El odio an­ti­se­mi­ta ma­ta a on­ce per­so­nas inocen­tes

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR DA­NIEL SHOER ROTH

La vio­len­cia ar­ma­da es­tre­me­ció a Pit­ts­burgh el sá­ba­do en la ma­ña­na cuan­do en pleno ser­vi­cio del Sab­bat, un ata­can­te que gri­tó ame­na­zas an­ti­se­mi­tas abrió fue­go en una si­na­go­ga, de­jan­do 11 muer­tos y seis he­ri­dos, se­gún fuen­tes po­li­cia­les.

El ti­ro­teo en el día sa­gra­do de los ju­díos pa­re­ce ser uno de los peo­res ata­ques an­ti­se­mi­tas en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

El pre­si­den­te Do­nald Trump con­si­de­ró que el ti­ro­teo “de­fi­ni­ti­va­men­te pa­re­ce ser un cri­men an­ti­se­mi­ta”.

Los fie­les ju­díos ce­le­bra­ban el brit-mi­lá, ce­re­mo­nia de cir­cun­ci­sión de un be­bé, en el tem­plo Tree of Li­fe o Ár­bol de la Vi­da, fun­da­do ha­ce más de 150 años en un ve­cin­da­rio de nu­tri­da po­bla­ción he­brea.

El ata­can­te fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ro­bert Bo­wers, un hom­bre blan­co de 46 años re­si­den­te de Pit­ts­burgh, cu­yas pu­bli­ca­cio­nes on­li­ne es­ta­ban re­ple­tas de co­men­ta­rios an­ti­se­mi­tas. Tras un en­fren­ta­mien­to con las fuer­zas del or­den, el su­je­to se en­cuen­tra ba­jo cus­to­dia.

Jo­nat­han Geen­blatt, di­rec­tor na­cio­nal de la Li­ga An­ti­di­fa­ma­ción (ADL), prin­ci­pal aso­cia­ción es­ta­dou­ni­den­se de lu­cha con­tra el an­ti­se­mi­tis­mo, ase­ve­ró que

es­te “es pro­ba­ble­men­te el ata­que más mor­tí­fe­ro con­tra la co­mu­ni­dad ju­día en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”.

El agre­sor “se­gó vi­das inocen­tes” en una ce­re­mo­nia en la si­na­go­ga, di­jo el fis­cal ge­ne­ral de Pennsyl­va­nia.

De acuer­do con tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos por la ca­de­na NBC, Bo­wers irrum­pió en el cen­tro de cul­to con un fu­sil se­mi­au­to­má­ti­co AR-15 y con va­rias pis­to­las.

El pre­si­den­te Do­nald Trump tui­teó que es­ta­ba mo­ni­to­rean­do la si­tua­ción. “Es al­go te­rri­ble lo que el odio es­tá cau­san­do en nues­tro país”, di­jo lue­go a re­por­te­ros.

Un par de ho­ras más tar­de es­cri­bió en Twit­ter que “los even­tos en Pit­ts­burgh son más de­vas­ta­do­res de lo que ori­gi­nal­men­te se pen­só”.

El go­ber­na­dor de Pennsyl­va­nia, Tom Wolf, ca­li­fi­có el he­cho de “una tra­ge­dia ab­so­lu­ta”.

“Re­ce­mos y es­pe­re­mos que no ha­ya más pér­di­da de vi­das”, di­jo Wolf. “Pe­ro he­mos es­ta­do di­cien­do ‘bas­ta’ de­ma­sia­do tiem­po. Las ar­mas es­tán po­nien­do en pe­li­gro a nues­tros ciu­da­da­nos”.

Fuen­tes po­li­cia­les di­je­ron a CBS Pit­ts­burgh que el ata­can­te en­tró al san­tua­rio y gri­tó: “To­dos los ju­díos de­ben mo­rir”.

Por su par­te, el di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Pit­ts­burgh, Wen­dell Hiss­rich, ca­li­fi­có co­mo te­rri­ble la es­ce­na en el in­te­rior del tem­plo, un ma­ci­zo edi­fi­cio de con­cre­to con ven­ta­na­les que re­pre­sen­tan te­mas bí­bli­cos y con ca­pa­ci­dad pa­ra 1,250 per­so­nas.

El tem­plo se en­con­tra­ba lleno por­que en esos mo­men­tos se es­ta­ba ce­le­bran­do la cir­cun­ci­sión, ade­más, con la jor­na­da de des­can­so ju­día del Sab­bat, que em­pie­za al caer la no­che del vier­nes. El ri­tual con­me­mo­ra el pac­to de Abraham con Dios en el re­la­to bí­bli­co.

Al lle­gar la po­li­cía, Bo­wers co­men­zó a dis­pa­rar con­tra los agen­tes, hi­rien­do a cua­tro de ellos.

“Es una de las peo­res es­ce­nas que he vis­to en mi vi­da”, de­cla­ró Hiss­rich.

Jeff Fin­kels­tein, di­rec­tor ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Ju­día del Gran Pit­ts­burgh, aler­tó a to­das las si­na­go­gas del área pa­ra que re­for­za­ran las me­di­das de se­gu­ri­dad. En el sur de Flo­ri­da las ins­ti­tu­cio­nes de la co­mu­ni­dad he­brea tam­bién to­ma­ron me­di­das adi­cio­na­les.

“Es­to no de­be­ría ocu­rrir”, di­jo Fin­kels­tein a re­por­te­ros en el lu­gar. “Es­to no de­be­ría ocu­rrir en una si­na­go­ga”.

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí Ben­ja­min Ne­tan­yahu con­de­nó los su­ce­sos. El ata­que es “una ho­rren­da bru­ta­li­dad an­ti­se­mi­ta”, ase­ve­ró.

El ti­ro­teo ocu­rre en mo­men­tos de agu­das ten­sio­nes en el país, un día des­pués de que un fer­vien­te se­gui­dor en Flo­ri­da del pre­si­den­te Do­nald Trump fue­ra arres­ta­do y acu­sa­do el vier­nes de en­viar 13 bom­bas a opo­si­to­res del Pre­si­den­te, en un ca­so que in­yec­ta más pre­sión a po­cos días de las cru­cia­les elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas in­ter­me­dias.

Se tra­ta del úl­ti­mo in­ci­den­te de ti­ro­teo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de las ar­mas de fue­go es­tán vin­cu­la­das a más de 30,000 muer­tes anua­les.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia in­for­mó que el ata­can­te se­rá pro­ce­sa­do, en­tre otros car­gos, por un cri­men an­ti­se­mi­ta, por lo que pu­die­ra ser con­de­na­do a muer­te. “El odio y la vio­len­cia so­bre la ba­se de la re­li­gión no pue­den te­ner lu­gar en nues­tra so­cie­dad”, di­jo el fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions.

Es­te re­por­ta­je con­tie­ne in­for­ma­ción de las agen­cias ca­ble­grá­fi­cas de el Nue­vo He­rald.

Si­ga a Da­niel Shoer Roth en Fa­ce­book y en Twit­ter @Da­nie­lShoe­rRoth

ALE­XAN­DRA WIMLEY AP

AGEN­TES DE la ley fuer­te­men­te ar­ma­dos ase­gu­ran los al­re­de­do­res de la si­na­go­ga Tree of Li­fe, en Pit­ts­burgh, don­de es­te sá­ba­do un hom­bre abrió fue­go so­bre los asis­ten­tes a una ce­re­mo­nia re­li­gio­sa.

ALE­XAN­DRA WIMLEY AP

DOS PER­SO­NAS se abra­zan en la ca­lle lue­go del mor­tal ata­que en la si­na­go­ga Tree of Li­fe, de Si­na­go­ga.

GE­NE J. PUS­KAR AP

LOS PRI­ME­ROS agen­tes del or­den ro­dea­ron el edi­fi­cio de la si­na­go­ga Tree of Li­fe, vi­si­ble en el fon­do, al cen­tro. Cua­tro agen­tes po­li­cia­les re­sul­ta­dos he­ri­dos.

PAM PANCHAK AP

LA PO­LI­CÍA res­pon­dió al ti­ro­teo desata­do el sá­ba­do en el in­te­rior de la si­na­go­ga Tree of Li­fe en Pit­ts­burgh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.