An­drew Gi­llum a pun­to de ha­cer his­to­ria

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR DA­VID SMI­LEY, LAW­REN­CE MOWER Y ELI­ZA­BETH KOH

An­drew Gi­llum se in­cli­nó so­bre un ro­ble caí­do so­bre una ca­lle y le cor­tó las ra­mas con una sie­rra. El al­cal­de de la ca­pi­tal de la Flo­ri­da ha­bía pa­sa­do las úl­ti­mas 48 ho­ras lle­nan­do bol­sas con are­na, mo­ni­to­rean­do el tiem­po y dan­do una en­tre­vis­ta de te­le­vi­sión tras otra en mo­men­tos que un fuer­te hu­ra­cán se acer­ca­ba al nor­te de la Flo­ri­da. Su ca­rre­ra por la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da in­te­rrum­pi­da de mo­men­to, aquí es­ta­ba en la es­ca­lo­frian­te at­mós­fe­ra de Tallahassee des­pués del pa­so del hu­ra­cán Mi­chael cor­tan­do ra­mas de ár­bo­les, mien­tras su je­fe de des­pa­cho, un asis­ten­te y un ca­ma­ró­gra­fo de su cam­pa­ña ob­ser­va­ban.

Gi­llum es­ta­ba tra­ba­jan­do du­ro, pe­ro ¿es­ta­ba en fun­ción de al­cal­de o ha­cien­do po­lí­ti­ca?

“Siem­pre es­tá con­mi­go, de­sa­for­tu­na­da­men­te”, di­jo Gi­llum so­bre el vi­deó­gra­fo de cam­pa­ña. “No creo que de­ba­mos sa­car es­to en te­le­vi­sión”.

Ya en su ter­ce­ra dé­ca­da en la di­fí­cil are­na po­lí­ti­ca de Tallahassee, Gi­llum lle­va una vi­da de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Era alumno de se­gun­do año cuan­do mar­chó ha­cia el Ca­pi­to­lio, y to­da­vía no se ha­bía gra­dua­do cuan­do to­mó su pri­mer em­pleo pro­fe­sio­nal en una or­ga­ni­za­ción na­cio­nal li­be­ral. Y cuan­do no lle­ga to­da­vía a los 40 años, ha de­di­ca­do to­da su vi­da adul­ta a la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca y a crear una red de apo­yo en to­do el país, to­do ello a la vez que crea po­lí­ti­cas co­mo co­mi­sio­na­do y aho­ra al­cal­de de Tallahassee.

La ex­pe­rien­cia de Gi­llum le ha ser­vi­do bien en su pos­tu­la­ción a la go­ber­na­ción, por­que tie­ne una am­plia ór­bi­ta so­cial

que lle­ga a las dos cos­tas (del país, no só­lo de la Flo­ri­da). Esas re­la­cio­nes lo ayu­da­ron a ga­nar la pri­ma­ria de­mó­cra­ta y lo han co­lo­ca­do en po­si­ción de po­der con­ver­tir­se en el pri­mer go­ber­na­dor ne­gro del es­ta­do.

Pe­ro en la ba­ta­lla con­tra el ex le­gis­la­dor Ron DeSan­tis, apo­ya­do por

Trump, los pa­pe­les po­lí­ti­cos que Gi­llum ha ju­ga­do du­ran­te tan­to tiem­po han crea­do una de las cam­pa­ñas más dra­má­ti­cas en el país. Y cuan­do se pro­po­ne ha­cer his­to­ria, no es­tá cla­ro si la ma­qui­na­ria que creó du­ran­te los úl­ti­mos 20 años co­lap­sa­rá ba­jo su pro­pio pe­so o lo im­pul­sa­rá al fu­tu­ro.

“Él tie­ne una bue­na red”, di­jo Su­san Ma­cMa­nus, pro­fe­so­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad del Sur de la Flo­ri­da. “Él sa­bía des­de muy tem­prano adón­de te­nía que ir pa­ra crear mul­ti­tu­des y con­se­guir pu­bli­ci­dad pa­ra sus vi­si­tas. En la Flo­ri­da hay 400 ciu­da­des y to­do eso le es­tá pa­gan­do di­vi­den­dos aho­ra”.

Gi­llum ha se­gui­do re­co­rrien­do el es­ta­do des­de el ini­cio de su cam­pa­ña en mar­zo. Ca­si to­das las ac­ti­vi­da­des de cam­pa­ña las con­clu­ye to­mán­do­se fo­tos con las cá­ma­ras de sus par­ti­da­rios. Mu­chas ve­ces tam­bién res­pon­de pre­gun­tas di­fí­ci­les con una son­ri­sa, di­ce a los que los re­chi­flan que tam­bién se­rá el go­ber­na­dor de ellos y su dis­cur­so se cen­tra en los pro­ble­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Gi­llum es el quin­to de sie­te hi­jos de una con­duc­to­ra de au­to­bu­ses y un tra­ba­ja­dor de la cons­truc­ción del sur de Mia­miDa­de, y es el pri­me­ro de su fa­mi­lia en gra­duar­se de se­cun­da­ria y de la uni­ver­si­dad.

“Al­gu­nas de las per­so­nas en es­ta ca­rre­ra por la go­ber­na­ción creen que te­ne­mos que pos­tu­lar­nos co­mo re­pu­bli­ca­nos pa­ra ga­nar en la Flo­ri­da”, di­jo Gi­llum en agos­to en un mi­tin con el se­na­dor Ber­nie San­ders. “Nues­tros elec­to­res van a que­dar­se en ca­sa si tie­ne que es­co­ger en­tre al­guien que pre­ten­de ser re­pu­bli­cano y al­guien que es un re­pu­bli­cano de ver­dad”.

Gi­llum vie­ne di­cien­do lo mis­mo des­de ha­ce ca­si 20 años. La di­fe­ren­cia es que aho­ra hay más per­so­nas es­cu­chán­do­lo.

El tra­ba­jo en una or­ga­ni­za­ción crea­da pa­ra com­ba­tir a la con­ser­va­do­ra Mo­ral Ma­jo­rity ayu­dó a pre­sen­tar a Gi­llum a una mul­ti­tud de pen­sa­do­res jó­ve­nes con mu­chas co­sas en co­mún. Ya es­ta­ba ro­dea­do de una red ac­ti­va de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Flo­ri­da A&M (FA­MU) y sus nue­vas re­la­cio­nes lo ayu­da­ron a asom­brar a Tallahassee en su pri­me­ra cam­pa­ña por la Co­mi­sión mu­ni­ci­pal.

Gi­llum, quien cuan­do es­tu­dia­ba en Mia­mi es­ta­ba tan ade­lan­ta­do al res­to de su cla­se que uno de sus maes­tros es­ta­ba con­ven­ci­do de que era hi­per­ac­ti­vo, es­ta­ba acos­tum­bra­do a su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas. In­clu­so Ma­yo Wood­ward, un ase­sor fi­nan­cie­ro quien en el 20103 es­pe­ra­ba re­em­pla­zar al ex co­mi­sio­na­do mu­ni­ci­pal John Paul Bai­ley, que­dó asom­bra­do con la for­ma en que Gi­llum atraía a mul­ti­tu­des.

John Marks, quien se­ría ele­gi­do ese año co­mo el pri­mer al­cal­de ne­gro de Tallahassee, pien­sa que la vic­to­ria de Gi­llum fue in­clu­so más im­pre­sio­nan­te que la su­ya. Marks re­cuer­da que una “ola” de elec­to­res de úl­ti­ma ho­ra co­lo­có a Gi­llum en la de­lan­te­ra, no muy di­fe­ren­te que lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos días de la pri­ma­ria de­mó­cra­ta a la go­ber­na­ción.

Así las co­sas, pa­ra cuan­do Gi­llum lle­gó a la al­cal­día de Tallahassee, ya te­nía mu­chas re­la­cio­nes en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal. Su ma­tri­mo­nio en el 2009 con R. Jai Ho­ward, gra­dua­da de FA­MU y con quien tie­ne tres hi­jos, ha am­plia­do aún más su círcu­lo.

Pe­ro las mu­chas re­la­cio­nes que sir­vie­ron tan bien a Gi­llum mien­tras as­cen­día, se han con­ver­ti­do aho­ra en su ma­yor de­bi­li­dad, en mo­men­tos que la cam­pa­ña se acer­ca a su fin. Ade­más de ca­li­fi­car de “so­cia­lis­tas” las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Gi­llum, DeSan­tis y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de la Flo­ri­da han tra­ta­do de arras­trar­lo vin­cu­lán­do­lo con al­gu­nos de sus alia­dos.

Gi­llum fue cri­ti­ca­do cuan­do, du­ran­te la cam­pa­ña, vo­tó por pro­rro­gar un con­tra­to con el ca­bil­de­ro Ron Book, quien ha­bía sub­con­tra­ta­do tra­ba­jo con Sean Pitt­man, ase­sor de la cam­pa­ña de Gi­llum y agen­te de po­der en Tallahassee. Y Gi­llum pa­gó más de $30,000 en al­qui­ler por su se­de de cam­pa­ña a la ase­so­ra Sha­ron Lett­man-Hicks an­tes de mu­dar la se­de en sep­tiem­bre. Lett­man-Hicks pa­gó a Gi­llum $71,000 co­mo ase­sor de su pe­que­ña fir­ma de re­la­cio­nes pú­bli­cas el año pa­sa­do des­pués que Gi­llum de­jó su em­pleo de $130,000 al año en la or­ga­ni­za­ción Peo­ple for the Ame­ri­can Way cuan­do anun­ció su pos­tu­la­ción a la go­ber­na­ción.

Cuan­do el dia­rio Tallahassee De­mo­crat in­for­mó el año pa­sa­do que el FBI te­nía agen­tes en­cu­bier­tos en Tallahassee pa­ra in­ves­ti­gar la agen­cia de desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio mu­ni­ci­pal, Gi­llum se apre­su­ró a de­cir que in­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les le ha­bían di­cho que no lo es­ta­ban in­ves­ti­gan­do a él. Pe­ro los ne­go­cios de sus ami­gos se men­cio­na­ron en un ci­ta­to­rio ju­di­cial del 2017. Pitt­man y el ex te­so­re­ro vo­lun­ta­rio de cam­pa­ña Adam Co­rey ha­bían in­ver­ti­do en el Ho­tel The Edi­son, que re­ci­bió $2.1 mi­llo­nes de la Agen­cia de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio de Tallahassee, con el apo­yo de Gi­llum y los otros co­mi­sio­na­dos. Ese mis­mo año, Gi­llum apro­bó en una vo­ta­ción una in­ver­sión de $1.3 mi­llo­nes pa­ra mo­der­ni­zar un edi­fi­cio con el fin de usar­lo co­mo una cer­ve­ce­ría, un ne­go­cio en el que par­ti­ci­pa­ba Co­rey.

Las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les no han emi­ti­do car­go al­guno en el ca­so.

Er­win Jack­son, un pro­pie­ta­rio de ne­go­cios de Tallahassee, pre­sen­tó va­rias que­jas de éti­ca, en­tre ellas una que ale­ga­ba que Gi­llum in­frin­gió le­yes de éti­ca al acep­tar un via­je con des­cuen­to con su es­po­sa a Cos­ta Ri­ca, jun­to con Pitt­man y Co­rey, y ha cues­tio­na­do si Gi­llum via­jó in­de­bi­da­men­te con Co­rey y dos em­pre­sa­rios a Man­hat­tan.

Gi­llum ha man­te­ni­do des­de el prin­ci­pio que no ha he­cho na­da in­de­bi­do y dio a co­no­cer vo­lun­ta­ria­men­te re­ci­bos y do­cu­men­tos ban­ca­rios de esos via­jes en el 2016, aun­que eso no fue su­fi­cien­te pa­ra res­pon­der a to­das las in­te­rro­gan­tes so­bre quién pa­gó qué. Pe­ro si mos­tra­ron que el via­je de Gi­llum a Nue­va York con Co­rey co­men­zó con una es­ca­la en Chica­go pa­ra una reu­nión con la Open So­ciety Foun­da­tion de Geor­ge So­ros, que su cam­pa­ña jus­ti­fi­có se coor­di­nó a tra­vés del tra­ba­jo de Gi­llum con la or­ga­ni­za­ción Peo­ple for the Ame­ri­can Way. Ese via­je con­ti­nuó a Man­hat­tan, don­de Gi­llum y Co­rey es­tu­vie­ron con dos em­pre­sa­rios que aho­ra se cree eran agen­tes en­cu­bier­tos del FBI.

La te­le­vi­so­ra WCTV, de Tallahassee, con­si­guió una fo­to de ese via­je en que se ve a Gi­llum y a Co­rey en un re­co­rri­do en bar­co por la Es­ta­tua de la Li­be­rad. En­ton­ces el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de la Flo­ri­da y la Aso­cia­ción de Go­ber­na­do­res Re­pu­bli­ca­nos usa­ron la ima­gen en pu­bli­ci­dad po­lí­ti­ca con­tra Gi­llum, a quien acu­sa­ron de “co­rrup­to”. Gi­llum di­ce que se equi­vo­có al con­fiar en Co­rey, pe­ro se nie­ga a acep­tar que el via­je fue al­go más que una tar­de en una em­bar­ca­ción.

“Me sien­to pro­fun­da­men­te ofen­di­do por los que di­cen que es­to fue otra co­sa”, de­cla­ró Gi­llum a WCTV.

Son­rien­te y di­rec­to, Gi­llum ha res­pon­di­do pre­gun­tas re­pe­ti­das ve­ces en la cam­pa­ña so­bre la in­ves­ti­ga­ción, y di­ce que alien­ta el es­cru­ti­nio. Si es­tá mo­les­to con la si­tua­ción, no lo mues­tra. Pe­ro pa­ra Lett­man-Hicks y otras per­so­nas que co­no­cen a Gi­llum des­de ha­ce mu­chos años, la im­pug­na­ción y las aso­cia­cio­nes son exas­pe­ran­tes.

Rous­sell New­man, una de las es­tu­dian­tes de FA­MU ami­ga de Gi­llum, di­ce que el hom­bre no le te­me a na­da por­que la pre­sión de ser el pri­mer de su fa­mi­lia en gra­duar­se es “más fuer­te que cual­quier pe­so po­lí­ti­co”. New­man re­cuer­da es­cu­char a Gi­llum pro­nun­ciar un dis­cur­so en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta de 2016 y ha­ber pen­sa­do: “Dios, él va a di­ri­gir el par­ti­do”. Lett­man-Hicks, quien es 11 años ma­yor que Gi­llum, di­jo que mu­dó a su fa­mi­lia de re­gre­so a Tallahassee es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ser par­te de la cam­pa­ña de al­guien en quien cree.

Has­ta Alec Bald­win to­da­vía es­tá a su la­do, y asis­tió a una ac­ti­vi­dad de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra Gi­llum en mar­zo. Y Wood­ward, quien vi­ve en Ala­ba­ma pe­ro de vez en cuan­do se tro­pie­za con Gi­llum, di­ce que si­guen en con­tac­to”.

“Él ha es­ta­do en la po­lí­ti­ca to­da su vi­da, es bueno en eso”, di­jo Wood­ward. “Él sa­be có­mo es el jue­go. No lo es­toy cri­ti­can­do, sen­ci­lla­men­te al­gu­nos son me­jo­res que otros”.

AN­DREW GI­LLUM

CARL JUS­TE CJUSTE@MIA­MIHE­RALD.COM

AN­DREW GI­LLUM, can­di­da­to de­mó­cra­ta a la go­ber­na­ción de la Flo­ri­da, se to­ma una fo­to con una par­ti­da­ria el 26 de agos­to del 2018 en Fort Lau­der­da­le, Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.