Ron DeSan­tis, can­di­da­to re­pu­bli­cano

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR EMILY L. MAHO­NEY

Cuan­do cre­cía en la zo­na de cla­se me­dia de Du­ne­din, en el Con­da­do Pi­ne­llas, la maes­tra de pri­mer gra­do de Ron DeSan­tis lo co­lo­có en el fon­do del au­la.

“Era bri­llan­te, pres­ta­ba mu­cha aten­ción”, di­jo Dee Cen­ti­na­ro, de 69 años y aho­ra re­ti­ra­da, quien vi­ve en Tam­pa. “Yo sa­bía que iba a pres­tar aten­ción, que iba a ha­cer lo que le to­ca­ba, que po­día con­fiar en él”.

DeSan­tis cre­ció en un nú­cleo fa­mi­liar de cla­se tra­ba­ja­do­ra, es­tu­dió en una uni­ver­si­dad Ivy Lea­gue, sir­vió en las fuer­zas ar­ma­das y des­pués en el Con­gre­so, una bio­gra­fía que el me­jor es­tra­te­ga de cam­pa­ña no hu­bie­ra po­di­do me­jo­rar.

“Es una per­so­na jo­ven con un fu­tu­ro que pro­me­te mu­cho, in­clu­so co­sas más im­por­tan­tes que ser go­ber­na­dor”, di­jo Cen­ti­na­ro con una son­ri­sa.

Pe­ro la cam­pa­ña de es­te año por la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na a la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da ha re­ve­la­do que le fal­ta al­go, en es­tos tiem­pos de po­pu­lis­mo: un ele­men­to co­mún.

DeSan­tis no es una per­so­na na­tu­ral­men­te cá­li­da o el ti­po de per­so­na aten­ta que le en­can­ta mez­clar­se con los elec­to­res o alen­tar a una mul­ti­tud. An­ti­guos co­le­gas en el Ca­pi­to­lio lo re­cuer­dan co­mo un le­gis­la­dor que tra­ba­ja­ba du­ro pe­ro era dis­tan­te, quien ca­mi­na­ba por los pa­si­llos con los au­dí­fo­nos pues­tos, que le im­pe­dían in­ter­ac­tuar.

In­clu­so en reunio­nes con otros po­lí­ti­cos que pu­die­ran lle­gar a apo­yar­lo, se po­ne a leer co­rreos elec­tró­ni­cos en su te­lé­fono en me­dio de la con­ver­sa­ción.

An­ti­guos co­le­gas de tra­ba­jo han di­cho que su efi­cien­cia y con­trol ca­si mi­li­ta­res son la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de su ca-

rác­ter, cua­li­da­des que qui­zás no lo ayu­dan a pro­yec­tar ca­ris­ma o a re­la­cio­nar­se con ex­tra­ños.

Y tie­ne la na­tu­ra­le­za be­li­co­sa que pue­de enaje­nar. Ho­ras des­pués de ga­nar la pri­ma­ria, sa­lió en te­le­vi­sión y di­jo que los flo­ri­da­nos no de­bían “he­chas las co­sas a per­der” eli­gien­do a al­guien con po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas ex­tre­mas co­mo el de­mó­cra­ta An­drew Gi­llum, el pri­mer afro­ame­ri­cano no­mi­na­do por uno de los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios a go­ber­na­dor de la Flo­ri­da.

Eso le cos­tó in­nu­me­ra­bles crí­ti­cas a la cam­pa­ña de DeSan­tis, pe­ro el can­di­da­to se ne­gó a dis­cul­par­se. Su cam­pa­ña emi­tió un co­mu­ni­ca­do que ex­pre­sa­ba que la idea de que la afir­ma­ción es ra­cis­ta es “ab­sur­da”.

Su pos­tu­ra de con­fron­ta­ción, afi­na­da a lo lar­go de los años co­mo fis­cal mi­li­tar, le re­sul­ta po­si­ti­va en una par­te de la cam­pa­ña. DeSan­tis mues­tra más fuer­za cuan­do es­tá a la ofen­si­va, cuan­do li­te­ral­men­te se­ña­la a per­so­nas y ha­ce ges­tos con las ma­nos, al­go que al­gu­nos han com­pa­ra­do con el pre­si­den­te Do­nald Trump.

“La ba­se re­pu­bli­ca­na es­tá bus­can­do un gue­rre­ro”, di­jo Alex Pat­ton, es­tra­te­ga po­lí­ti­co re­pu­bli­cano de Gai­nes­vi­lle, quien di­jo que el es­ti­lo de DeSan­tis en­ca­ja bien con esa de­fi­ni­ción.

APO­YO A IS­RAEL

Mu­cho an­tes de su cam­pa­ña a la go­ber­na­ción, DeSan­tis se des­ta­có en­tre los con­ser­va­do­res co­mo re­pre­sen­tan­te no­va­to en loa Cá­ma­ra fe­de­ral que se pre­sen­ta­ba con re­gu­la­ri­dad en Fox News. DeSan­tis cri­ti­có du­ra­men­te al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y des­pués de la elec­ción de Trump en el 2016 la em­pren­dió con­tra la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller a la tra­ma ru­sa.

Su pri­mer de­ba­te en la ca­rre­ra por la go­ber­na­ción, con­tra el co­mi­sio­na­do de Agri­cul­tu­ra, Adam Put­nam, fue un pun­to de vi­ra­je en la pri­ma­ria cuan­do DeSan­tis pa­só de ser un can­di­da­to con po­cas pro­ba­bi­li­da­des a li­de­rar la cam­pa­ña, ar­ma­do con el apo­yo del pre­si­den­te.

“Cuan­do Do­nald Trump tra­ta­ba de ga­nar la Flo­ri­da en el 2016, Adam Put­nam no asis­tió a un só­lo ac­to de cam­pa­ña con él”, di­jo DeSan­tis.

Si el es­ti­lo agre­si­vo de DeSan­tis afec­ta su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­nun­ciar dis­cur­sos que ins­pi­ren, su es­po­sa, Ca­sey DeSan­tis, ofre­ce afa­bi­li­dad y elo­cuen­cia. Al­gu­nos la con­si­de­ran el ar­ma se­cre­ta de su cam­pa­ña.

Ca­sey DeSan­tis hi­zo ca­rre­ra en la te­le­vi­sión, pri­me­ro co­mo re­por­te­ra y des­pués co­mo pre­sen­ta­do­ra de un pro­gra­ma ma­ti­nal en Jack­son­vi­lle. Ella se sien­te có­mo­da fren­te a gru­pos de per­so­nas y pue­de con­tar his­to­rias de sus dos hi­jos pe­que­ños o los hu­mil­des co­mien­zos de la pri­me­ra cam­pa­ña de su es­po­so, ha­ce seis años, por un es­ca­ño le­gis­la­ti­vo que re­pre­sen­ta a los su­bur­bios de Jack­son­vi­lle. Una de las co­sas que me­jor re­cuer­da es ir de puer­ta en puer­ta en una mo­to­ne­ta eléc­tri­ca.

Ca­sey DeSan­tis di­cen que su es­po­so no pen­só si­quie­ra en pos­tu­lar­se a un car­go pú­bli­co has­ta des­pués de ter­mi­nar de es­cri­bir un li­bro en el 2001 so­bre la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Du­ran­te la pro­mo­ción del li­bro, la gen­te le di­jo que se pos­tu­la­ra a un car­go pú­bli­co, de­cla­ró Ca­sey DeSan­tis al Ti­mes/ He­rald.

“Y en ese mo­men­to que­dó va­can­te un es­ca­ño le­gis­la­ti­vo en un lu­gar muy cer­ca de don­de vi­vía­mos”, con­tó la mu­jer.

Otros ob­ser­van en DeSan­tis una aris­ta más cal­cu­la­da por­que se ha des­ta­ca­do co­mo can­di­da­to os­cu­re­cien­do el dis­cur­so po­lí­ti­co.

Put­nam lo cri­ti­có cons­tan­te­men­te en la pri­ma­ria de es­te año por to­car te­mas no re­la­cio­na­dos con la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da. Pe­ro esas crí­ti­cas no lle­ga­ron a nin­gu­na par­te cuan­do DeSan­tis si­guió en­fa­ti­zan­do en te­mas co­mo tras­la­dar la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Is­rael a Je­ru­sa­lén y cri­ti­car a Hi­llary Clin­ton y a la re­pre­sen­tan­te fe­de­ral Ma­xi­ne Wa­ters.

Esas pos­tu­ras, es­pe­cial­men­te so­bre Is­rael, le ga­na­ron el apo­yo de va­rios gran­des do­nan­tes re­pu­bli­ca­nos, co­mo Shel­don Adel­son, mag­na­te de ca­si­nos en Las Ve­gas, e Isaac Perl­mut­ter, pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Mar­vel, un gru­po que es­tu­vo en­tre sus pri­me­ros do­nan­tes y que si­gue con­tri­bu­yen­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Perl­mut­ter le ha pres­ta­do a DeSan­tis su avión pa­ra ha­cer cam­pa­ña con­tra Gi­llum.

DeSan­tis afir­ma con re­gu­la­ri­dad que Gi­llum, al­cal­de de Tallahassee es so­cia­lis­ta, al­go in­cier­to, a la vez que tui­tea ar­tícu­los de la bi­blia de la de­re­cha al­ter­na­ti­va, Breit­bart, que ale­ga, en­tre otras co­sas, que Gi­llum es “el can­di­da­to más opues­to a las fuer­zas po­li­cia­les en ser no­mi­na­do por un par­ti­do gran­de en la his­to­ria mo­der­na de la Flo­ri­da”.

Es al­go que ha ser­vi­do bien a DeSan­tis. En los úl­ti­mos seis años, lo han ele­gi­do a la Cá­ma­ra fe­de­ral, ha si­do re­elec­to dos ve­ces, mon­tó una cam­pa­ña al se­na­do fe­de­ral ga­nó la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na a la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da, to­do an­tes de cum­plir 40 años el mes pa­sa­do.

IDEO­LO­GÍA ES­TRIC­TA

Al pre­gun­tár­se­le por qué los elec­to­res de­ben vo­tar por su es­po­so en no­viem­bre, Ca­sey res­pon­dió que “la his­to­ria de Ron” de­be im­pre­sio­nar a la gen­te co­mo una se­ñal de su éti­ca de tra­ba­jo e in­te­gri­dad, otro re­cor­da­to­rio de has­ta don­de la cam­pa­ña se ha ba­sa­do en su bio­gra­fía.

Su dis­ci­pli­na le ga­nó la en­tra­da a la Uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de es­tu­dió His­to­ria y Cien­cias Po­lí­ti­cas, mien­tras era ca­pi­tán del equi­po de béis­bol, con un pro­me­dio de ba­teo de .336 y un GPA de 3.75.

Pe­ro pron­to se fue a es­tu­diar De­re­cho a la Uni­ver­si­dad de Har­vard, y de allí se fue a la Ma­ri­na, don­de tra­ba­jó co­mo abo­ga­do en la Ba­se Na­val de Guan­tá­na­mo y en Irak, don­de ase­so­ra­ba a los mi­li­ta­res so­bre las le­yes que ri­gen el mano de los pri­sio­ne­ros.

Sa­lió del ser­vi­cio mi­li­tar ac­ti­vo en fe­bre­ro del 2010 y se man­tu­vo en la re­ser­va co­mo te­nien­te mien­tras tra­ba­ja­ba en May­port, cer­ca de Jack­son­vi­lle.

Des­pués de es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de pos­tu­lar­se a la Le­gis­la­tu­ra de la Flo­ri­da, fi­nal­men­te ga­nó una pri­ma­ria en­tre sie­te can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos y se hi­zo car­go del es­ca­ño con­gre­sual del sex­to dis­tri­to de la Flo­ri­da.

En el Ca­pi­to­lio cul­ti­vó rá­pi­da­men­te una ima­gen de ape­go a una ideo­lo­gía es­tric­ta. Dor­mía en su ofi­ci­na, re­cha­zó la pen­sión y el se­gu­ro mé­di­co del Con­gre­so y pi­dió li­mi­tar los tér­mi­nos en los car­gos con­gre­sua­les.

DeSan­tis ayu­dó a crear el Free­dom Cau­cus, el gru­po ul­tra­con­ser­va­dor que for­zó el re­ti­ro an­ti­ci­pa­do del en­ton­ces pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, John Boeh­ner, por ser mo­de­ra­do. Co­no­ci­dos co­mo gen­te de lí­nea du­ra que sa­có sus po­lí­ti­cas del mo­vi­mien­to del Tea Party, el Free­dom Cau­cus lle­vó al go­bierno fe­de­ral al bor­de de una in­te­rrup­ción de las ope­ra­cio­nes por las ór­de­nes eje­cu­ti­vas de Oba­ma en ma­te­ria de in­mi­gra­ción.

DeSan­tis re­nun­ció al Con­gre­so en sep­tiem­bre, ci­tan­do la ne­ce­si­dad de con­cen­trar­se en la ca­rre­ra a la go­ber­na­ción, y di­jo que “se­ría in­de­bi­do co­brar un sa­la­rio” mien­tras as­pi­ra a otro car­go.

En la pri­ma­ria re­pu­bli­ca­na, Ron DeSan­tis pro­bó a los mu­chos que du­da­ban de él que la apro­ba­ción del pre­si­den­te por el par­ti­do era más va­lio­sa an­te los vo­tan­tes que ca­si cual­quier otra co­sa. Y le ga­nó fá­cil­men­te a Put­nam, quien tie­ne gran ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca en el es­ta­do y una sa­lu­da­ble cuen­ta ban­ca­ria de cam­pa­ña.

DeSan­tis ha con­ti­nua­do rom­pien­do con la vi­sión tra­di­cio­nal de que de­be mo­ver­se más al cen­tro, pe­ro no ha cam­bia­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va sus pos­tu­ras po­lí­ti­cas, cuan­do las ha ex­pre­sa­do.

Cuan­do pre­sen­tó sus pro­pues­tas so­bre edu­ca­ción, el me­dioam­bien­te y la eco­no­mía, su cam­pa­ña de­di­có la ma­yor par­te de tiem­po a pre­sen­tar a Gi­llum co­mo un so­cia­lis­ta ra­di­cal. Por ora par­te, los de­ta­lles de los pla­nes de la vi­sión de DeSan­tis so­bre otros te­mas, co­mo los ser­vi­cios mé­di­cos, son po­cos.

En DeSan­tis, mu­chos elec­to­res ven un re­pre­sen­tan­te de Trump en la gue­rra en­tre el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y el mo­vi­mien­to su­per­pro­gre­sis­ta que co­mien­za a ga­nar fuer­za en to­da la na­ción. En un es­ta­do con 20 años con­se­cu­ti­vos de go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, DeSan­tis li­de­ra la ba­ta­lla en una de las elec­cio­nes más com­pe­ti­ti­vas en años en el ma­yor es­ta­do po­lí­ti­ca­men­te in­de­ci­so del país.

Des­de las pri­me­ras eta­pas de la ca­rre­ra, DeSan­tis ha dis­fru­ta­do de su pa­pel de “gue­rre­ro” es­co­gi­do de Trump, pe­ro des­de en­ton­ces ha co­men­za­do a sa­lir de la som­bra del pre­si­den­te, tra­ba­jan­do pa­ra de­fi­nir­se a sí mis­mo co­mo un ve­te­rano de las fuer­zas ar­ma­das y hom­bre de prin­ci­pios.

Adam C. Smith, edi­tor po­lí­ti­co del Ti­mes, con­tri­bu­yó a es­ta no­ta.

RON DESAN­TIS

BOB SELF AP

RON DESAN­TIS, can­di­da­to re­pu­bli­cano a la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da , du­ran­te un mi­tin de cam­pa­ña don­de re­co­gió su­mi­nis­tros pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos por el hu­ra­cán Mi­chael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.