La ca­ra­va­na y el na­ti­vis­mo

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN -

Mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos se di­ri­gen ha­cia la fron­te­ra mé­xi­co-ame­ri­ca­na. Son, más o me­nos, ocho mil. Trump ha di­cho que “no pa­sa­rán”. Su vi­ce Mi­ke Pen­ce afir­ma que Juan Or­lan­do Her­nán­dez, pre­si­den­te de Hon­du­ras, le con­tó que Ve­ne­zue­la fi­nan­cia la ca­ra­va­na. Agre­gó que es di­fí­cil creer que no ha­ya en­tre ellos es­pías o te­rro­ris­tas del Me­dio Orien­te.

Pue­de ser, aun­que la ma­yor par­te es­tá for­ma­da por per­so­nas de­cen­tes y tra­ba­ja­do­ras. Cu­ba lo ha he­cho tres ve­ces y en me­dio de la ria­da hu­ma­na co­lo­có sus peo­nes. Ni­co­lás Ma­du­ro es só­lo un mu­ñe­co de ven­trí­lo­cuo al fren­te de la co­lo­nia ve­ne­zo­la­na. Ha­ce lo que le man­den. Los Cas­tro, que siem­pre han pre­co­ni­za­do el exi­lio de sus opo­nen­tes, lan­za­ron tres éxo­dos ma­si­vos sal­va­jes: “Ca­ma­rio­ca” en 1965, “Ma­riel” en el 80 y el “bal­se­ra­zo” de 1994. En­tre col y col co­lo­ca­ron sus le­chu­gas en­ve­ne­na­das. El pro­pó­si­to era con­ver­tir las cri­sis in­ter­nas cubana en ri­ñas do­més­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses. Esos epi­so­dios se sal­da­ron con 350 000 nue­vos re­fu­gia­dos.

La ma­yor par­te de la mul­ti­tud es hon­du­re­ña. Se han su­ma­do cien­tos de sal­va­do­re­ños y gua­te­mal­te­cos. Hu­yen de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y de la vio­len­cia que rei­na en sus paí­ses. En ge­ne­ral son fa­mi­lias de­ses­pe­ra­das que es­ca­pan de sus in­fier­ni­llos par­ti­cu­la­res. A na­die le gus­ta aban­do­nar su país de ori­gen. Ni si­quie­ra se tra­ta de me­jo­rar sú­bi­ta­men­te de ni­vel de vi­da. Es cues­tión de es­pe­ran­zas. Han per­di­do la fe en las so­cie­da­des de las que pro­ce­den. Sa­ben que son inexis­ten­tes las pro­ba­bi­li­da­des de abrir­se un me­jor fu­tu­ro en sus paí­ses.

Sin em­bar­go, en esa tris­te ca­ra­va­na no hay pa­na­me­ños ni cos­ta­rri­cen­die­ron ses. Son dos paí­ses de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na en los que las per­so­nas per­ci­ben un ma­ña­na me­jo­ra­ble con sus es­fuer­zos. Los ni­cas que es­ca­pan de la re­pre­sión de Da­niel Or­te­ga se re­fu­gian en Cos­ta Ri­ca. En Pa­na­má (que ha aco­gi­do a de­ce­nas de mi­les de ve­ne­zo­la­nos), y en Cos­ta Ri­ca, (más de me­dio mi­llón de in­mi­gran­tes ni­ca­ra­güen­ses) hay un gra­do de jus­ti­cia in­de­pen­dien­te y exis­te la po­si­bi­li­dad de es­ca­lar la la­de­ra so­cial. Se pue­de me­jo­rar por me­dio del tra­ba­jo y la su­pera­ción in­te­lec­tual. No hay ma­ras de­di­ca­das al ase­si­na­to y la ex­tor­sión. Pa­na­má pron­to se­rá la na­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na con ma­yor in­gre­so per cá­pi­ta. Su­pe­rará, in­clu­so, a Chi­le, hoy por hoy el país pun­te­ro de la re­gión.

A Trump no le vie­ne mal la ca­ra­va­na. Es­ta­mos en tiem­pos de elec­cio­nes y mu­chos vo­tan­tes res­pal­dan su in­tran­si­gen­cia con­tra los in­mi­gran­tes. Le per­mi­te pre­sen­tar­se co­mo el após­tol del na­ti­vis­mo. El na­ti­vis­mo es la ex­pre­sión es­ta­dou­ni­den­se del na­cio­na­lis­mo de­mo­grá­fi­co. Es la otra ca­ra del pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co. El na­ti­vis­mo, co­mo co­rrien­te de pen­sa­mien­to y co­mo ac­ti­tud es­tá pre­sen­te en to­das las la­ti­tu­des. Los ex­tran­je­ros nun­ca son bien re­ci­bi­dos por la to­ta­li­dad de la so­cie­dad que los aco­ge a re­ga­ña­dien­tes.

Los exi­lia­dos cu­ba­nos de hoy, víc­ti­mas del na­ti­vis­mo, des­per­di­ga­dos por to­do el pla­ne­ta, ig­no­ran que una de las ma­yo­res ma­ni­fes­ta­cio­nes de na­ti­vis­mo fue el pe­no­so mi­tin con­vo­ca­do por los “au­tén­ti­cos” con­tra la lle­ga­da de los ju­díos que huían del na­zis­mo. Fue or­ga­ni­za­do tras el es­cán­da­lo del bar­co Saint Louis que lle­gó a La Ha­ba­na con

940 ju­díos do­ta­dos de un inú­til per­mi­so de es­ta­día.

No los de­ja­ron des­em­bar­car. Acu- unos 40 000 rui­do­sos ha­ba­ne­ros. El pre­tex­to –siem­pre es un pre­tex­to- era que los ex­tran­je­ros les qui­ta­ban los pues­tos de tra­ba­jo a los na­cio­na­les.

Trump fue sin­ce­ro y se de­cla­ró “na­cio­na­lis­ta”. Eso es de agra­de­cer. Al me­nos fue fran­co. Ocu­rrió en Hous­ton. Res­pal­da­ba al se­na­dor Ted Cruz que in­ten­ta re­ele­gir­se. El pro­ble­ma es que los sa­bios pa­dres de la pa­tria en 1776 no fun­da­ron una na­ción, sino una re­pú­bli­ca, y exis­te una cla­rí­si­ma dis­tin­ción en­tre am­bos con­cep­tos.

La re­pú­bli­ca es el di­se­ño ra­cio­nal de un ti­po par­ti­cu­lar de Es­ta­do en el que los go­ber­nan­tes ne­ce­si­tan el con­sen­ti­mien­to de los ciu­da­da­nos. De­pen­de de las le­yes y las ins­ti­tu­cio­nes, y da por sen­ta­do que la in­fi­ni­ta ma­yo­ría vo­lun­ta­ria­men­te se co­lo­ca­rá ba­jo la au­to­ri­dad de la le­gis­la­ción vi­gen­te. La re­pú­bli­ca fo­men­ta y pro­mue­ve el pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal. Por de­fi­ni­ción, las re­pú­bli­cas son in­clu­yen­tes.

La na­ción, en cam­bio, de­pen­de de lí­de­res ca­ris­má­ti­cos. Es otra co­sa. Las per­so­nas se agru­pan por la re­li­gión que sus­ten­tan y la geo­gra­fía que tie­nen, por la tri­bu prin­ci­pal, o por la len­gua, o por una in­ter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca es­pe­cial. Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, las na­cio­nes son ex­clu­yen­tes y hos­ti­les a las otras na­cio­nes. De ahí el na­ti­vis­mo.

Es la­men­ta­ble, pe­ro es­ta ca­ra­va­na no pa­sa­rá y sus in­te­gran­tes no ten­drán la suer­te que en el pa­sa­do tu­vie­ron los cu­ba­nos. En USA go­bier­na un na­cio­na­lis­ta-na­ti­vis­ta, no un re­pu­bli­cano en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra.

@Car­lo­sAMon­ta­ner. El úl­ti­mo li­bro de CAM es una re­vi­sión de Las raí­ces tor­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na, pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta y ac­ce­si­ble en pa­pel o di­gi­tal por Ama­zon. ©FIR­MAS PRESS

OR­LAN­DO SIE­RRA AFP/Getty Ima­ges

Mi­les de mi­gran­tes, la ma­yo­ría de ellos hon­du­re­ños, es­tán cru­zan­do Mé­xi­co a pie, di­ri­gién­do­se ha­cia la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.