tir.

Gar­cía ad­mi­te que $5 a la se­ma­na no es mu­cho di­ne­ro en aho­rro pe­ro fun­cio­na pa­ra ir cam­bian­do há­bi­tos. A pe­sar de que la ma­yo­ría de sus clien­tes no tie­ne in­gre­sos ele­va­dos di­ce que la me­dia de aho­rro por per­so­na es $30 a la se­ma­na, y ese di­ne­ro va cre­cien­do.

“Son más de $1,560 al año y el in­te­rés com­pues­to lo ele­va. Al fi­nal no van a te­ner me­dio mi­llón pre­pa­ra­do pa­ra su jubilación pe­ro va a ha­ber di­ne­ro y cam­bia la per­cep­ción del aho­rro”. “Es al­go que pue­de cam­biar las con­ver­sa­cio­nes de las fa­mi­lias y mu­chas per­so­nas ve­rán la opor­tu­ni­dad de aho­rrar des­de muy jó­ve­nes”, ra­zo­na.

Gar­cía ex­pli­ca lo que es el in­te­rés com­pues­to y el IRA to­das las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio, so­bre to­do en es­pa­ñol pe­ro tam­bién en in­glés en char­las que tie­ne vía Fa­ce­book Li­ve y Youtu­be los miér­co­les. “La gen­te me pre­gun­ta có­mo aho­rrar, las di­fe­ren­cias en­tre pla­nes, es­tra­te­gias, fis­ca­li­dad, hay una ne­ce­si­dad muy gran­de de for­ma­ción fi­nan­cie­ra”, afir­ma es­te em­pre­sa­rio.

“He­mos tra­ba­ja­do muy fuer­te con un equi­po de ocho per­so­nas y he­mos lle­ga­do muy le­jos”, cuen­ta. Aho­ra es­ta­mos en un mo­men­to de cre­ci­mien­to muy fuer­te con ofi­ci­nas en El Pa­so y Nue­va York. Fin­ha­bits tie­ne dis­tri­bu­ción con el es­ta­do de Was­hing­ton en la Cos­ta Oes­te don­de hay un plan de pen­sio­nes es­ta­tal pa­ra tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do que fun­cio­na co­mo un mer­ca­do si­mi­lar al de Oba­ma­ca­re. Fin­ha­bits es uno de los pro­vee­do­res de aho­rro en es­te es­ta­do y “los la­ti­nos se vie­nen con no­so­tros”, de­ta­lla Gar­cía.

Hay otros es­ta­dos co­mo Ore­gón, Ca­li­for­nia que tie­nen es­tos pla­nes. Nue­va York ya los tie­ne apro­ba­dos y es po­si­ble que sal­gan ade­lan­te Fin­ha­bits ges­tio­na las in­ver­sio­nes y el di­ne­ro es­tá de­po­si­ta­do en un cus­to­dio. Du­ran­te ca­si to­da su exis­ten­cia la Bol­sa ha es­ta­do al al­za pe­ro a fi­na­les de 2018 la si­tua­ción cam­bió. Pe­ro Gar­cía no es­tá preo­cu­pa­do. Tie­ne in­ver­sio­nes con más o me­nos ries­gos que re­gis­tran es­tas os­ci­la­cio­nes “que son nor­ma­les y van a se­guir su­ce­dien­do por­que lo he­mos vis­to siem­pre”. Él ani­ma a pen­sar en el largo pla­zo “y que es­tás in­vir­tien­do can­ti­da­des con­sis­ten­tes pe­que­ñas se­ma­na tras se­ma­na pa­ra que no te preo­cu­pe qué tan ca­ro o ba­ra­to es­tás com­pran­do. ¿Por qué? Por­que va a su­bir y ba­jar, un día com­pras ca­ro y a la se­ma­na si­guien­te más ba­ra­to”. en 2020. El al­cal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, tam­bién quie­re po­ner en mar­cha un vehícu­lo de aho­rro pa­ra pen­sio­nes.

“Se han da­do cuen­ta que si no atien­den el pro­ble­ma del re­ti­ro que tie­nen ten­drán que apo­yar al 40% de la po­bla­ción que lle­gue a la ve­jez en unos años”. Se­gún Gar­cía, los po­lí­ti­cos que pien­san en es­te pro­ble­ma son los que tie­nen vi­sión de largo pla­zo por­que es al­go que re­ve­la­rá su uti­li­dad en 30 años. “Pa­ra en­ton­ces quien lo pu­so en mar­cha no es­ta­rá pe­ro ha cam­bia­do el te­ji­do so­cial de una for­ma fun­da­men­tal”.

Es­te em­pren­de­dor ve a Fin­ha­bits en cin­co años co­mo la pla­ta­for­ma lí­der del mer­ca­do la­tino pa­ra aho­rrar en el re­ti­ro, el me­dio pla­zo y ofre­cien­do tar­je­tas de dé­bi­to de ba­jo cos­to, “qui­zá has­ta ser­vi­cios de pro­tec­ción con se­gu­ros de vi­da de ba­jo cos­to. Gar­cía di­ce que es­tán ha­blan­do con es­ta­dos pa­ra ofre­cer cuen­tas 529 de aho­rro pa­ra es­tu­dios.

Es­tá con­ven­ci­do de que el há­bi­to del aho­rro cre­ce­rá y Fin­ha­bits con ello.l

B. N.

Car­los Gar­cía, fun­da­dor de Fin­ha­bits, en el es­tu­dio des­de don­de se con­tes­ta en Fa­ce­book Li­ve y youtu­be a las pre­gun­tas de los clien­tes./A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.