THE AU­TO FIRM una ju­gue­te­ría pa­ra ri­cos y fa­mo­sos

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR SA­RAH MO­RENO

Ha­cer un re­co­rri­do por The Au­to Firm, el ta­ller de Alex Ve­ga en el co­ra­zón de Ken­dall, es co­mo pa­sear por una ju­gue­te­ría pa­ra adul­tos.

Hay au­tos ul­tra­mo­der­nos co­mo un Po­la­ris Slings­hot, o clá­si­cos co­mo un Olds­mo­bi­le de 1969 o la fur­go­ne­ta Volks­wa­gen Beetle que pre­fe­rían los hip­pies en los años 1970.

To­dos tie­nen al­go es­pe­cial, el se­llo de es­te gu­rú de los au­tos, un ta­len­to de Mia­mi que con­du­ce su pro­pio show en el ca­nal Dis­co­very, The Au­to Firm with Alex Ve­ga, y que tie­ne en­tre sus clien­tes a Marc Ant­hony, Luis Fon­si, Gen­te de Zo­na y Nicky Jam, ade­más de una lar­ga lis­ta de es­tre­llas del de­por­te.

Fa­ná­ti­co de shows co­mo The Du­kes of Haz­zard y Knight Ri­der, des­de ni­ño Ve­ga so­ña­ba con di­se­ñar au­tos que pu­die­ran sa­lir en las pe­lí­cu­las. Hoy, el em­pre­sa­rio de 44 años, na­ci­do en Mia­mi de pa­dres cu­ba­nos, pue­de de­cir que ha cum­pli­do su sue­ño al cons­truir uno de los ne­go­cios más im­por­tan­tes de­di­ca­dos a la per­so­na­li­za­ción de au­tos.

Su pri­mer clien­te fa­mo­so fue el pe­lo­te­ro do­mi­ni­cano Al­fon­so So­riano, que en­ton­ces ju­ga­ba pa­ra los New York Yan­kees. Fue co­mo una ten­den­cia, con­tó Ve­ga

de las pe­ti­cio­nes que le llo­vie­ron a par­tir del éxi­to que tu­vo el ca­rro de So­riano.

“Ima­gí­na­te, ellos es­tán par­quean­do en el mis­mo par­queo, 40 o 50 atle­tas que pue­den te­ner el mis­mo ca­rro, pe­ro el de So­riano lu­cía di­fe­ren­te”.

Des­de el 2010 The Au­to Firm ha per­so­na­li­za­do los au­tos de más de 400 es­tre­llas del de­por­te y de la mú­si­ca, que vie­nen bus­can­do lo má­xi­mo en lu­jo, crea­ti­vi­dad y ex­ce­len­cia. Se cuen­tan en­tre ellos el bo­xea­dor Floyd May­weat­her y el tri­cam­peón olím­pi­co Usain Bolt, quien, por ejem­plo, in­di­vi­dua­li­zó la ta­pi­ce­ría de su ca­rro con los co­lo­res de la ban­de­ra de Ja­mai­ca: ver­de, ne­gro y ama­ri­llo.

“Ese au­to que ves ahí es pa­ra la no­via de Has­san Whi­te­si­de, [del Mia­mi Heat], que pi­dió que la pin­tu­ra fue­ra un azul es­pe­cial”, di­jo Ve­ga, que creó su pro­pia mar­ca, Avor­za, que dis­tin­gue los de­ta­lles que le aña­de a los ca­rros.

Avor­za es la com­bi­na­ción de la pa­la­bra “for­za” –que ha­ce re­fe­ren­cia a la po­ten­cia de los au­tos–, a la que Ve­ga aña­dio las ini­cia­les de su nom­bre.

Así un au­to cu­yo di­se­ño ha si­do per­so­na­li­za­do por Ve­ga se con­vier­te en una edi­ción Avor­za.

Luis Fon­si es uno de los afor­tu­na­dos que tie­ne un Po­la­ris Slings­hot, edi­ción Avor­za.

Ve­ga co­no­ció al can­tan­te an­tes del éxi­to de Des­pa­ci­to y él es uno de los fa­mo­sos con quien ha gra­ba­do vi­deos pa­ra su ca­nal de You­Tu­be.

“No pla­neo ir des­pa­ci­to en es­te ca­rro”, bro­meó Fon­si en el vi­deo, en el que tam­bién re­co­no­ció que di­se­ñar su pro­pio au­to fue “di­ver­ti­do”.

La clien­te­la vie­ne bus­can­do in­di­vi­dua­li­zar un au­to de por sí ca­ro y en mu­chos ca­sos ter­mi­nan por en­con­trar un ami­go en Ve­ga, que se sien­te or­gu­llo­so de ha­ber cons­trui­do un ne­go­cio fa­mi­liar en el que tam­bién tra­ba­jan su es­po­sa y sus dos hi­jos.

“Marc Ant­hony em­pe­zó co­mo un clien­te, que­ría ha­cer una li­mo­si­na, y hoy se ha con­ver­ti­do en un ami­go, en un her­mano, es par­te de la fa­mi­lia”, di­ce Ve­ga.

La anéc­do­ta del día en que Ant­hony, es­tan­do en el ta­ller, re­ci­bió una lla­ma­da de Vin Die­sel y lo in­vi­tó a en­con­trar­se con ellos allí, es un ejem­plo de có­mo la voz del ar­te de Ve­ga se co­rre rá­pi­da­men­te.

“Marc le di­jo: ‘Ven pa­ra acá pa­ra que veas lo que es­ta­mos ha­cien­do’. A ellos les en­can­ta ve­nir pa­ra co­ger ideas”, con­tó Ve­ga, que ese día re­ci­bió no so­lo a Vin Die­sel sino al reg­gae­to­ne­ro Nicky Jam, que acom­pa­ña­ba al pro­ta­go­nis­ta de los fil­mes The Fast and the Fu­rious.

“Vin Die­sel vio uno de los va­nes que le es­ta­ba ha­cien­do a Marc, y ahí mis­mi­to me com­pró una de las li­mo­si­nas que no­so­tros ha­ce­mos per­so­na­li­za­das”, aña­dió Ve­ga.

Nicky Jam tam­bién pi­dió una li­mo­si­na igual y esa no­che Ve­ga ter­mi­nó ga­nan­do dos clien­tes más de re­nom­bre.

“Pa­ra mí es un pla­cer que al­guien que veo en el ci­ne o en un con­cier­to me mi­re de la ma­ne­ra que los mi­ro a ellos cuan­do es­tán ac­tuan­do y que di­gan: ‘Es­te pa­ra mí es mi ar­tis­ta’”, di­jo el em­pre­sa­rio.

En­tre tan­tos au­tos ex­tra­or­di­na­rios, en el me­dio del ta­ller hay uno pa­ra el que se nos van los ojos.

Blan­co y ne­gro, con de­ta­lles azu­les, ul­tra­mo­derno, y con una pin­ta de que pue­de al­can­zar tre­men­da ve­lo­ci­dad en se­gun­dos, no es el Ba­ti­mó­vil, pe­ro es digno de un su­per­hé­roe.

El Po­la­ris Slings­hot, que en reali­dad es una mo­to­ci­cle­ta de tres rue­das, se ven­de por al­re­de­dor de $20,000 pe­ro cuan­do

Ve­ga y su equi­po ter­mi­nen de per­so­na­li­zar­lo, de po­ner­le to­dos los hie­rros, val­drá al­re­de­dor de $70,000.

Tie­ne una pin­tu­ra es­pe­cial, una pi­za­rra y una ta­pi­ce­ría he­cha a mano, un te­le­vi­sor, una sus­pen­sión que lo acer­ca al pi­so y que cuan­do lo par­queen lo con­ver­ti­rá en el rey del es­ta­cio­na­mien­to.

Es­te ejem­plar de Po­la­ris es de la po­li­cía de Mia­mi, que pla­nea usar­lo co­mo una atrac­ción pa­ra la co­mu­ni­dad, pa­ra que lo ad­mi­ren, in­ter­ac­túen con es­te y a la vez apren­dan so­bre la la­bor de pro­tec­ción que rea­li­zan los agen­tes po­li­cia­les.

Ve­ga do­nó el tra­ba­jo y los ac­ce­so­rios que lle­va el ca­rro, por un va­lor de $47,000.

Es­ta es la for­ma de de­vol­ver a la co­mu­ni­dad el apo­yo que ha con­se­gui­do su ne­go­cio, mu­cho más de lo que es­pe­ra­ba cuan­do de­ci­dió abrir­lo con el apo­yo de su fa­mi­lia.

“Lo­grar te­ner un ne­go­cio pa­ra mu­chos es co­mo un sue­ño, pe­ro cum­plir mi sue­ño de ni­ño, y po­der ser due­ño de un lu­gar así que me ha traí­do un pro­gra­ma en te­le­vi­sión, es una ben­di­ción”, con­clu­yó Ve­ga.

Si­ga a Sa­rah Mo­reno en Twit­ter: @Sa­rahMo­re­noENH.

PE­DRO POR­TAL ppor­tal@mia­mihe­rald.com

EL GU­RÚ de los ca­rros, Alex Ve­ga, due­ño de The Au­to Firm, ha­bla con Orel­bis Da­rias (der.), uno de los téc­ni­cos del ne­go­cio, de­di­ca­do a per­so­na­li­zar au­to­mó­vi­les ca­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.